José Romerosa (izquierda) y Alberto Sapillo (derecha) son dos de los componentes de El Jose, una banda con sede en Granada que pasó la semana pasada por Sevilla para presentar su nuevo disco “Yo sin tú” y con los que tuvimos la oportunidad de charlar sobre su música y su historia, disfrutando de un rato musical muy interesante.

Componentes de anteriores bandas como Viento de levante o La banda de trapo han sabido mezclar sus gustos por el rock, el punk, el ska y sus estudios de música, para dar el salto como instrumentistas a un proyecto nuevo llamado El Jose donde son los principales creadores de las composiciones y dan voz a sus letras.


Jóvenes que han vivido la música desde edad temprana, no tienen un discurso sino que lo viven y ya desde un primer momento se les nota que para ellos este mundillo es  una de sus razones de vivir. Tan naturales como espontáneos, una conversación con ellos se convierte en un mestizaje de palabras entre Andalucía occidental y la oriental donde los ceros, el puchero y los eskorzos  son grupos de referencia que recordar. 

L.P: Empezamos nuestra charla tras escuchar vuestro disco queriendo conocer un poco más sobre quién es El Jose.

El Jose: El Jose como tal empiezo siendo yo (José Romerosa) junto a Alberto Sapillo y parte a raíz de unas canciones que tenía yo y que Alberto tras escuchar me convenciera de que servían para algo. A partir de ahí nos fuimos a vivir juntos y montamos un proyecto musical que nació en el barrio granadino del Albaicín.



L.P: Desde que empezáis en El Jose habéis hecho crowdfunding, tenéis videos que llegan en Youtube al millón de visitas, una gira de conciertos que os va a llevar por toda España a tocar en ciudades importantes. En estos días la música es más de redes sociales y de directos.

E.J: Si y no, por medio de las redes sociales hay mucho artista que antes no se lo planteaba y ahora lo es  porque alguna canción suya se ha viralizado y su repercusión  ha sido tal que de ahí a sacar un disco con una gran compañía.

Nosotros llevamos desde niños haciendo música y la trayectoria nos ha llevado a esto y creemos que el directo es lo que hace a una banda y donde esta tiene que dar el pelotazo. Un disco te puede gustar, pero si vas a un directo y no te dice nada no llega a calarte hondo. Son los directos y los videos de internet unos escaparates muy grandes. Se trata de ir sumando y que cada cosa que hagas refuerce a la otra y viceversa y si trabajas con ganas todo termina dando sus frutos.

L.P: Tenéis nuevo disco titulado “Yo sin tú”, contadme algo de él.

E.J: Es nuestro segundo disco y tenemos que reconocer que es mejor que el anterior pero no más importante porque el primero fue nuestro lanzamiento y primera experiencia pero este disco está mucho más trabajado porque tiene muchas más horas de ensayo y de estudio. Ha sido un trabajo a bisturí donde ya sabíamos que queríamos hacer y hemos ido más al grano sabiendo donde teníamos que hacer hincapié porque de hecho estas canciones ya las tocábamos en directo antes y eso ha hecho que las tuviéramos más preparadas y más estudiadas a la hora de grabarlas.

L.P: Este estilo tiene algo de mestizaje. Canción de cantautor, ska, corrido mejicano, ritmo latinos e incluso algo de bolero. Os podríais llegar a definir.

E.J: No porque no buscamos purismo y creo que no hace falta definirnos y no pretendemos formar parte de ningún género. Le tenemos mucho respeto a todos los géneros, nos gustan y por eso lo hacemos como podemos intentando acercarnos mostrando como sentimos esas músicas a la hora de tocar y  componer, aunque en el fondo nuestras bases no dejan de ser de pop y rock pero disfrazado de muchas cosas.

L.P: Antilópez, El Kanka, El Manin, El Pau, Blanca Almendrita son nombres con los que habéis colaborado. Os gustan las colaboraciones por lo que se puede comprobar.

E.J: Somos muy fans de ellos y además podemos decir que muy buenos amigos de la mayoría de ellos. Por ejemplo Blanca es de Jaén como yo nos cuenta Alberto Sapillo, es amiga mía desde los trece años y pensamos que la canción “Las cosas que nunca te dije”pegaría muy bien con el estilo flamenco de Blanca. En realidad esa canción  es una cover de Pedro Chillón pero es un temon que funciona se cante en el estilo que se cante.

L.P: Una canción para descubriros.

E.J: Si tengo que elegir una del nuevo disco (José Romerosa) te diría que “Un solo corazón” y “Sin sal ni perejil” esta última porque es muy rara pero para mí es muy especial y pienso que mola y es el tema más granaino que tiene el disco. “Un solo corazón” porque me gusta el mensaje, es una canción que cuando la escribí me la creía y entonces creo que es sincera y hay que escucharla porque aporta cosas que son muy positivas.



L.P: Hablado de “Sin sal ni perejil” es la canción que abre el disco e incluso una frase suya “Yo sin tú” que da título al disco. La habéis elegido por ser una canción tan especial para vosotros.

E.J: En realidad el título lo puso Nano nuestro batería. Es una canción que suena mucho a Jose Romerosa porque la grabamos con  la guitarra que tiene desde los siete años. Es una canción muy directa, cruda y que suena a Extremoduro, a  rock y un cierto toque latino.

