La avenida de las ilusiones es la primera novela de Xavi Barroso, un autor con cierto recorrido como guionista, que se ha atrevido con un estreno literario ambicioso y que en mi modesta opinión debe valerle, para que su nombre suene en los corrillos lectores en el presente y en un futuro.

Digo ambicioso porque no es fácil hacer novela histórica de ficción y encajar personajes, fechas y hechos con cierto orden, armonía y además que resulte interesante. A lo anteriormente citado podemos añadirle que para su primera historia ha elegido un tema que no es fácil, que además resulta original, cuestión que uno agradece cuando se echa un libro a la cara, que además de disfrutar de la lectura, nos sorprendan con temas interesantes y novedosos.


Creo que a estas alturas ya habréis comprendido que este es de esos libros que me pierde recomendar y por suerte el autor en su novela me facilita varias razones de peso para que mi recomendación tenga fundamentos de peso.


Título: La avenida de las ilusiones. 
Autor: Xavi Barroso. 
Editorial: Grijalbo.
Año: 2020.
Género: Ficción historica, narrativa contempóranea, novela.
Páginas: 526 páginas.
ISBN: 9788425358470


Sinopsis:
Barcelona 1909. Las hermanas Francisca y María Romero llegan a la ciudad en plena Semana Trágica para servir en casa de los Puig, una adinerada familia de la burguesía catalana. En las calles los trabajadores luchan por unas condiciones más dignas, mientras la clase alta se aferra a sus privilegios. Francisca tiene un carácter indomable y la cabeza llena de pájaros, sueña con ser artista y una vida más libre y emocionante que la que la sociedad le ha destinado. Pronto conocerá a Joan, un joven anarquista que le robará el corazón y le descubrirá el brillo y la magia del Paralelo.
Pero un fatídico acontecimiento sacude el alma de las hermanas Romero y empuja a Francisca a perseguir su sueño: convertirse en la reina de los teatros del Paralelo. Francisca buscará su lugar y jugará con sus lealtades en una Barcelona revolucionaria y en plena ebullición teatral. Conocerá el lado más oscuro de la ciudad, vivirá la humillación, la soledad, la traición y un amor imposible que marcará su vida. Pero nunca renunciará a su sueño.
En una época en que las mujeres ni siquiera tenían derecho al voto, Francisca siempre será una mujer libre.

Impresiones:
Francisca y su hermana María han crecido y pasado su infancia trabajando en el campo,  en un pequeño pueblo junto con sus padres y sus siete hermanos. Acostumbrados a la vida de agricultores, es cuando muere su madre que el padre de las dos niñas las manda a servir a una casa de una familia pudiente de Barcelona, los Puig. Francisca cuenta con dieciséis y María con dieciocho.

Coincide su llegada a la ciudad condal con las revueltas obreras de la semana trágica de Barcelona. Es en esos días donde conoce a Joan, un joven sindicalista que se convertirá en uno de los grandes amores de Francisca. La joven desde que descubriera su voz cantando canciones con una compañera de labores que le enseñó a cantar tiene un sueño. Su ilusión es cantar en un gran teatro y ser una famosa artista y para ello no duda en buscar una oportunidad en todos los locales de variedades. Un hecho muy grave desencadena su marcha de la vivienda de los Puig y a partir de entonces compagina su trabajo en una fábrica con su participación en algunos espectáculos. Será entonces cuando la vida de Francisca se vuelva mucho más interesante y la novela adquiera tintes cada vez más dramáticos, reflejando una vida de constante superación con el trasfondo de los movimientos sociales y los hechos históricos  de la Barcelona de principios de siglo.

Sin lugar a dudas, una de las razones para leer esta novela es su  protagonista, una Francisca que es uno de los personajes más potente que me he encontrado últimamente en trama alguna. Una mujer fuerte pero muy humana, tanto que se mueve entre grises, ya que a pesar de tener buen corazón será capaz de hacer cualquier cosas por conseguir sus propósitos. A ratos la he querido, a ratos odiado y en ningún momento me ha dejado indiferente. Un personaje muy humano que atrae constantemente la atención del lector salvo cuando entran en acción los personajes secundarios, que sin llegar a ser una novela coral, son auténticos acompañantes de lujo para Francisca, tanto que adquieren un protagonismo importantísimo con poca participación.

