Me encantan los trabajos de Forges, he crecido con ellos y cuando aún no era capaz de entender qué estaba pasando en este mundo, un simple vistazo a una viñeta suya podía lograr que comprendiera ciertas cosas o que despertarán en mi curiosidades por saber qué era eso sobre lo que ironizaban sus personajes.


Atrás en el tiempo quedan aquellos días cuando de pequeño corría a la oficina de mi padre para hacerme con el periódico de turno y de un vistazo ver la viñeta del día y por supuesto los deportes.


Por ello volver a leer a Forges para mi supone todo un baño de nostalgia, una terapia de placer donde sé que durante unas horas voy a pasar un rato estupendo y puede que cierre el libro (como casi siempre pasa cada vez que abres uno) sabiendo más de lo que sabía cuando comencé a leerlo. 






Título: Cupido for you.
Autor: Forges. 
Editorial: Espasa.
Año: 2020.
Género: Humor, Cómic, Ilustraciones. 
Páginas: 304.
ISBN: 9788467060300








Sinopsis: 

A lo largo de su dilatada trayectoria, Antonio Fraguas de Pablo, Forges, retrató con increíble agudeza medio siglo de intrahistoria de España, esa que no sale en las noticias de los periódicos, la que está formada por pequeñas instantáneas de cotidianidad y que es, al fin y al cabo, un pedacito de realidad.

Y en ellas el amor es uno de los principales protagonistas, ingrediente esencial y motor de la vida y de los personajes que transitan por ella. Pero no es el amor romántico, ese sentimiento etéreo y platónico, lo que quiso reflejar Forges en sus chistes, sino el día a día de la vida en pareja y las relaciones personales, en el que hay mucho amor, pero también odio, rencillas y discusiones, ligues e infidelidades, sexo y erotismo…

En eso reside la genialidad del maestro: en haber sabido retratar a la perfección —a veces con ironía, otras con ternura, siempre despertando una sonrisa— la vida misma. Esa que también consiste en luchar por el mando a distancia, librarse de poner la lavadora, intentar sobrevivir a los hijos o procurar salir ileso de las reuniones familiares.

Leer un fragmento aquí


Impresiones:

Un libro que nace de una reunión entre la familia de Forges y las editoras de los libros del dibujante donde surgió la posibilidad de hacer un libro que contuviera una recopilación de las mejores viñetas del autor sobre el amor y las relaciones de pareja. Un tema tan recurrente para el autor que supone un veinte por ciento de una obra total que cuenta con más de ochenta mil viñetas.




Finalmente se ha escogido 523 chistes que se han dispuesto en orden cronológico desde 1967 a 2018 dividiéndolos en cinco etapas a fin de que se pueda apreciar los cambios que la sociedad española ha ido experimentando desde finales de la década de los años sesenta hasta nuestros días recientes. Si algo me gusta es que a través de las viñetas de Forges se puede apreciar el cambio en la mentalidad, las distintas tendencias de la sociedad y como el autor sabe reflejar lo que es tendencia en esos momentos. La preocupación, las denuncias, la hipocresía y como una viñeta es capaz de ser ese vehículo sencillo y directo para quitar la máscara y reflejar lo que otros callan.


Unos dirán que es solo un chiste, pero si vamos más allá de la simple risa del chascarrillo, veremos que sus personajes reproducen algunos de nuestros comportamientos, de nuestra manera de ser, de situaciones que se nos dan en la vida real y que obligan a reflexionar con el eco de una carcajada de fondo.




Forges es directo pero usa por igual el humor fácil, la ironía bien tirada y grandes dosis de ternura para hacer que con una sola instantánea se pare el mundo.


El amor como tema central y principal. Las relaciones de pareja, las situaciones que cada personalidad provoca y por supuesto la influencia que en la convivencia tienen las distintas coyunturas históricas que ocurren.    


El trabajo de Forges es un auténtico legado para intuir el pulso de la sociedad a lo largo de la cronología de sus viñetas. El humor de Forges a pesar de los años tiene buena salud y late tan sano como el mejor de los corazones y como los buenos amores se antoja inmortal como su Concha y su Mariano. 






“HAY LIBROS QUE NARRAN DE FORMA SENCILLA Y NATURAL LA VIDA. SIN ASPAVIENTOS, SIN DOBLES TIRABUZONES LITERARIOS. CUANDO AUN ASÍ LOGRAN EMOCIONARTE, SOBRAN LAS PALABRAS”



 Título: Con esto y un bizcocho. 

Autora: Amara Castro Cid.

Editorial: Maeva.

Año: 2021.

Género: Narrativa contemporánea. Feed-Good

Páginas: 321 páginas.

ISBN: 9788418184222






Sinopsis:

Una historia de superación en la que el amor y la amistad se entrelazan con los secretos de la familia Nogueira.