L.P: Habláis de ese toque granadino hay que decir que vosotros os identificáis mucho con Granada y vuestros videos los grabáis allí.

E.J: A la hora de hacer videos Granada es una ciudad tan bonita como cualquier otra y para que irse a ningún lugar cerrado si tienes maravillas en cualquier esquina.

L.P: Este disco tiene temas realmente buenos como “A la orilla de un río de lava”, “La huida”, “No quiero ser mayor” una canción muy bonita e intimista, “Epístola feminista” que me parece brutal con unas frases muy bonita dedicadas a la mujer pero me ha llamado mucho la atención “Haciendo cola en el Primark” sobre todo hace poco se inauguró una tienda de esta empresa aquí en Sevilla  y la gente hubo miles de personas haciendo cola hasta que abrieran las puertas y entrar los primeros. Este es un verdadero tirón de orejas a esa sociedad consumista.

E.J: Estos tirones ya los ha dado mucha gente antes, sobre todo es la forma sátira de dar el mensaje de una forma muy actual.

L.P: En cierto modo sois de tirón de orejas porque no es la única en la que habláis de temas delicados.

E.J: A mí no solo me gusta escribir sobre mis experiencias personales interiores, a veces escribo sobre lo que considero que puede ser injusto y que me gustaría que fuera de otra manera. No me considero un cantautor protesta pero algo tengo y es necesario que a través de la música se lancen mensajes sociales. Tenemos acceso al público y es una responsabilidad y está en nuestras manos el intentar cambiar un poco las cosas a mejor usando los instrumentos de los que disponemos.

L.P: En que os inspiráis.

E.J: A la hora de componer en las cosas que me pasan y en las que me llegan del mundo exterior y que yo de alguna forma sintetizo. Alberto Sapillo piensa lo mismo y él incluso confiesa que se inspira en base al dolor que haya sufrido y suele usar esas heridas abiertas para desahogarse a través de la música.

L.P: Como conjunto os lleváis bien a la hora de componer.

E.J: Somos muy democráticos y después de tantos años juntos se ha ido formando un sistema de trabajo donde yo escribo los temas suelo enseñárselo primero a Alberto y el resto hace arreglos, cambian alguna cosilla. Partiendo de lo que entrega José, partimos de una línea de bajo mía y luego nos vamos a la batería y trabajamos el tema mucho entre los tres hasta que ya pensamos que lo dejamos claro y entonces se lo enseñamos a otros dos músicos que tocan con nosotros que son algo más melódicos y ellos le dan los arreglos finales cuenta Alberto Sapillo. De menos a más vamos sumando cosas ese es nuestro estilo. Una canción si funciona con lo mínimo puede funcionar con todo pero no siempre  al revés piensa José Romerosa.

L.P: Donde os sentís más cómodos tocando.

E.J: Nos adaptamos a cualquier lugar, desde grandes escenarios hasta el salón de tu casa. Puede que tengamos más tablas en escenarios pequeños porque es un formato que nos gusta mucho y es una manera de tocar en la que tienes a la gente muy cerca y se puede jugar con la conversación con el público.

L.P: Que puede encontrarse la gente en vuestros directos.

E.J: La gente puede encontrar de todo en un concierto nuestro porque nosotros mezclamos la letra reflexiva con el baile, las risas ya que a veces somos algo monologuistas y nos gusta bastante hablar con el público. Intentamos jugar un poco con el show y controlar los tiempos e intentamos llevarlo todo un poco adelante y hasta ahora está funcionando bastante bien.

L.P: Pues ha sido un verdadero placer conoceros a través de este disco “Yo sin tú” y hablar con vosotros de música.


E.J: El placer ha sido nuestro 









Manuela tiene una vida acomodada y una familia en apariencia perfecta. Sin embargo, próxima a cumplir sesenta años todo su mundo se desmorona. El extravagante plan de la protagonista para asesinar a Henry, el marido rico de su íntima amiga Paqui, nos llevará a la Costa del Sol, lugar en el que todos ellos residen. Allí acompañaremos a ambas mujeres en sus peripecias hasta averiguar el desenlace de esta divertida historia de amor, desamor, crimen y venganza en la que nada es lo que parece.












El triunfo del tiempo, de un tiempo no intervenido, digamos mejor de una, aleccionadora, eternidad.

En este nuevo libro de Luis Benítez uno de los poetas más importantes y acaso más secretos de la así llamada generación del ’80 retoma las enseñanzas de lo Real (dicho esto en el sentido de la sabiduría o su proverbio).

Todo sirve, la muerte de un gato y una mosca, el Pacífico, la vía láctea, las notas eruditas, alguna anécdota y siempre una especie de gran anhelo por la naturaleza, lo perdido, lo que fluye.

A lo largo de más de media vida he ido disfrutando esta obra que reúne una treintena de libros, amén de lo que Benítez produjo como narrador, ensayista y en el campo de la investigación y la difusión de la poesía entre nosotros.

Lenta pero inclaudicablemente Luis ha ido abandonado la impronta de cierto anglicismo, alguna métrica, alguna aspiración, para cavar más profundamente en el oscuro corazón luminoso de la poesía argentina.