Os hablaba al principio de la originalidad de la trama y de lo bien que sienta encontrarse historias que te enseñan aspectos nuevos originales de la vida. Yo hasta ahora y creo que porque no suelen abundar mucho, no me había topado con una novela donde el mundo del espectáculo, de las variedades y de la vida  del Paralelo barcelonés apareciera como un personaje más. Me ha encantado vivir en esos lugares y en esa época de la mano de Xavi Barroso, un diez para él porque ha sabido reflejar un mundo muy sacrificado y en constante evolución como es el de los espectáculos. Junto a esta apuesta tan interesante destacar también el contexto histórico y especialmente la lucha de clases y el movimiento obrero muy presente durante toda la novela, tanto en el ideario de los personajes como en el ambiente de lo que ocurre en la calle y en la sociedad en la que viven nuestros protagonistas. Xavi ha construido un mundo según evolucionaba la vida de Francisca y a medida que la protagonista vivía una serie de peripecias, el autor iba incluyendo hechos históricos que dieran todo el juego necesario a su protagonista. Nunca es fácil hacer convivir personajes reales con otros de ficción en una novela y en esta el autor pasa con nota alta la prueba.

Termino destacando la manera de narrar y el estilo de Xavi Barroso. Magistral poniendo en boca de Francisca la narración de los hechos, con un lenguaje ágil, diálogos interesantes y sobre todo frases muy acertadas que hacen que el lector reflexione y aportando interés y dramatismo a la escena que sucede en esos momentos. Sin lugar a dudas buen libro para aquellos amantes que gustan de anotar citas.

Prepárense a sufrir con un drama sobresaliente, pero del mismo modo a disfrutar con una historia que da mucho juego y que por sus características no me extrañaría ver algún día convertida en serie.

Autor:


Xavi Barroso  (Granollers, 1984) estudió Comunicación Audiovisual mientras devoraba libros como 1984La ciudad de los prodigios o El retrato de Dorian Gray. Ha escrito guiones de humor, de divulgación y de ficción para diferentes canales de televisión y ha trabajado en el ámbito del marketing online gestionando proyectos digitales. La avenida de las ilusiones es su primera novela, y con ella espera colarse en la biografía de muchos lectores.



Qué Mamen Sánchez es una fábrica de inventar historias divertidísimas con gran aceptación de venta y críticas  entre el público de numerosos países, es un hecho más que consumado y confirmado, por eso  podéis creerme cuando os diga que  Costa azul, su octava novela no va  a serla excepción que confirme la regla y de nuevo estamos ante una historia de la autora madrileña  que no va a  defraudar a sus seguidores de siempre ni a los nuevos que quieran engancharse al estilo de Mamen.

Una comedia con tintes históricos, un verdadero enredo de espionaje cargado con ese glamour que allá por finales de los años cincuenta y principios de los sesenta otorgaba la zona de la costa azul.


La nueva novela  surge de la reciente apertura de los papeles personales del primer ministro de Belgica, Achille van Acker en los que se trataba con cierta preocupación los rumores de un posible romance entre el rey Balduino con su madrastra Lilian de Rethy, un affaire que nunca se llegó a confirmar. 




Título: Costa azul.
Autora: Mamen Sánchez.
Editorial: Espasa.
Año: 20200
Género: Comedia, Humor. Novela literaria.
Páginas: 296 páginas.
ISBN: 9788467058819



Sinopsis:


Julio de 1956. El primer ministro belga Achille van Acker lo tiene todo organizado: ha tomado las medidas necesarias para que los ciudadanos disfruten de 12 semanas de asueto y ya tiene lista su casita del lago donde tiene planeado pasar unas idílicas vacaciones. Sin embargo, una inesperada amenaza se cierne sobre este plan impecable. Nada menos que una que puede hacer tambalearse los cimientos sobre los que descansan los pilares del Estado: la mismísima monarquía.
Según se rumorea en todo el país, desde las peluquerías a los despachos oficiales, el joven rey Balduino, tímido y soltero, mantiene un romance con su madrastra Lilian de Rethy. No hay ninguna certeza, pero sí preocupantes indicios. La situación se vuelve crítica cuando los dos sospechosos realizan un viaje a la Costa Azul. El ministro, para inmenso disgusto de su mujer, tendrá que posponer sus planes y organizar toda una misión de espionaje, enviando a Niza al mejor superagente secreto, el inefable Pierlot.
En principio, nada puede salir mal y, sin embargo, la misión se convierte en un puro disparate cuando, en el bien trazado plan de Pierlot para espiar a la real pareja, se cruza una aristocrática mujer, lamentablemente tan hermosa como intrigante.
Impresiones:

Partiendo de esta idea, Mamen Sánchez construye una historia ficticia sobre una posible misión de espionaje, enviada por el primer ministro belga y por De Foy, jefe de los servicios secretos a Niza con el fin de comprobar, qué de real son los rumores que circulan por todo el país sobre el posible incesto de Balduino y su madrastra. Lo que parece una historia con un objetivo claro por parte del agente secreto Pierre Pierlot, termina siendo una cómica sucesión de despropósitos, enredos y situaciones hilarantes que nos sumergirán en una espiral frenética con un resultado incierto, cuyo final solo es posible adivinar llegando hasta la última página de tan divertida novela.

Pierre Pierlot agente del servicio secreto belga y antiguo héroe de la resistencia durante la Segunda Guerra Mundial se traslada a Niza para su misión de seguimiento. Como cualquier buen agente que se precie contará con una buena tapadera y los mejores gadgets para realizar su discreto cometido. Frío y calculador no contaba con un detalle inesperado que surge a raíz de una operación de vigilancia que realizaba una noche frente a la residencia de los monarcas y que puede dar al traste con todo su plan. El amor, en la figura de una enigmática mujer llama a las puertas del corazón de  nuestro querido Pierlot, provocando a partir de entonces que la trama y los personajes pierdan el control y como me aseguraba la propia autora tomen vida hasta el punto de sorprenderse ella misma con los giros que daba la historia y sus personajes.

Una comedia fresquita, de las que apetece leer en verano (pues el escenario en el que transcurre se presta a ello), salpicada de un humor de comedia de los años sesenta tan conseguido, que por un momento por sus páginas he creído reconocer entre los personajes masculinos  ficticios a Peter Sellers, Roger Moore o al mismísimo David Niven y a Gina Logobrillida o Ava Gadner entre los femeninos.

Una novela muy evocadora que mezcla con gran tino, elementos de ficción con personajes que camparon por el papel cuché en aquellos años y hechos acontecidos en el ámbito temporal de la novela, hasta el punto que será el propio el lector el que tenga que tirar de hemeroteca para descubrir entre lo real y la ficción.

Destaca la novela por tener una trama tan disparatada que un simple y anecdótico hecho en cualquier momento de alguno de sus capítulos puede desembocar en un lio de muy padre y señor mío, convirtiendo a sus personajes secundarios en actores de primer nivel dentro del reparto. Aquí no sobra nada y se aprovecha todo, en un gran trabajo de la autora convirtiendo cada detalle en cada escena, en un simpático guiño a una época donde la Costa azul podía competir en prestigio con el boato de Hollywood.

La Guerra fría, un gato llamado Fred, Agatha Christie, Hercules Poirot, Doctor Zivago, el robo de obras de arte y un largo etcétera más de elementos tienen cabida en una novela muy colorida, que sin lugar a dudas pone un punto de simpatía y frescura a unos tiempos donde todo son malas noticias y donde hay que buscar motivos como esta lectura para evadirse por un rato de la realidad.

Una novela que tiene final cerrado, pero que hay que advertir que por el final que la autora nos da, bien podríamos tener más aventuras de Pier Pierlot y alguno de sus compañeros de reparto.

Autora:
foto Planeta

Mamen Sánchez (Madrid, 1971) licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense y ha realizado cursos de pos-grado en Historia y Literatura en la Sorbona, Londres y Oxford. Es directora adjunta de la revista ¡Hola! y directora de ¡Hola! México. Está casada y tiene cinco hijos. Ha publicado tres libros infantiles y las novelas Gafas de sol para días de lluviaAgua del limoneroJuego de DamasLa felicidad es un té contigo, uno de los mayores éxitos editoriales del 2013 (editada en Estados Unidos, Gran Bretaña y Alemania entre otros muchos países), Se prohíbe mantener afectos desmedidos a la puerta de la pensiónLa flor y nata y La hora de las mujeres sin reloj.