«Con esto y un bizcocho, hasta mañana a las ocho» es la frase que pronuncia el doctor Morales, el psicólogo al que acude Mariana Nogueira para combatir los fantasmas del pasado.A pesar de llevar una vida independiente y vivir en Madrid, la joven abogada acaba de regresar a casa de su familia tras sufrir un accidente de coche que le ha dejado graves secuelas en una pierna. Pero mucho peor que las heridas físicas son las psicológicas, pues el joven que conducía el coche ha fallecido y ella se siente muy culpable.Así comienza un largo camino de recuperación en el que la acompañan su padre, sus tres hermanos, sus amigas y la cariñosa Cecilia, la mujer que la ha cuidado desde pequeña.  Cuando una llamada inesperada aflora sentimientos del pasado, Mariana empieza finalmente a ver la luz al final del túnel y a recuperar las ganas de vivir.


Impresiones:


Con esto y un bizcocho es más que una frase recurrente, más que el título de un libro. Es mucho más que una historia sencilla que gota a gota, página a página va dejando el poso suficiente para que llegado el momento uno se dé cuenta de que cualquiera podría ser el protagonista de la trama y es entonces cuando la reflexión viene a nosotros provocada por una historia muy bien contada y que te va arropando capítulo a capítulo.



 Sus personajes, con sus defectos y sus virtudes calan pronto. Tienen unas circunstancias personales que hacen que nos pongamos de su parte casi al instante de conocerlos. Son humanos y desprenden cierto halo entrañable que es una una baza más para disfrutar de ellos. Son actores principales en el drama diario de vencer la adversidad con la que la vida te pone a prueba, y aunque en algunos momentos la tristeza puede parecer que lo inunde todo, la autora utiliza las herramientas necesarias para que por diferentes rincones de esa ciudad de Vigo, convertida en un actor más de la novela,se filtren los rayos de luz que dan esperanza a las diferentes historias de esta, en cierto modo, novela coral.



Me gustan los libros que tienen distintas lecturas y este no se salva de ellas, pero siempre en positivo. El poder del amor, la suerte del apoyo de una familia, la amistad siempre cómplice, la esperanza en el mañana, la figura paterna, el dolor y la superación por una perdida, el recuerdo eterno a los seres queridos, los reencuentros, las casualidades mágicas, la fuerza del poder de la superación, etc.



Una lectura considerada “feedgood”, pero que a mi me gusta catalogarla como una lectura necesaria para aprender de la experiencia que te dan lo que le sucede a sus personajes. Una historia real para comprender que el pasado es necesario, pero que es más útil mirar con intensidad al presente y al futuro.


Autora:

AMARA CASTRO CID es licenciada en Periodismo por la Universidad Pontifica de
Salamanca y máster en Lenguas Aplicadas por la Universidad de Évora, en Portugal. Su experiencia profesional conjuga la docencia, la traducción y el periodismo. En lo que respecta a la escritura, ha realizado cursos en Fuentetaja y la Escuela de Escritores, y es alumna del taller de narrativa de Carlos Segovia. El tiempo suficiente es su segunda novela, tras la autopublicada Con esto y un bizcocho que recibió el Premio Círculo Rojo.



 

Última llave es una formación canaria compuesta por Beatriz Pérez (vocalista), Adrián Marreno (guitarra y compositor), Gabri Calderón (guitarra solista) y Javi Ramírez (batería). En las islas lo petan y por eso tras unos años asentándose en el panorama musical han decidido dar un salto de calidad e intentar conquistar al público de la península con el estreno de su nuevo single 13 de Febrero.

Hablamos con Beatriz Pérez (al que alguno podrá recordar por su paso por La Voz) sobre este nuevo trabajo, la historia de la banda y sobre futuros proyectos.







Libros en el petate: Necesito que me cuentes de donde viene el nombre de Última llave porque personalmente es un nombre para un grupo de música que me encanta.


Beatriz Pérez: Pues en los inicios de la banda estábamos buscando un nombre que significara algo para nosotros. Por aquel entonces ensayábamos en un local situado en una finca y para llegar a él, había que atravesar varias puertas y teníamos un par de manojos de llaves con muchísimas llaves en  cada uno. Como puedes imaginarte para abrir aquellas puertas siempre estábamos probando llaves y siempre había alguien que decía “ya verás cómo va a ser la última llave la que abra la puerta” Pensamos que ese nombre tenía historia y tenía miga y se lo comenté a una amiga mía y esta me dijo que había escuchado una frase que decía “Nunca te rindas porque la última llave es generalmente la que abre la puerta”. Entonces entre la historia que tenía y  el significado de nunca dejar de intentar aquello que quieres, de nunca dejar de arriesgar porque nunca sabes cuándo va a ser la ocasión para realizar tus sueños.


L.P: Os acabo de conocer, pero lleváis dando guerra desde el 2012. ¿Cómo se forma Última llave, cuál es la historia que hay detrás de vosotros?