Qué está despierto, que sueña, cuál es la historia natural de todos, que perdemos, dónde somos, dónde dejamos de ser. Estas son alguna de las preguntas, las respuestas que aborda Benítez.







Una aparición mariana, un preso político chino y una mujer de mediana edad están conectados por un extraño vínculo. Descubrir el misterio que se oculta tras el mismo puede determinar el futuro de toda la humanidad y de nuestra realidad tal y como la conocemos. Acompaña a Hermenegilda, su protagonista, en un apasionante viaje iniciático en busca del código que descifrará el misterio. Intriga, humor, hombres de negro, ovnis, habitantes de dimensiones paralelas, fenómenos extraños y personajes increíbles te esperan entre sus páginas. En la historia del matemático indio Srinivasa Ramanujan se encuentra la clave para salvar el mundo de extrañas fuerzas que acechan más allá de las cuatro dimensiones y que han esclavizado al ser humano desde los orígenes de la humanidad presentándose como dioses. Una aventura asombrosa con personajes históricos e inspirada en hechos reales, pero no por ello menos sorprendentes. 
Conocí a Laura Garzón con su trabajo Promesas de arena, una novela que recomiendo y que en un futuro no muy lejano podremos ver en la pequeña pantalla convertida en serie.


A raíz de la publicación de Tikismiks, que supone la vuelta de la autora a un género que no le resulta desconocido como es la literatura infantil, aprovecho que empiezo a rodearme de sobrinos para tener un acercamiento a las lecturas infantiles  con vistas a intentar inculcarles el habito de la lectura y que no me salgan díscolos en este campo.


Título: Tikismikis.
Autora: Laura Garzón.
Ilustraciones: Xan López Domínguez.
Editorial: Edebé.
Año: 2018.
Género: Cuentos, infantil.
Páginas: 32 páginas.
ISBN: 9788468336596.


Sinopsis:
¿Quién esconde tus juguetes? ¿Quién revuelve en tus cajones y pone todo al revés?
Abre este libro mágico y descubre a Tikismikis, el duendecillo travieso que vive en tu habitación. Ese que vela tus sueños y te canturrea al oído para que duermas mejor.


Impresiones:

Con textos de Laura Garzón y unas magníficas  ilustraciones del dibujante gallego Xan López, este breve cuento infantil nos narra la historia del duende Tikismikis. En ella se nos explica de una forma simpática, divertida y hasta poética quién es este bonachón y travieso  personaje. Un duende que por las noches se cuela en tu casa y lo desordena todo, cambiando las cosas de lugar y provocando cierto revuelo en casa. Pero no hay que preocuparse porque Tikismikis no es un ser maligno, al contrario a pesar de todo es un duende protector y vela por los sueños de los más pequeños.


Tikismikis es un cuento que forma parte de la colección Mis cuentos favoritos de Tren azul, un libro muy pedagógico que permite a los padres interactuar con su hijo mientras lee a través del texto y de los dibujos ofreciendo muchas posibilidades a la hora de escoger la forma de contar el cuento. Más allá de la propia historia y de las ilustraciones el libro es una fuente continua para fomentar la imaginación de los más pequeños e incluso la de los mayores. Los instrumentos están servidos, el resto es cuestión de los narradores en casa. 

La imaginación y la fantasía al poder, por eso cuando pienso en Tikismikis me vienen a la cabeza unas palabras del escritor Lorenzo Marone que dicen tal que así “Necesitamos conservar un poco nuestra vida infantil, aunque solo sea un recuerdo que nos ayude a transformar la realidad en algo más romántico y colorido” y sus palabras son ideales para colocar en una reseña de un libro como este. 

Autores: 



Laura Garzón. Licenciada en Publicidad y Relaciones Públicas. Actualmente dirige su propia empresa de servicios de comunicación en Madrid, labor que compagina con su trabajo como escritora. En 2015 ganó el Premio Internacional de Narrativa Marta de Mont Marçal con Promesas de Arena.





Xan López Domínguez. Licenciado en Historia del Arte por la Universidad de Santiago de
Compostela. En el ámbito profesional combina sus tres pasiones: la escritura, el diseño y la ilustración de literatura infantil. Ha ilustrado más de 300 libros.

El día que conocí a Lorenzo Marone o más bien leí su primer libro editado en castellano La tentación de ser felices, supe que a partir de ese momento quería leer todo lo que publicara y por ese motivo hoy me tenéis aquí la reseña de  Quizás me quede mañana, su segunda obra y no la última puesto que acaba de salir al mercado hace poco su tercera novela.

Me he encontrado una historia al estilo de su anterior novela, con personajes entrañables, gente corriente que vive su vida entre tonos grises retratando la vida desde el punto dramático más común de los mortales y que sólo puede parecernos anormal si nunca hemos bajado a los infiernos de la calle, de la rutina y de las crisis existencialistas y la violencia de genero. A pesar de todo y como dice uno de sus personajes “lo bueno de las tormentas es que tras ella vuelve a salir el sol e incluso el arco iris” y sin querer caer en el dramatismo más común, el autor nos muestra que con humor, esperanza y buena disposición siempre podemos encontrar un camino de salida o una solución.