Con veintisiete años, Laura Gost (Sa Pobla) ha ganado el Torneig de Dramturgía organizado por Produccions de Ferro, un Goya y algún que otro premio literario de cierta relevancia. 

Es simpática, tiene una conversación que se hace interesante y uno tiene la sensación de que podría estar hablando con ella durante horas. Ha sido su debut en la novela con La prima mayor, lo que ha permitido tener la suerte de sentarme a conversar con ella sobre una novela que he disfrutado por varios motivos y uno de ellos ha sido el  hecho de poder  viajar, gracias a sus páginas,  a mi adolescencia, a los buenos recuerdos de unos años maravillosos llenos de dramas, pero de grandes ilusiones en busca de pequeñas batallas que ganar en una época, donde creíamos que nadie nos entendía.

La prima mayor me ha resultado una novela fresca, llena de matices, de reflexiones, de muchas escenas a las que sacarle punta y sobre todo una novela con la que tener muy en cuenta los futuros trabajos de Laura Gost como escritora.

Ella dice: “Siempre hay un libro para cada persona, pero es absurdo considerar que hay libros que todo el mundo tiene que leer. No es verdad, creo que al final cada uno tiene que leer aquello que le enriquezca y que conecte con su personalidad”.


Yo digo que este libro no es para todo el mundo, pero creo que no todo el mundo debería dejarlo pasar.


Rosa tiene apenas doce años cuando su prima mayor se queda huérfana y se ve obligada a compartir habitación con ella. Tras la precipitada mudanza, la protagonista no tarda en comprobar que su prima representa todo aquello que no tolera; Tina es una chica irresponsable, desagradecida y problemática. Pero, poco a poco, Rosa empezará a darse cuenta de que detrás de las cosas que le repelen de Tina se esconde algo que anhela para sí misma: ser una joven extrovertida, arrolladora y sexy capaz de alterar la cotidianidad del pueblo mediterráneo en el que viven.
Serán precisamente estas diferencias las que condicionarán la adolescencia de ambas, esa época en que se mezclan ingenuidad y madurez de forma tan cruda. Un choque de mentalidades que se desatará del todo con la llegada de los tres integrantes de la familia Montsó al barrio. ¿Puede un triángulo amoroso hacer tambalear la relación de las dos primas con el mundo, la feminidad y ellas mismas?
La prima mayor habla sobre el despertar de una niña como mujer con la claridad e inteligencia narrativa propias de una guionista ganadora de un Goya. Laura Gost ha llegado para quedarse.

Libros en el petate: Buenos días Laura. Felicidades por un libro con el que me lo he pasado tan bien a pesar de que también contiene algún que otro drama.

Laura Gost: Muchas gracias Fernando. Me alegro mucho.

L.P: En mi opinión has tenido con este libro un estreno narrativo fantástico.

L.G: Gracias, la verdad es que estoy muy contenta con el feedback que he recibido tanto con la edición en catalán que lleva ya un año y medio de recorrido, como ahora con la traducción.

L.P: Laura se te conoce sobre todo por tu faceta en cine y teatro donde te has volcado a lo largo de tu corta, pero exitosa vida laboral. ¿Ha sido  difícil dar el salto a la narrativa  o ya tenías tablas escribiendo?

L.G: En realidad ha sido al revés. Yo escribo desde los siete años y siempre he escrito narrativa, publicando relatos de adolescentes en revistas literarias. He escrito muchos relatos y también he ganado algunos premios literarios y no fue hasta los veinte años que no escribí la obra de teatro que luego dio lugar al cortometraje con el que ganamos el Goya. 

Es cierto que me encanta poder desarrollarme en otros ámbitos como es teatro o audiovisual y que la gente tienda a relacionarme con esos entornos al haber ganado algunos premios significativos, pero me considero una escritora de narrativa aunque no haya sido hasta hace poco que he dado el paso de publicar mi primera novela. Soy más narradora que dramaturga o guionista.