B.P: Como casi todas las bandas tenemos un inicio parecido. Nos juntamos un grupo de amigos para pasar el rato y hacer lo que más nos gustaba que era música y con el tiempo vimos que íbamos consiguiendo cosas. En el 2014 fuimos número uno en la lista de los  40 principales de Canarias y cada vez nos salían más conciertos, el grupo nos requería más tiempo hasta llegar a lo que es hoy en día, una profesión y nuestra pasión. Ya no es tanto un hobby.


L.P: ¿Habéis notado algún  cambio a través de los años?


B.P: Tenemos nuestra seña de identidad que es inconfundible, pero sí escuchamos nuestro primer single “No me importa” y “13 de Febrero” que es el último yo creo que hay una diferencia. Hemos evolucionado porque nosotros mismos hemos cambiado y en algo se nota la diferencia.


L.P: Hace unas semanas habéis sacado vuestro último single “13 de Febrero” y en pocos días casi triplicáis el número de visualizaciones en streeming de canciones como “Eres tú” (que particularmente me encanta)  “Lo dejamos caer” o “Subiendo el cielo” llegando este último single a casi trescientas mil visualizaciones. ¿Qué esperáis de este nuevo trabajo?


B.P: La verdad es que estamos muy contento de todo esto que comentas. Es nuestro mejor lanzamiento hasta la fecha y esperamos que a la gente le guste y se emocione con nuestra música. Nuestra asignatura pendiente es conquistar el territorio peninsular. A nivel del archipiélago hemos recorrido todos los escenarios posibles y nos queda el salto a la península que es lo que estamos intentando con este “13 de Febrero


L.P: ¿Por qué piensas qué es difícil dar el salto a la península?


B.P: Para empezar la lejanía, no lo tenemos tan fácil como coger una furgoneta y eso lo hace una aventura más arriesgada.


L.P: Vosotros sois un grupo de directo porque yo sé que en Canarias habéis dado centenares de conciertos ¿Cómo habéis llevado el confinamiento porque imagino que al ser una banda, eso de reunirse es más complicado?


B.P: Cierto. Teníamos una gira que tuvimos que cancelar todos los conciertos que teníamos en 2020. No poder salir de casa para ensayar era un contratiempo e intentamos no quedarnos quietos  y nos reuníamos y componíamos  mucho a través de Zoom y ha resultado un año muy prolífico al centrarnos mucho en eso,  puesto que no podíamos hacer otra cosa. De hecho  este “13 de Febrero”  se terminó de componer en cuarentena. Algo positivo ha tenido todo esto.


L.P: Hablamos de vuestro single “13 de Febrero” ¿este título tiene una razón para llamarse así?


B.P: Lo propuso Javi, nuestro batería. Le gustó ese 13 de Febrero porque es jugar con esa situación en la que se acerca una fecha tan señalada como es el día de los enamorados y tú ni te acordabas de la fecha que era porque ya no tienes a esa persona en mente.





L.P: Es una canción que particularmente me gusta mucho, tanto sus ritmos como la letra. Para los que aún no la han escuchado qué mensaje contiene.


B.P: Yo diría que sobre todo es un mensaje de amor propio, de quererse y valorarse. De saber lo que mereces y de no aceptar menos. Es un poco lo que relata esta historia que cuenta a groso modo lo que dice el estribillo “Tú me dejaste ir, nunca me cuidaste y ahora que pienso y del tiempo que perdí”.


L.P: Me encanta. Toda una declaración de intenciones.


B.P: (Risas) Si.


L.P: Si no me han informado mal, vosotros sois los que componéis vuestras propias canciones. ¿Qué os inspira más a la hora de escribir una canción o sobre qué os gusta más componer?


B.P: Lo que todos los seres humanos tenemos en común al final que es el amor en todas sus facetas, en todos sus estados o formas como es este caso del 13 de Febrero que aun no siendo una canción romántica también habla de amor al fin y al cabo porque como te decía  creo que  es algo que nos conecta a todos los humanos y es algo tan universal que hace que con nuestra música mucha gente se pueda sentir identificada con ella como nos ha pasado con este último single. Mucha gente  nos ha escrito en las redes sociales diciendo que le ha encantado la canción porque estaban pasando justo por ese momento y les ha gustado sentirse acompañados entre comillas en esta situación.


El amor es el elemento común aunque tenemos otras canciones que tratan de otros temas.





L.P: Imagino que esos ánimos del público le da a uno fuerza para seguir aunque en los tiempos que vivimos no sean los mejores para la música.


B.P: Sin duda mantener el contacto en las redes sociales con nuestros seguidores nos ha ayudado muchísimo y más ahora que no podemos verlos en los conciertos. Las redes sociales es una manera de no olvidarnos de ellos ni de que ellos nos olviden, de saber que están ahí y de que están esperando que volvamos a salir a la carretera a volver a compartir esa conexión que se forma con ellos.


L.P: Vosotros hacéis un pop-rock donde predomina más el pop. A la hora de escuchar música ¿qué tenéis en vuestras play-list?