Título: Quizás me quede mañana.
Título original: Magari domani resto.
Autor: Lorenzo Marone.
Traductor: Ana Romeral.
Editorial: Harper Collins
Año: 2017.
Género: Narrativa contemporánea.
Páginas: 363 páginas.
ISBN: 9788491391609



Sinopsis: 

Todos intentamos emprender el vuelo, para luego, por la noche, resguardarnos bajo la pérgola de nuestros pequeños gestos cotidianos. Ser rutinario no quiere decir ser un fracasado. Los niños son rutinarios. Y los perros. Y son lo mejor que hay en el mundo.
Llamarse Luce no es nada fácil, sobre todo si tu carácter no es precisamente el más luminoso. Pero peor aún es apellidarse Di Notte, una de las muchas bromas del calamidad de su padre. Si además vives en Nápoles e ir a trabajar en Vespa se convierte cada día en una aventura; si eres abogada, licenciada cum laude, pero en la oficina solo te encargas del papeleo; y si tu familia es un desastre… Es comprensible que, de vez en cuando, se te inflen un poco las narices.
Pelo de chico, vaqueros y botas militares, Luce es una joven honesta y luchadora, presa de una realidad compuesta por una madre intolerante e infeliz, su enamoramiento por un Peter Pan capullo, y un trabajo que no le satisface. Como único consuelo le quedan sus paseos con su perro Alleria, su único y verdadero confidente; y las charlas con su viejo vecino don Vittorio, un músico filósofo en silla de ruedas.
Hasta que, un día, a Luce le asignan el juicio por la custodia de un menor. De pronto, en su vida aparecen un niño sabio muy especial, un artista callejero y trotamundos, y una golondrina que no parece tener ninguna intención de migrar.
El juicio esconde muchas sombras, pero quizá sea la oportunidad para deshacer los nudos del pasado y para poner orden en la cabezota de Luce. Y también para resolver una duda: ¿marcharse, como hicieron su padre, su hermano y cualquiera que haya seguido el impulso de despegar; o quedarse y buscar la felicidad en su pedacito de mundo? (Sinopsis facilitada por la editorial)
Impresiones:
Lorenzo Marone tiene el don de transportarnos a esos lugares donde recrea los escenarios de sus novelas convirtiéndolos en nuestro barrio y con ello en vecinos a sus personajes. No son necesarias muchas páginas para, sin darnos cuenta, nos sintamos parte de la historia y hayamos empatizado para bien o para mal con cada uno de los personajes que el autor nos presenta.

Creo que la sinopsis lo dice todo y no es necesario contar más sobre la trama de la novela pero permitirme que insista en Luce la abogada o al menos eso cree, dueña de un perro llamado Alleria reconvertida tal vez en niñera. La encontramos en un momento de su vida donde la necesidad por cambiarlo todo es una prioridad. Confusa y sin saber qué rumbo tomar, es un personaje entrañable con una personalidad propia que la convierte en una auténtica “polvorilla” cuya frase favorita es “no tengo miedo de nada”y aunque cuando la vida la ponga a prueba le surgirán mil interrogantes y esos fantasmas del pasado de los que tanto se hablan siempre en historias de este corte, vuelvan para poner luz en su pasado.

Sin lugar a dudas será Luce la conductora principal de esta historia, la que nos enseñara la ciudad donde vive, en este caso Nápoles, junto con unos compañeros de reparto que forman un elenco muy variopinto e interesante que ayudarán a la protagonista a desgranar poco a poco una serie de reflexiones que constantemente harán de los amantes de subrayar frases interesantes, convertir este libro en un campo minado de pósit.

“No podemos decidir de dónde partir o dónde pararnos, pero al menos se nos permite elegir el recorrido”

Los culpables en gran medida de estas reflexiones serán Luce y su vecino Don Vittorio, un antiguo músico ahora en silla de ruedas que cada vez que aparece en escena se llena el protagonismo con esas citas lapidarias que arrancan el aplauso del lector aunque a estas alturas ya hemos comprendido que la vida está en esos pequeños detalles que nos suceden a diario y de los cuales somos los responsables en convertirlos en felicidad y razón para que nuestra existencia tenga sentido.

“Las casas necesitan perros y niños para no envejecer”

Puede que su anterior novela me gustará más y que en esta ocasión haya necesitado más recorrido para tener esa sensación de estar en el universo Marone pero es que el listón estaba muy alto y la culpa fue mía por intentar comparar cuando la clave es disfrutar y reconocer que son dos novelas distintas.  La trama va ganado enteros a medida que se suceden las escenas y las reflexiones, y a pesar de no tener tanta dosis de humor como la anterior y sí algo más de almíbar en ciertos momentos el final pondrá a cada uno en su sitio como no podía ser de otra manera si se van cumpliendo las reflexiones que el autor va dejando a largo de todo el libro.

Una novela que estoy convencido puede ser del gusto de cualquier lector, que puede chirriar a los más exigentes pero que el lector de a pie encontrara sumamente interesante.