L.P: Te estrenas con esta novela y me imagino que habrá algún detonante para que tu primera historia lleve esta trama y estos personajes.

L.G: A mí me apasiona el relato breve y como a partir de una anécdota puedes desarrollar una historia muy concreta y muy limitada en el tiempo, pero me apetecía aplicar ese dominio de la estructura que se aplica en guion y esos ritmos y complejidades que son necesarios para una historia más larga y así demostrarme si era capaz de mantener ese interés durante muchas páginas. Para abordar esta primera novela era importante que me centrara en un tema que fuera próximo a mí, más que buscar cosas complicadas y ajenas a mi realidad, era preferible elegir un tema con el que conectara como en este caso la adolescencia que me pilla próxima y puedo tener una perspectiva suficiente sobre ella pudiendo aportar suficiente verisimilitud  y eso permitiría que el lector pudiera empatizar más. Dentro de esta sencillez y con mucha honestidad, poniendo partes de mi experiencia y de otras observadas en su momento,  he conseguido el acierto en esta  novela porque si hubiera querido empezar con una trama más ambiciosa o rebuscada me hubiera perdido o me habría quedado más impostada.

L.P: Entiendo por lo que has dicho que con esta novela has vuelto un poco a tu pasado porque particularmente a mi muchas escenas de tu novela me han devuelto al pasado en el que tenía la edad de las protagonistas.

L.G: Yo creo que es una época que si la contextualizas en un momento previo a redes sociales, que eso era un tema fundamental, de alguna forma, los conflictos, las contradicciones, las dudas, las vivencias o sentimientos, no son tan diferentes y todo eso es común entre hombres y mujeres y se puede extrapolar también a otras realidades tanto geográficas como temporales. Alguien que fue adolescente en los años ochenta también puede conectar con esos sentimientos, no son propiedad de un adolescente del año dos mil. Creo que eso es lo bonito, que la gente hace como un ejercicio de retrospección y conecta con el adulto joven que era en aquel momento.

L.P: Muy interesante esto último que comentas porque es una novela protagonizada por jóvenes pero no necesariamente una novela juvenil. ¿Te preocupaba caer en una trama juvenil o que la gente pensara a primera vista que se trataba de algo solo para jóvenes?

L.G: En todos los trabajos que he realizado siempre he trabajado con  personajes de edades muy diversas y cuando escribí este libro pensé que todos aquellos que conozcan mi trayectoria no iban a pensar que sí me ponía en la piel de un adolescente era para realizar  una novela juvenil al uso. De todas formas soy bastante contraria a la etiqueta de novela juvenil por el simple hecho de estar protagonizada por jóvenes. Cuando le presenté el proyecto a mi editora para la edición en catalán ya teníamos claro las dos que aunque los protagonistas fueran jóvenes no era una novela juvenil.

L.P: Es un libro para que los hombres aprendan sobre mujeres? A mí me ha parecido que sí.

L.G: Es un libro que no tiene ninguna motivación más allá de contar una historia y esperar a que la gente conecte con ella, pero sí que es cierto que había esa voluntad cuando escribía, de demostrar que el hecho de leer una novela protagonizada por una chica no significa que un hombre no pueda conectar con este personaje. Quería demostrar que cuando se cuenta una historia desde la perspectiva de una mujer o una niña y se rehúye de los tópicos al final a un hombre no tiene porque no gustarle.

L.P: Nada más comenzar la novela parece que quieras predisponer al lector contra Tina, una de las protagonistas que pierde a sus padres y tiene que mudarse a vivir a casa de sus tíos y su prima. ¿Eso está hecho a propósito?

L.G: En un principio no tengo la intención de predisponer a nadie contra ningún personaje y es algo que efectivamente me lo han dicho en muchos clubs de lectura, la animadversión que sentían por este personaje y es cuando yo les digo que están cayendo en la trampa porque de alguna manera yo ya dejo claro y quiero ser consecuente al elegir una primera persona como es en este caso Rosa como  narradora, que además es puramente subjetiva. Por eso tenemos que tener en cuenta que a lo mejor Rosa no es una persona objetiva ni imparcial y está volcando sobre Tina miedos o rechazos destinados hacía ella misma. No he querido en ningún momento que haya ninguna predisposición hacía el personaje, ¿por qué vamos a ser duros con Tina? Tina no deja de ser una chica que también  se está buscando a sí misma, que está en un momento de su vida complejo en el que simplemente intenta vivir y de alguna manera apartarse de esa rigidez o endogamia que percibe en el pueblo, y claro que es egoísta pero también lo es Rosa, lo que ocurre es que como no sabemos el punto de vista de Tina tendemos a crearnos esa opinión.