B.P: Esa es una pregunta con muchas respuestas porque somos cuatro y cada uno tiene su estilo. Yo por ejemplo tengo un favorito que es Fredy Mercury y mis gustos van desde él a por ejemplo Sebastián Yatra. A Gabri le gusta mucho el Jazz y el Funcky, A Javi le gusta mucho las baladas y a Adrián le gusta Bruce Springsteen y la música country.  Yo creo que más diferentes no podemos ser.


L.P ¿Qué esperáis de este 2021 y cuéntame algún proyecto para un futuro próximo?


B.P: Esperamos que poco a poco vayamos recuperando la vida que teníamos antes de esta locura. Sabemos que no es fácil y que hay que esperar porque la salud por supuesto es lo primero, pero ojala pronto todo se solucione y podamos seguir desarrollando nuestra actividad porque como es lógico queremos seguir trabajando y vamos a ver si podemos conquistar el territorio peninsular y poner esa bandera canaria y para ello en unos días vamos a la península a hacer gira de medios a presentar “13 de Febrero”.


L.P: Pues os deseo mucha suerte y que sigáis sonando mucho y llegando a mucha gente.


B.P: Gracias

 







 Daniela ha aprovechado un paréntesis entre sus exámenes para traernos la reseña del último libro que se ha leído. Con Ben, Daniela ha descubierto la pluma de Care Santos y a buen seguro que dentro de unos años buscará las lecturas para adultos  de la escritora que le apasionó en su etapa juvenil. De momento ya está enganchada a esta saga que a pesar de llevar varias entregas, no ha tenido ningún problema en disfrutar de su trama.


“¿Serías capaz de matar a otra persona?” De esta forma tan sorprendente empieza Ben, un libro que desde la primera página ha conseguido engancharme a la historia de su protagonista.



Sinopsis

Hay personas que despiertan tanta fascinación como rechazo, que te atraen como un imán y a la vez te dan miedo y algo te dice que es mejor permanecer lejos de ellas. Esta es la historia de una de esas personas. Se llama Ben, y a lo mejor has oído hablar de él. De hecho, esta historia comienza en un funeral. El muerto no llegaba a los 24 años y ha sido asesinado. Unos tíos que lo odiaban decidieron matarlo a golpes. A su despedida solo han venido ocho personas. ¿Qué queda de aquellos a quienes quisimos cuando han muerto?

Nosotros. Quedamos nosotros. Nuestra memoria, nuestros recuerdos. Lo que hagamos con ellos.




El libro comienza con el funeral de Ben, al que acuden muy pocas personas, y ahí ya podemos ver cómo son pocos los que lo apreciaban de verdad. La madre de Ben muere siendo él muy pequeño, su abuela no lo quiere y finalmente tiene que vivir con su padrastro. No le gusta el colegio, y con el tiempo descubre el boxeo, cuando comienza a limpiar en un gimnasio, y también el póker, que le hará ganar dinero y mezclarse con gente no demasiado recomendable. Y su único vicio, contra todo pronóstico, es comer ositos de regaliz. A pesar de caerle bien a los profesores y ser descrito por ellos como un simpático con jeta, Ben es un tarugo en los estudios (como él se considera), un superviviente, un listo, un chaval con problemas que siempre se las ingenia para salirse con la suya. Y para sus verdaderos amigos en un chico de buen corazón impulsado por las buenas acciones y su rabia ante las injusticias.  Porque no siempre conocemos a las personas que nos rodean, o no todos las conocen: “A veces la vida es como un iceberg. Nos muestra una parte, pero lo más importante es lo que queda debajo, oculto, la base de todo lo demás. Nunca pensamos en lo que no se ve. Solo damos importancia a lo que tenemos ante los ojos. El caso de Ben también fue como un iceberg. Uno tan grande que ni siquiera fuimos capaces de imaginarlo.”       

                                                                                                                                            

 Será a partir de su funeral, como la autora comience a contar la vida de su protagonista, su pasado, su necesidad de ser respetado y su fórmula de usar el miedo para conseguirlo. Esa forma de ver y vivir la vida, y la necesidad de salir de la pobreza en la que ha vivido siempre, será la que le llevará a tomar malas decisiones y coger la senda equivocada, andar por un mal camino cuyo final será una muerte violenta sin siquiera haber cumplido los 24.


Esta historia de Care Santos es anterior a las otras novelas de la autora Mentira, Verdad y Miedo e incluye personajes en común, aunque la historia se centre en Ben. Y es que este personaje ya se menciona en las otras novelas, y se convirtió en uno de los que más atrapó a la escritora y que la llevó a dedicarle un libro. De hecho, yo voy a hacer el camino al contrario. También me ha atrapado la historia de Ben, y voy a leer todos los libros de Santos para poder ampliar la historia.