“Hay otra vida, otra forma de tomarse las cosas y otro punto de  vista de los ideales tan buena como otra cualquiera”

Autor:



Lorenzo Marone (Nápoles, 1974). Después de trabajar como abogado durante casi diez años, decidió dedicarse a tiempo completo a la escritura, su verdadera pasión. Ha publicado La tentación de ser felices (2015) traducida a doce idiomas y adaptada al cine. Quizás me quede mañana, finalista del Premio Bancarella 2017 otorgado por los libreros italianos, se ha convertido en un nuevo éxito de crítica y ventas en Italia. En 2018 ha publicado La tristeza tiene el sueño ligero.
Nadiya, historia de una esclava es una novela cargada de sensaciones, de géneros donde podemos encontrar amor, viajes exóticos, intrigas palaciegas mezcladas con toques de denuncia social salpicada todo ello con aromas a reminiscencias aventureras en lejanas tierras.

Bien podría para esta historia como otro cuento más de las mil y una noches y eso me gusta porque Belén Garrido ha sabido conjugar una serie de elementos de tal manera que sin abusar de ninguno de ellos transporta al interior de la trama al lector.


Segunda novela que leo de la editorial Nuevos Talentos, en ambas ocasiones autores con mucha calidad y a los que no se les puede perder la pista porque ha sido una delicia leerlos a ambos.



Título: Nadiya, historia de una esclava.
Autora: Belén Garrido Cuervo.
Editorial: Nuevos Talentos.
Año: 2018.
Género: Novela histórica de ficción, aventuras.
Páginas: 253 páginas.
ISBN: 9788417501013.



Sinopsis:

Una bellísima esclava negra recién llegada al harem, un valí cruel encerrado en un laberinto de traiciones, un eunuco turco como ambiguo confidente; un audaz navegante gallego, esclavista ocasional que escapa de la España triste de Carlos II, el rey embrujado... Con estos sugerentes mimbres, Belén Garrido Cuervo construye una historia evocadora que nos transporta a los palacios de aquellos sultanes de leyenda que poblaron en un tiempo mítico el Lejano Oriente y que siguen todavía hoy fascinándonos, a la sombra de las Mil y una noches. Si te gustan la aventura,el exotismo y los amores imposibles,aquí tienes una novela cuya lectura te hará olvidar la realidad. (Sinopsis facilitada por la editorial)





                                                                      

Impresiones:


Hay veces que basta leer dos capítulos de un libro para saber que su lectura nos deparara infinidad de sensaciones agradables, que será una historia muy especial. Yo lo intuí en el primer capítulo y pude confirmarlo a comienzos del segundo.

Andrés Martín de Lobeiras es un navegante gallego antiguo militar que comando naves para las coronas de España y Portugal, que tuvo que huir de una patria ingrata y que fue marino a sueldo del mejor pagador. En el ocaso de su vida pide a Nadiya, una antigua esclava negra convertida durante años en el amor de su vida que escriba su biografía. Ella relatara en unos pliegos la vida de ambos.

Dos diarios, el de un militar noble y un esclava donde Andrés habla de un pasado en decadencia en una España subyugada en las manos de usureros que le obligaron a tomar una nueva identidad y a dejar atrás un pasado que nunca olvidará y que siempre estuvo entre sus recuerdos anhelados por vengar y recuperar.  Ella hablará de tierras exóticas donde los días discurren al ritmo que dicta la naturaleza,  la inocencia convive con el misticismo y los dioses mientras se descubre la vida.

Hasta aquí, la autora presenta a dos personajes que serán los protagonistas principales y cuyas vidas irá narrando a golpes de sentimientos que convierten las páginas gracias a su estilo en una trampa para el lector  que queda atrapado en sus  descripciones llenas de  reflexiones cuyo resultado será carga emotiva que nos convierte en compañeros inseparables de Nadiya y Andrés.

Todo cambia cuando Nadiya es hecha prisionera y llevada como esclava a lejanas tierras, su mundo tal como ella lo conoce se desmorona y tendrá que adaptarse a una nueva vida. Será a partir de ahí cuando los dos personajes llegarán a encontrarse y vivirán junto con otros personajes un situaciones dignas de cuentos que transcurren en palacios lujosos donde las intrigas, las traiciones y los secretos se cuentan por miles pero donde los sentimientos muchas veces son más fuertes que el miedo a las consecuencias.

“La libertad es una palabra terrible cuando se pierde el concepto que la sostiene” (página 94)

Una novela que sin lugar a dudas recomiendo porque posee gran cantidad de elementos para que el lector encuentre aspectos atractivos en su trama. Una historia cargada de aventuras donde la vida de los personajes recorrerá caminos tortuosos en muchas ocasiones buscando la felicidad. Narrada con un estilo fluido que convierte la lectura en una delicia para el lector porque sabe combinar la trama de forma adecuada para que siempre queramos leer más y seguir avanzando en la historia. Nos sentiremos dentro de la historia tanto dentro de sus escenarios narrados con detalle pero sin abusar de adjetivos ni descripciones, como junto a los personajes gracias a sus confidencias, a sus secretos.

Temas como la esclavitud, narrado con dureza pero sin frivolidades convirtiendo los pasajes en situaciones duras y crueles donde nos costará salir indemne de tanta barbarie. Pero no serán ahí nuestras únicas reflexiones porque la violencia de género, la homosexualidad y el despotismo hacia la condición humana estarán muy presentes en esta novela.