L.P: Pues yo debo confesarte que desde la página seis Tina me caía bastante mal.

L.G. Pero tienes que pensar que es como la vida misma. Si solo conocemos a alguien por cómo nos hablan de él, una persona  que le tiene antipatía nos va a condicionar. Aquí para mí, lo fundamental es mantenerte leal al uso de la primera persona siempre subjetiva, por eso yo suelo abordar el personaje de Tina con cierta indulgencia. Rosa cuando percibe cosas es un ser humano y encima es una adolescente por lo que tiene sus propios sentimientos a flor de piel y puede ser volátil teniendo prejuicios. Rosa tendrá que ser un poco Tina cuando crezca porque de otra manera se va a quedar como un personaje demasiado plano y blanco y tiene que tener claroscuros.

L.P: No te voy a preguntar entonces de quién eres más si de Tina o Rosa pero lo que está claro es que defiendes a tus personajes.

L.G: Yo creo que cuando escribes siempre pones algo de ti en todos los personajes y a parte de lo que hayas observado o reflexionado, siempre hay luces y sombras de ti en ellos. Yo puede que sea algo más Rosa por ser más observadora e introspectiva con cierta timidez pero también hay partes de Tina desde el punto de querer revelarse a las pautas impuestas o contra las mentalidades más cerradas. No me gustan las novelas de blancos y negros porque es muy aburrido de esta forma.

L.P: La novela se desarrolla entre 2000 y 2004. ¿Podrían ser Tina y Rosa dos chicas del 2020 o hay diferencias?

L.G: Yo creo que no sería igual, por eso era tan necesario ambientar esta novela en aquella época. Hoy en día en el 2020 sería impensable que Tina mantuviera ese interés por Miquel Montsó durante tanto tiempo porque todo es mucho más volátil y con las redes sociales se pierde mucho ese misterio de conocer cosas acerca de la otra persona ya que con internet podemos saber todo de esa otra persona.

L.P: ¿Hay pocas películas o  series que tratan el tema de las chicas?.

L.G: Hay muchas películas y series que tratan el tema de la adolescencia, pero si es verdad que me irrita o me molesta esa imagen de la chica adolescente tan frívola y tan banal que tiene una imagen simplista donde solo  cobra protagonismo si al chico le interesa. Casi siempre es el chico el que vive las aventuras o soporta el protagonismo de todo y la chica interactúa con él si es necesario. No hay una igualdad en ese sentido y creo que muchas veces falta esa protagonista que no caiga en los estereotipos. Nosotros hemos crecido viendo películas y series protagonizadas por chicos y yo pienso que también podría ser al revés.

L.P: El final de esta historia es muy bueno creo que es un final que sorprende y que tiene mucho valor. ¿Este final lo tenías en mente al comenzar la novela o surgió posteriormente?

L.G: Yo tenía bastante claro el final de la novela porque ya antes de ponerme a escribir planteo una estructura narrativa que a no ser que haya bastantes cambios suelo mantener. Ese era el final que quería porque aunque sea el final de la novela en realidad es el comienzo de una Rosa que a partir de ahí será diferente y que puede ser un poco más Tina en muchos sentidos.

L.P: Este libro me ha gustado tanto, que  lo vería perfecto como lectura académica ¿Cómo verías esta opción?

L.G: Creo que puede funcionar para chicos a partir de dieciséis o diecisiete porque creo que es importante que tengan cierta perspectiva. Aunque lo han leído muchos adultos sé que varios institutos lo han cogido para bachillerato como lectura obligatoria y he ido a dar varias charlas a estos centros y he podido comprobar que ha funcionado muy bien y los alumnos me han transmitidos muy buenas opiniones destacando ellos que les encanta porque no se trata al adolescente como un estereotipo caricaturesco. No es un libro que pretenda ser una tesis ni que plantee qué camino hay que seguir, si ser Rosa o ser Tina.