No son demasiados los personajes que aparecen en el libro, pero están bien descritos y llegas a conocerlos bien, a sentir lo que ellos sienten. En la historia nos encontramos a María, madre de Ben, que es abandonada por su pareja, un violador alcohólico, y acaba muriendo joven, cuando su vida comenzaba a ir bien; a Anselmo, su padrastro, quien a pesar de haberlo conocido desde pequeño, a todo aquel que le pregunta cómo era Ben de pequeño, le responde lo mismo: “Ben era un misterio”. También nos encontramos con Marcelo, hijo de la mujer de su padrastro y a Eric, su “primo”, a quien Ben cuida al no ser tratado bien por su padre. Serán ellos dos los que realmente echen de menos a Ben y sufran su pérdida. Y por último Kevin, antiguo socio de Ben al que todos describen como un asqueroso que solo busca tapar su culpa, culpa que tendré que descubrir en los libros anteriores.


Ben es un libro que me ha encantado, tanto la historia y sus personajes como la forma en la que está escrito. Usa una narrativa sencilla, de frases cortas, muy claras, casi violentas en ocasiones, que parecen simular el carácter de Ben. Emplea la enumeración, la descripción, pero sin aburrir, haciendo la lectura rápida y amena. En todo momento quieres leer más, conocer más, entender más. También me ha resultado curioso cómo hace guiños al lector, como cuando le pregunta si sería capaz de matar a alguien o cuando hace como si fueras tú el que está investigando lo que pasó con Ben. El final del libro es su comienzo, pero eso ya lo sabéis al leer la reseña de la autora, no desvelo con ello el misterio. Y aún así, una vez que lo terminas, tienes que volver a leerlo: “¿Qué queda de aquellos a quienes quisimos cuando han muerto? Nosotros. Quedamos nosotros. Nuestra memoria, nuestros recuerdos. Lo que hagamos con ellos”.


 “POR UNAS HORAS. BEATRIZ RICO HA CONSEGUIDO QUE ME RIA CON GANAS, QUE PIENSE QUE OTRO MUNDO ES POSIBLE Y CREA EN LA LITERATURA COMO REFUGIO”


 Lo reconozco, la portada del libro de Beatriz Rico no aclara que vamos a encontrarnos pero a mí me dio buenas sensaciones porque me recordaba a aquellas viñetas del maestro Mingote.


 Grata sorpresa la de la autora asturiana que con una historia algo superficial consigue tejer un relato muy divertido y no precisamente acudiendo al chiste fácil, todo lo contrario, con un humor hecho con inteligencia que bebe del monologo y que resulta muy visual en numerosas ocasiones.



Título: De Miss a más sin pasar por Albacete.

Autora: Beatriz Rico.

Editorial: Martínez Roca.

Año: 2021.

Género: Humor.

Páginas: 260 páginas.

ISBN: 9788427048164






Sinopsis: 

Increíble, lo sé. Yo, Miss Albacete, convertida en Miss España. Para que luego digan que hay tongo. Lo vi difícil desde el principio porque qué hacía yo entre tanta mujer de piernas infinitas, pómulos marcados y delgadas como sílfides. Me ves y piensas que soy una gorda adelgazada. Hay personas respiracionistas, que se alimentan de aire, o las que hacen dieta perpetua. Y luego estamos las gordas adelgazadas. 

Ahora tengo la sensación de ser un fraude, pero un fraude con corona al fin y al cabo.

Después del reinado de Miss España (a Albacete no vuelvo) los contratos me perseguían: la tele, las convenciones (sí, hombre, seguro que me has visto en alguna), jolgorios mil, pero yo quise ser monologuista. El batacazo fue terrible, así que tuve que escuchar a mi representante: yo a ti te veo de mocatriz. Sí, claro. Modelo, cantante y actriz.

Y ahí estoy. ¿Se puede ser una mocatriz con un hijo de siete años, un ex en Italia, un ligue apretadito y una madre en Albacete?

Leer un fragmento aquí


Impresiones:

Rita es una chica normal, guapa con buen tipo aunque con tendencia al buen comer y que lucha por controlar su gula con la comida. Hasta aquí es una historia normal, pero claro todo se interpreta de otra manera cuando nos enteramos que nuestra protagonista se ha presentado al certamen de Miss España y además lo ha ganado. Comienza aquí la nueva vida de nuestra chica de Albacete, condicionada en gran medida por su premio y por querer labrarse un futuro aprovechando lo que un premio como este puede aportar a tu carrera profesional. Monologuista frustrada, chica anuncio, azafata de televisión, etc. Todo es válido en un mundo en el que la imagen lo es todo aunque nuestra chica sea más que una cara bonita. Descubriremos que también ella tiene problemas, que no todo es color de rosa y que siempre tras una persona puede esconderse una vida llena de matices que brillen por lo que hay en su interior más que por su exterior.

 

Se agradecen libros así, que evitan que olvidemos que tenemos que reírnos, que no podemos perder el humor y más en los tiempos que corren. Para ello la autora nos cuenta una historia donde se intuye que tiene mucho de experiencias y anécdotas propias. Tal vez sean de primera mano pero como se suele decir cualquier parecido con la realidad podría ser verdad.