Es una novela que puede resumirse a la perfección en una cita que aparece en el libro: “La vida es un juego de una sola tirada” (página 231)


Mención especial para el final de la historia, una conclusión a la altura de esta magnífica historia y que nos dejará con la boca abierta. 

Autora:



Belén Garrido Cuervo (Avilés, 1965) Lectora voraz y de títulos muy interesantes. Ha ganado el Toscamente entretejidos y fue finalista de la VII edición del concurso de relatos Villa de Torrecampo con La Sirena. Nadiya, historia de una esclava es su primera novela
primer premio de la X edición del concurso internacional Elena Soriano con el relato


Es tiempo de estrenos en el blog y tenía ganas de hacer cosas nuevas, salir un poco de la zona de confort poniendo en pie un proyecto al que llevaba tiempo dándole vueltas. A partir de hoy intentaré traer al blog opiniones sobre series, películas u obras de teatro que estén basadas en libros.

La elegida para inaugurar esta sección es la que he visto más recientemente que no es otra que Jack Ryan the Tom Clancy, estrenada el pasado mes de Agosto a través de la plataforma Amazon.
La series mezcla géneros como la acción, el thriller político y el drama, tomando como personaje principal al Jack Ryan, mítico protagonista de las novelas de Tom Clancy. Antes de continuar tengo comentar que tal vez muchos no conozcan a este escritor pero vaya por delante el dato que diecisiete de sus novelas son superventas y ha vendido más de cien millones de copias de sus obras en todo el mundo.  Nunca he leído una novela suya pero si he visto varias de las películas basadas en sus libros como La caza del Octubre Rojo, Juego de patriotas, Peligro inminente o Jack Ryan, operación sombra.

Tomando como modelo al protagonista de la serie, el  personaje creado por Clancy estudió económicas, fue oficial del cuerpo de marines destinado en Afganistán donde un accidente en un helicóptero le provocó severas lesiones obligándole  a licenciarse. Tras  abandonar el ejército comienza una carrera como corredor de bolsa con bastante éxito hasta que entra como analista en la CIA. En la agencia de dedica a rastrear movimientos y operaciones bancarias que puedan ser tapaderas de transacciones de células terroristas.

Será siguiendo la pista a una serie de transacciones millonarias como descubrirá que un tal Suleiman está acumulando dinero para financiar posibles acciones terroristas. Es a partir de entonces cuando el director de operaciones le pedirá que haga labores de agente de campo para ayudar a capturar a Suleiman que aspira a convertirse en un nuevo Bin Ladem.



A groso modo este será el argumento de la primera temporada, hay una segunda sin estrenar aún, que girará en torno a intrigas políticas en Venezuela.

La serie muestra la labor de los analistas de la CIA, como son las operaciones de campo y la forma de financiarse de algunas células terroristas. De ritmo trepidante, escenas que mantienen al espectador pegado a la pantalla para mi gusto está bien recreada y ambientada sin perder la esencia del personaje de las novelas e incluso en ciertos aspectos haciéndolo algo más humano y con más sentimientos que sus antecesores de la gran pantalla.

Para el papel protagonista han elegido a un actor que está de moda últimamente y que no es otro que John Krasinski (The Office, Un lugar tranquilo) que encarna al personaje al que antes dieran vida Alec Baldwin, Harrison Ford, Ben Affleck o Chris Pine.

Destacan en el reparto Wendell Pierce ((The Wire) como jefe de operaciones de la CIA y el actor israelí  Ali Suliman que da vida al jefe de la facción terrorista y su esposa la actriz saudí Dina Shihabi ambos desconocidos cinematográficamente hasta ahora por mí.

Más allá de la trama que es interesante y que pueden recordar a tristes acontecimientos recientes en estos últimos años, me ha interesado mucho los motivos que llevan a los terroristas a llevar ese camino, las fuentes para su financiación y en definitiva, toda una serie de circunstancias que rodean sus vidas y que a más de un telespectador darán para reflexionar. Por otra parte como todo no podía ser tan bonito, los ocho capítulos de que consta esta primera temporada y que puede decirse que son nos llevan a un final cerrado, no carecen de ciertos tintes patrióticos típicamente americanos pero es algo que se intuía en series de este corte.

Una serie que recomiendo sabiendo que no vamos a encontrarnos grandes dosis de intriga más allá de las que surgen por saber cómo terminara toda la trama pero de acción trepidante y donde los sucesos se encadenan para que enganchemos un capítulo tras otro.

Si sois de los que os gusta saber quién está tras los hilos de la serie os diré que sus nombres son toda una garantía por sus trabajos anteriores. En la producción Carlton Cuse (Lost, Bate Motel) y Graham Roland (Fringe y Prison Break).




Estos son los libros que han llegado a casa en este mes de Septiembre


Dentro de las novedades literarias cuya lectura me deparará un encuentro con el autor tengo Mujeres en la oscuridad, una novela del murciano Ginés Sánchez que va calando gota a gota en la reflexión del lector.