L.P: Laura, un verdadero placer y mucha suerte con La prima mayor porque sin lugar a dudas lo merece.
L.G: Gracias a ti Fernando.

Descubrir como escritora a Carolina Pobla con una novela que te proporciona muchos motivos para hablar bien de su libro es todo un lujo. Sobre todo en un tiempo donde por las circunstancias especiales que estamos viviendo, una buena novela en muchas ocasiones es un gran refugio para evadirte, viajar y hacerte reflexionar pensando sobre ciertos aspectos de la vida.

La autora de Geranios en el balcón nos sorprende con otra historia basada en ciertos hechos reales relacionados  con su familia materna, la cual vivió en Alemania durante la segunda guerra mundial. En su primera novela nos habló de sus abuelos paternos y la historia se desarrollaba en un espacio temporal de unos cincuenta años. En esta ocasión la historia es bien distinta y está estructurada tomando los años naturales del conflicto bélico


Una novela en ciertos momentos dura, pero con mucho amor y humanidad que hacen de ella una historia muy equilibrada, pues se lee casi de corrido provocando en el lector infinidad de sentimientos hacía sus personajes y los hechos narrados. Sin lugar a dudas una de las gratas sorpresas literarias que este verano ha tenido a bien regalarme para su disfrute. Totalmente recomendable si te gusta la Segunda guerra mundial, la historia y las tramas de constante superación.




Título: Los juguetes de la guerra.
Autora: Carolina Pobla.
Editorial: Maeva.
Año: 2020.
Género: Novela histrica de ficción´.
Páginas: 440 páginas.
ISBN: 9788417708665



Sinopsis:
Una mujer lucha por sacar adelante a su familia mientras el amor y la amistad se abren paso en tiempos de guerra.

Una tarde de otoño en Barcelona, a Violeta, la madre de la autora, le comunican la muerte de su hermano Víctor. Y con la noticia llega la gran revelación: Víctor era adoptado.En 1942, Elsa, viuda de un aviador de la Luftwaffe y madre de seis hijos, entre ellos Violeta, regresa al pueblo de Baviera en el que pasó los veranos de su infancia. Desea alejar a sus hijos de la guerra, pero a su llegada se encuentra con la mansión familiar reconvertida en hospital militar y tiene que acomodar a su familia en una humilde cabaña en el monte.Mientras a su alrededor el país se desmorona, los niños crecen y viven experiencias que los harán madurar deprisa. Elsa, una madre luchadora y una trabajadora eficiente que utiliza sus conocimientos como comadrona para ayudar en el hospital, también es una mujer joven que, a pesar del caos imperante, vivirá una intensa historia de amor.

Impresiones:
Los buenos prólogos son siempre alfombras rojas para las grandes historias. En el de Los juguetes de la guerra la autora nos sumerge en una historia a través de  la noticia de la muerte de Víctor, un familiar de la narradora inicial, pero no sin añadirle cierto halo de misterio al parentesco que le une a este personaje.

Desentrañar este misterio nos hará viajar desde ese salón en Barcelona, donde una madre le cuenta a sus hijas un episodio traumático de los orígenes de su familia, hasta la Alemania de 1942, donde Violetta Mahler y sus hermanos llegan junto a su madre al pueblo de veraneo de su familia huyendo de un trauma familiar provocado por su padre  y por los episodios de recrudecimiento del conflicto bélico, que hacen que la vida en la gran ciudad no sea segura para ellos.