 

Leer sin complejos, divirtiéndose, sintiéndose cómodo con una lectura que se vuelve agradable a medida que vamos simpatizando con su protagonista Rita, una chica de Albacete que contra todo pronóstico logra imponerse a sus rivales en la final de Miss España. A partir de ahí una vida como modelo y actriz que tendrá que mantener demostrando que la vida del famoseo no siempre es fácil.

 

Me ha gustado mucho el equilibrio entre humor y drama. que mezcla la autora porque Beatriz nos lleva de la risa al llanto en tan solo una página y ni perdemos la sonrisa, ni el drama nos queda indiferente porque los temas como el bulling, el alcoholismo, la soledad del paciente de hospital, la muerte o algunos otros desfilan por este libro dejando poso en quien lo lee.

 

Un libro que ha quedado lleno de post it, con comentarios fantásticos, frases para la posteridad y un final de aplauso y ola en tribuna. Una lectura que me ha enseñado muchas cosas; que la vida es un constante reinventarse, que es más bonito dar que recibir, que no hace faltan libros rebuscados para sentirte satisfecho y con la sensación de haber disfrutado de lo lindo.

 

Tal vez no sea el mejor libro del mundo pero está claro que desde hace unos días me costará prestarlo a riesgo de perderlo porque se ha convertido en una joyita que tendré que releer algún día.

 Juan del Val se ha convertido por méritos propios en algo más que un nombre en el panorama de la literatura. Sus libros son su carta de presentación en número de ventas y en opinión de lectores. Con su nueva novela Delparaíso lo ha vuelto a lograr creando una historia interesante, llena de matices y que deja poso para la reflexión.


Hablamos con Juan del Val hace unos días y muchas de las cosas que dijo no deja a las claras su postura y su intención frente a la novela que ha escrito. 



"Es una novela en la que vemos mucho a ese en el que no nos queremos parecer”





Libros en el petate: Enhorabuena Juan porque la novela prácticamente se devora de una sentada al ser adictiva, contener unos personajes muy interesantes y uno siente en todo momento la necesidad de leer para saber que va a ocurrir.


Juan del Val: Me alegro, eso significa que no se te ha hecho bola.


L.P: Yo quería preguntarte qué detalle o qué idea te lleva a crear una historia como esta.


J.V: No soy escritor de esquemas ni de saber qué va a ocurrir antes de ponerme a escribir. Yo soy de los que se sientan y empiezan a escribir, pero sí que tengo clara la idea que quiero contar y en esta historia está representada a través de la voz de Maite en una de sus conclusiones al final de la novela y que viene a decir que pase lo que pase, el mundo y la vida es algo que merece la pena vivirse y exprimirla. Que suceda lo que suceda no tenemos tanta importancia y mañana todo va a seguir igual.


A partir de ahí, de esa reflexión me apetecía abrir una mirilla imaginaria en algunos lugares donde no se puede acceder, para ver lo que pasa realmente por encima de las apariencias.  En medio de esta idea y siempre con lo que pasa por dentro, más que lo que se ve empecé a construir esta novela. Honestamente creo que me ha salido lo que quería  y eso no es fácil cuando te enfrentas a cualquier proyecto y en una novela tampoco.


L.P: En esta novela narras la vida de unas personas dentro de una urbanización de lujo llamada Delparaíso. Viviría o vive Juan del Val en una urbanización como la que describe en su libro.


J.V: La mía es una urbanización similar, de menos nivel pero sí que está construida y eso era uno de los conceptos que a mí me parecían más interesantes como la seguridad como uno de sus principales ejes de importancia. Yo estoy encantado de donde vivo pero me llama la atención esa forma de protegerse y esa aparente seguridad que tienes pero que solo te libra de eso, de todo lo demás no te libras.


L.P: Todo el mundo sueña con vivir en una urbanización como Delparaíso pero yo no lo haría a cambio del precio que pagan muchos de sus inquilinos.


J.V: No tiene mucho que ve con donde vivas con las cosas que te pasan, pero si es cierto que parece que estando en ese lugar tu vida va a ser forzosamente mejor y no tiene por qué ser así.

Lo que construyo en Delparaíso es un reflejo de la sociedad con todas sus clases, desde la obrera con los albañiles rumanos y las chicas del servicio, la clase media como el jefe de seguridad o el director del banco y la clase alta que son los que viven en la urbanización. Yo escribo de lo que se y yo he estado en los tres sitios que represento en la novela.


L.P: Dirías que esta novela es un drama, una tragicomedia, una novela negra.


J.V: No me gusta encuadrarla porque no sé encuadrarla o no me saldría. Yo prefiero que la definas tú o la defina cualquiera que la lea. A mí me parece que tiene un poco de todo, una novela que es muy entretenida y esto lo digo como virtud. A la misma vez investiga en lugares que todos tenemos algo miserables y tiene algo de novela desoladora donde aunque lo pasas bien esta te araña. Una amiga me ha dicho al leerlo que tenía cargo de conciencia porque leyendo cosas tan duras se lo estaba pasando bien y qué no entendía que le pasaba.