Mujeres en la oscuridad narra la huida de tres mujeres distintas, cuyas vidas están entrecruzadas sin saberlo, y que comparten algo en común: una vida deslustrada y la búsqueda de luz en el amor, en el deseo. Julia, catedrática universitaria, atraída por los muchachos jóvenes. Miranda, latinoamericana que trabaja en clubs selectos, padece de una profunda nostalgia por su tierra, y un marcado desprecio por todo cuanto tenga que ver con el sexo. La más joven, Estefanía, veinteañera e incurablemente romántica, aunque en las relaciones se siente como un globo que se pinchó demasiado pronto. Las tres se verán empujadas por sus respectivos fracasos a viajar a Amsterdam en un mismo coche. No obstante, sin saberlo, llevan una mochila de color azul cuyo contenido desconocen y que deben entregar al hermano de Julia.





Al otro lado es una novela de la que ya os deje buena cuenta de su reseña (podéis recordarla aquí) y que me pareció una historia oscura, con una trama asfixiante cuyo misterio va dejando muchas hipótesis por el camino para mostrar un final sorprendente. Mucha angustia concentrada en pocas páginas.








Sinopsis:
Jorge despierta y descubre que está atrapado en una oscura y misteriosa habitación junto a un desconocido encadenado y con los ojos vendados, que le culpa de su secuestro.

A través de una escalofriante e intensa narración, se irá desvelando el vínculo que los une y el motivo que los ha llevado hasta allí. Para escapar, Jorge tendrá que enfrentarse a sus propios demonios y, sobre todo, a la incertidumbre de saber qué es lo que le espera al otro lado.




El enigma del salón Victoria es una de las novedades de Algaida en su vuelta al mundo literario después de las vacaciones. Reúne mucho de los ingredientes con los que disfruto, historia, misterio  y personajes reales famosos. Todo ello de la mano de un autor al que conozco personalmente y del que no me cabe duda que su trabajo de documentación habrá sido impecable.

Biarritz, 1899. Un grupo de intelectuales y artistas se reúnen en le Hôtel du Palais, antaño residencia de napoleón III y Eugenia de Montijo. Tras una noche de excesos, descubren el cadáver de una mujer estrangulada y con la piel recubierta de oro.
Mientras, en la cercana San Sebastián, la reina María Cristina evoca su juventud releyendo una serie de mensajes anónimos. Estos apuntan a un admirador obsesionado con La Chanson de Roland, uno de los poemas épicos más fascinantes de la historia.
Al otro lado del Atlántico, en la Universidad de yale, un profesor encarga a su pupilo una misión muy especial: deberá desplazarse hasta Europa para investigar el hallazgo de una biblioteca emparedada entre las ruinas de una vieja abadía.
El enigma del salón Victoria es un homenaje a la literatura decimonónica de tradición anglosajona, que incluye guiños a los romances medievales, al folletín y a la novela gótica. Asimismo, es un adictivo juego de intriga lleno de sorpresas y giros inesperados, en el que nada es lo que parece.
Desde la Inglaterra victoriana al imperio austrohúngaro, el lector se verá inmerso en una aventura contrarreloj junto a algunas de las mentes más brillantes del siglo XIX (Arthur Conan Doyle, Gustave Eiffel, Sigmun Freud, Henri de Touluse- Lautrec y Giacomo Puccini), mientras descubre los secretos de una reina tan desconocida como irrepetible.

De mi viaje a Lisboa este verano volví con ganas de leer a Pessoa porque no quiero perder el contacto con esa maravillosa tierra. Aprovechando que la editorial El paseo ha editado esta joya literaria me pase por la librería y se vino a casa esta recopilación de cuentos titulada Cuentos de locos, un género del autor aún desconocido por mí. 


Fernando Pessoa es uno de los escritores más importantes de la literatura universal, y nos ha legado una obra literaria proteica, que no deja de crecer y modificarse con el tiempo, como la de los grandes clásicos modernos. Esta antología pretende reunir de forma coherente, y lo más definitiva posible, algunos de sus cuentos maestros que abordan la perversión, la locura y el sinsentido. 
Se ofrecen aquí piezas fundamentales de la narrativa corta de Pessoa: el poetiano « La puerta », « Los ojos o el Teatro de Ximéra » ( inédito en español hasta esta versión), « Marcos Alves », « La educación del estoico » y « La hora del diablo » ( un relato sustancialmente modificado en esta edición).  Presentamos, por tanto, versiones nuevas y definitivas de cuentos ya conocidos, alguno inédito hasta ahora, y otros con sensibles cambios de extensión —mediante la ordenación y adición de fragmentos—, hasta ofrecer una textura novedosa del acercamiento pessoano a la sinrazón. Y todo ello de la mano de Manuel Moya, experimentado traductor del clásico portugués y autor, para esta ocasión, de un sabroso prólogo.

En un mes de Septiembre en el que vuelvo a estrenarme como tío y en esta ocasión con mi primer sobrino varón, la autora Laura Garzón me ofreció que le echará un vistazo a su nuevo trabajo Tikismikis, un cuento para los más pequeños con la colaboración conjunta con el ilustrador Xan López. En el envío por parte de la editorial Edebe también venía el cuento Gil Jilguero de Txabi Arnal.