L.P: Hay muchos sueños rotos en esta novela.


J.V: Enlazando un poco con la primera pregunta que me hacías, esto es una de las ideas que yo tenía. No se puede huir de uno mismo todo el tiempo y obviar y negar quien eres. Esto se ve en muchos de los personajes de mi novela. Para estar en un lugar así, muchos de los personajes han tenido que renunciar a cosas y sobre todo a ser ellos mismos muchas veces.


L.P: Hablábamos de que este libro  se podía etiquetar también como novela negra por ciertos detalles que aparecen en la historia. Viendo lo que has escrito anteriormente, se puede decir qué estás haciendo tus pinitos en el género negro.


J.V: No lo sé. En las anteriores todo gira en torno a un personaje y esta es más coral. En las novelas realmente las tramas me dan igual aunque evidentemente quiero que generen interese en el lector. A mí me interesa mucho más lo que estoy contando de los personajes y lo que les pasa, por encima de lo que hagan.

No sé si tiene algo de novela negra pero te digo que de verdad no lo pretendía.


L.P: Para escribir esta novela has tirado de inspiración, de realidad o de arquetipos para a la hora de crear a los personajes.


J.V: Yo escribo de lo que sé. Mi capacidad de observación está en límites casi enfermizos y creo que los personajes son muy muy reales. Yo estoy en muchos y en los que no estoy los tengo cerca. Te pongo un ejemplo: Pascual es quien peor me cae de la novela, pues yo tengo cosas de Pascual por eso no hay arquetipos sino que observo a la gente con la que me cruzo, con la que convivo, con la que trabajo y a partir de ahí voy construyendo personajes.


L.P: Has hablado del personaje que peor te cae. Si tuvieras que elegir al que más cariño le has cogido.


J.V: Hay muchos que me caen muy bien, pero yo tengo debilidad por Maite porque me parece un personaje muy autentico. Define un poco lo que a mí me parece una manera de vivir. Una persona apasionada que no ha parado de equivocarse a lo largo de toda su vida pero que le va bien y tiene voluntad de ser feliz y voluntad para tener alegría y eso me gusta mucho de ella.

También le tengo cariño a Carlos, el hijo de Borja, un personaje que creo que me ha salido muy bien porque es quizás de las mejores personas que aparecen en la novela. Un tipo sano, listo, nada rencoroso y es un tipo que busca lo bueno de la vida.


L.P: Para finalizar veo esta novela muy visual como para hacer una película o una serie ¿Cómo lo ves?


J.V: Siempre me dicen que mis novelas son muy visuales. Mis referentes más que los libros llegan a través del audiovisual y creo que eso se me nota porque soy un apasionado del cine y trabajo en el entretenimiento y tengo ese lenguaje. Me gustaría que fuera una serie o una película pero la verdad es que yo escribo novelas y esto no es un guion y yo reivindico el hecho de escribir novelas por ser sí mismos  y son novelas que nacen para ser novelas y se quedan en novelas. Parece que si una novela es llevada a la pantalla son mejores por eso y no estoy de acuerdo. 




Delparaíso es un lugar seguro, vigilado las 24 horas, lujoso e inexpugnable. Sin embargo, sus muros no protegen del miedo, del amor, de la tristeza, del deseo y de la muerte. ¿Acaso tiene sentido protegerse de la vida?

Juan del Val dirige su mirada, lúcida e implacable, a este mundo tan hermético como inaccesible para construir una narración absorbente, a veces divertida y a menudo incómoda. Bajo su aparente sencillez, prácticamente en cada página el lector tendrá que enfrentarse a un dilema moral que le hará leer con el corazón en un puño

 No me considero una persona que se deje impresionar fácilmente porque por mi trabajo estoy curado de espanto por muchas cosas, así que cuando terminé de leer Los ausentes y reflexione sobre sí podía estar ante una de mis mejores lecturas de este 2021 me respondí que sí.


Esta novela habla de una de las etapas negras que vivió la sociedad española durante los años en los que la banda terrorista E.T.A fue de las principales preocupaciones o miedos en el sentir popular. Poco a poco queda como telón de fondo y acuden a la palestra otros temas secundarios y que irán colándose en el lector haciendo que sea una lectura que te remueve por dentro con cada escena y no de tregua.



Título: Los ausentes. 

Autora: Juana Cortés Amunarriz.

Editorial: Espasa.

Año: 2021.

Género: Thriller Psicológico. Novela negra. 

Páginas: 322 páginas. 

ISBN: 9788467061277






Sinopsis:

País Vasco, 2007. Tras el fracaso de la última tregua, ETA prepara un nuevo golpe para demostrar su cuestionada fortaleza. Dos encapuchados secuestran a punta de pistola a Bixen Alzola, profesor de universidad y defensor de la vía pacífica como única alternativa para solucionar el conflicto vasco. Cuando su mujer, Leire, recibe la llamada de la organización terrorista reivindicando la acción, siente que su mundo se resquebraja. Sabe que las posibilidades de que su marido salga indemne son mínimas. Durante esa larga noche, Leire toma una decisión: hará todo lo que esté en su mano para salvar la vida de su marido.

¿De qué será capaz? ¿Hasta dónde está dispuesta a llegar? Y ¿qué precio va a pagar por ello? Porque ya nada será igual. No hay vuelta atrás. Nunca la hay cuando se traspasan  ciertos límites.

Los ausentes es una novela sobre la violencia, violencia que paulatinamente irá arrastrando a todos los personajes, sin que nadie, ni nada, logre detenerla.

Leer un fragmento aquí


Impresiones: 

Estamos en el País Vasco en el año 2007, El último alto el fuego de la banda ha fracasado y el grupo armado tiene la necesidad de seguir reivindicando sus peticiones entre las que se encuentra el acercamiento de los presos vascos a cárceles más próximas a su lugar de origen. Para ello planean un nuevo golpe. Un secuestro de una persona de cierta relevancia social y la elegida es Bixen Alzola, profesor de derecho en la universidad y conocido por su postura en defensa de la vía pacífica como alternativa al conflicto armado y violento.


Bixen es secuestrado por un comando y su mujer Leire recibe una llamada donde le indican las instrucciones que debe seguir desde ese momento. Es entonces cuando nuestra protagonista decide que hará todo lo que sea necesario para salvar a su marido.


 En pocas palabras este es el comienzo y hasta donde se puede contar, de una trama que a partir de aquí se vuelve vertiginosa. Con un ritmo trepidante en el que los capítulos cortos y el cambio de narración desde los diversos puntos de vista de cada personaje en una línea temporal continua, se volverá frenética y opresiva para el lector.


 Está claro que las decisiones y los actos que tendrá que tomar Leire para salvar a su marido formaran parte del argumento principal de la novela. Pero esta historia se vuelve coral cuando la autora nos mete en la piel de otros personajes, El marido de Leire durante el cautiverio que este sufre, los integrantes del comando, los cuales cada uno tendrá una perspectiva de sus vidas, de en que punto de la lucha están y si les ha merecido la pena o si han tomado el camino correcto. También nos pondremos en el pellejo de la familia Astibar, simpatizantes abertzale que de alguna manera su papel queda enclavado en el centro de la trama.


 Muy interesante me parecen todos los personajes. La autora los pone en situaciones en las cuales no me gustaría verme y todo, alrededor de un elemento común como es la violencia desde distintas vertientes como pueden ser: la venganza, el acoso escolar, el fanatismo, la lucha por la supervivencia, ect. Todo narrado de forma tan magistral que uno tiene que reflexionar cada una de las situaciones que destila la trama.


 Claustrofóbica, la frialdad de sus escenarios, la sensación de humedad y opresión, nos lleva a sentir el ambiente. A ser uno más de la novela o al menos a regalarnos un poco de angustia o incomodidad porque nosotros en todo momento conocemos lo que está ocurriendo. Por eso, la ansiedad por saber más sobre lo que está por llegar nos hace que devoremos el libro casi sin darnos cuenta.


Una novela que sirve de memoria histórica a lo que en su día fue barbarie. No se debe hacer sangre, ni abrir viejas heridas, pero hay ciertos hechos que uno no debe olvidar como recuerdo de lo que no se puede volver a repetir.


Un auténtico thriller psicológico que hace honor a su nombre en el que puede pasar cualquier cosa y donde nada es blanco o negro, al contrario abundan los grises en todos los sentidos menos en su calidad literaria y su capacidad para emocionar.


Autora:

Juana Cortés Amunarriz (Hondarribia, 1966) licenciada en Filosofía y 
escritora de relato, novela y literatura infantil y juvenil. Reside en Madrid, donde inicia su trayectoria literaria en 2004. Ha obtenido diversos premios de relato, entre los que destacan el Segundo Premio Hucha de Oro, el Gaceta de Salamanca, el Premio de Relato Tomás Fermín de Arteta, el Leopoldo Alas Clarín o el Ignacio Aldecoa. Ha publicado los libros de relatos Queridos niños (Premio Ciudad Alcalá de Narrativa 2009) y Las batallas silenciosas (Baile del Sol). Entre sus novelas está Las sombras (Premio Tiflos 2015). En literatura infantil y juvenil ha publicado Esmeralda y yo (Premio Ciudad de Málaga 2016), Corazón, mano, corazón (Premio Avelino Hernández 2012), Maimón, Ojos azules y la serie Superpaco.

 

 

 

 

 

 

 

Una novela que sirve de memoria histórica a lo que en su día fue barbarie. No se debe hacer sangre, ni abrir viejas heridas, pero hay ciertos hechos que uno no debe olvidar como recuerdo de lo que no se puede volver a repetir.