¿Quién esconde tus juguetes? ¿Quién revuelve en tus cajones y pone todo al revés?
Abre este libro mágico y descubre a Tikismikis, el duendecillo travieso que vive en tu habitación. Ese que vela tus sueños y te canturrea al oído para que duermas mejor.






Mi vecino tiene una terraza enorme prácticamente vacía. En ella solo tiene una jaula que ahora habita un pajarito de pico afilado, cara roja y alas negras y amarillas. Mi vecino es un poco autoritario y no para de dar órdenes al pobre pajarito: ¡Co-come, Be-bebe, Ca-canta, Gil Jilguero!





Me hacía falta un libro para el apartado clásico del reto genérico organizado por Laky. Gracias a la reseña de las amigas del blog Inquilinas Netherfield me intereso una lectura reseñada por ellas titulada Los papeles de Aspern de Henry James, la cual localice en la biblioteca pública y se vino a casa para una futura entrada en mi blog.



Un joven crítico y editor fascinado con la obra del difunto poeta Jeffrey Aspern se entera de que Juliana Bordereau, una de sus musas, vive aún, anciana y aislada, en un palazzo veneciano. Convencido de que conserva cartas y material inédito del poeta, se acerca a ella camuflando sus intenciones y consigue que lo acepte como inquilino. El joven se introduce entonces en un mundo agónico y fantasmagórico, volcado exclusivamente en el recuerdo, que la orgullosa anciana habita con la única compañía de una sobrina suya, una mujer ya madura que no parece haber conocido otra cosa que la reclusión y el legado de un esplendor desaparecido: «Vivimos en un silencio aterrador –dice–. No sé cómo pasan los días. No tenemos vida.» La presencia del joven trae un poco de «vida» a su relegada existencia, aunque el descubrimiento de que las razones de éste no son desinteresadas ni inocentes dé un turbio e inesperado vuelco a la situación.
La idolatración del pasado y la necesidad de protegerlo envuelven a los personajes en una trama maestra de ambigüedades y bajezas, en la que el romanticismo y el materialismo se funden en una relación misteriosamente dialéctica. Los papeles de Aspern (1888) es, junto con Otra vuelta de tuerca, quizá la nouvelle más famosa y emblemática de Henry James.


Provenientes de un sorteo ganado en la página de la Biblioteca Virtual Cervantes llegaron a casa estos tres libros Sintecho de Miguel Torres López de Uralde, La cuerda del pozo de Armando Pereira y Justicia de Gerardo Laveaga, tres novelas que no son actuales pero que no quitan que sus sinopsis sean muy atractivas a la lectura.



Un joven editor decide dar un giro radical a su vida para centrarse en lo que más desea: escribir una novela. Tras abandonarlo todo (novia, trabajo, amigos y familia), el protagonista se ve atrapado por la extraña realidad de un vagabundo que habita un coche abandonado, un misterioso indigente sobre el cual planea la sombra de una niña desaparecida cinco años atrás en una playa llena de turistas.







El cadáver de una joven aparece en un lugar público, justo cuando hay una ceremonia con el jefe de gobierno de la ciudad como actor principal. En la blusa de ella, escrita con pintalabios, se lee la palabra "Puta".
Es obvio que ese caso debe resolverse de inmediato, pues arroja oprobio sobre la autoridad. El modo de lograrlo es fabricar a un culpable, un enfermero que, por practicar la eutanasia a su madre, de por sí ya estaba en prisión. El verdadero asesino no les importa a los funcionarios, aunque el lector lo sabrá todo sobre él.
Narrada a tres voces, todas impactantes y convincentes, sorpresivos giros argumentales y gran tensión llevan al lector tanto a la angustia de ver cómo los destinos de los personajes van encaminándose al abismo como al conocimiento sistemático de numerosos casos que dan cuenta de la manera de operar del sistema judicial mexicano. Y opera de manera escalofriante: jueces, abogados, ministerio público, corporaciones policiacas, centros de reclusión... todo funciona de manera absurda, aberrante, burocrática, inhumana.


Hijo de un republicano exiliado que esperaba en México la muerte de Franco, Andrés Samayoa viaja a Madrid contratado por un año para investigar y escribir sobre la Guerra Civil. Pero su precaria disciplina sólo le da para consultar libros en bibliotecas y tomar notas algunas mañanas; el resto del tiempo lo dedica a deambular por una ciudad entregada a los placeres.

En tales andanzas se lía con María, yonqui veinteañera, y con Cándida, melancólica y cercana a la cincuentena; ambas relaciones atizan los ardores de sus demonios: la abulia profesional, las explosiones de rabia contra su esposa, el poco expresado amor a su hija, pero ante todo la imagen regordeta, autocomplaciente del hombre de familia que rebasa los cuarenta y empieza a decir que sí, a inclinarse, incluso a aplaudir todo lo que antes había criticado. La sombra de la muerte completa el panorama: algo en el cuerpo de Andrés no está bien y podría ponerse mucho peor. Tal vez no le quede tiempo para descifrar las dos Españas que quisiera entender: la de la guerra fratricida y la actual sin memoria ni convicciones, pero igualmente racista y cruel.



Qué os parecen, habéis leído alguno de ellos o tenéis algún comentario que hacerme sobre estos nuevos inquilinos de mis estanterías.