Será una adaptación difícil, pues su lujosa casa ha sido requisada por el ejército alemán para emplazar en dicho edificio un hospital para la recuperación de oficiales heridos en el campo de batalla. Ellos tendrán que conformarse con una modesta cabaña en la montaña. En esta cabaña, Ilse la madre de todos ellos tendrá que lidiar con la rebeldía de algunos de sus  hijos ante el cambio en sus vidas, la aparición de un nuevo hijo en unas circunstancias muy especiales y con la integración de su familia en la vida de la nueva comunidad.
Una novela coral donde conoceremos a cada personaje, sus intereses, sus situaciones particulares y el rol que cada uno va encontrando en el pueblo. Destacan todos los hijos de Ilse y la propia madre, pero la novela está llena de segundarios con mucha fuerza y que sin lugar a dudas darán protagonismo a escenas y momentos memorables dentro de la novela. El amor, la amistad, la familia, la solidaridad  y el instinto de superación son grandes temas que se desarrollan en una novela que en cierto modo es original desde el punto de vista que trata la historia de la guerra, desde el punto de vista del pueblo alemán que solo quería vivir su vida y que los ideales del nazismo no era algo primordial en su día a día. Una guerra que provoca daños colaterales hasta convertir a todos los personajes en juguetes rotos de un conflicto que no es parte activa de la trama sino el escenario temporal donde esta  se desarrolla.  

Una gran lectura que provocara a buen seguro las dudas en los lectores sobre que es realidad y que es ficción a lo largo de la narración, pero que a buen seguro y tras un encuentro con la autora, os puedo revelar que os sorprendería la cantidad de sucesos y situaciones basadas en hechos reales o en peculiaridades que la autora ha incluido sobre su familia o las historias que estos le contaron.



Autora:

Carolina Pobla (Barcelona, 1962). Estudió Pedagogía en la Universidad de Barcelona . Desde muy joven estuvo vinculada al mundo de la danza y se ha dedicado a ella durante más de treinta años en el ámbito de la docencia, la coreografía y la realización de espectaculos. Siempre fue una gran lectora y decidió ponerse a escribir en un momento en que la vida le pedía un cambio. Su primera novela, Geranios en el balcón, inspirada en la vida de sus abuelos paternos, contó con una excepcional acogida por parte de los lectores.






Suelo acudir a la poesía sobre todo en viajes muy cortos, donde el rato de lectura va a ser fugaz y necesito pequeñas dosis que no me hagan desear llegar a casa para continuar con una trama que quedó cortada de improvisto. Verdad es  que ciertos libros de poesía necesitan de lugares especiales que detengan el tiempo durante su lectura pero en definitiva es un género con el que me suelo llevar muy bien y me resulta muy socorrido según donde consumirlo.

El libro de hoy tal vez no sea de ese tipo de poesía a la que hacía referencia en los dos casos anteriores, pero es también un libro muy especial. Digo esto porque es un libro de apenas treinta y dos páginas y de corte infantil, aunque yo diría que es para adultos que no han perdido esa pizca de niñez y para compartir lectura con infantes a los que uno quiera dar a conocer la poesía.


Treinta y dos páginas llenas de color y siluetas alargadas, dieciséis estrofas de octava real numeradas (ocho versos de once silabas que riman en consonante), que como si de un recorrido en bici se tratase, nos lleva por una historia con ritmo de pelotón, sin pausa, pero con la agilidad del que busca la meta.



Título: La bicicleta amarilla.
Título original: La bicicletta gialla.
Autor: Matteo Pelliti.
Traducción: Marta Tutone.
Ilustraciones: Riccardo Guasco.
Editorial: Liana Editorial. 
Año: 2019.
Género: Poesía, ilustración.
Páginas: 32 páginas.
ISBN: 9788494983009


Sinopsis:


Juanito sueña con una bici. Desde el día en que vio pasar una bicicleta de carreras amarilla, no puede parar de pensar en ella. De camino al colegio, se queda mirando el escaparate de una tienda de ciclismo. En clase se distrae, no puede evitarlo, y dibuja mil bocetos de su bicicleta ideal. En el corazón de una metrópoli ruidosa hay un niño que sueña con montar en su bici, pedalear y ser feliz. El padre busca alguna bici vieja que pueda arreglar para dar a su hijo una sorpresa. Encuentra un cuadro abandonado y se lo enseña a Juanito con la promesa de restaurarlo. La decepción del niño es inaudita: el inerte cachivache no se parece en nada a la cabalgadura que él se había imaginado para sus aventuras. Su padre no se rinde y el resultado es una bicicleta flamante y, como no, amarilla, que dejará a Juanito sin palabras.
En 16 estrofas en octava real, Matteo Pelliti rinde homenaje a los deseos sencillos con un relato épico lleno de ritmo y de emoción. Hay tecnologías perfectas e imperecederas como la bici o el libro, inmejorables a menos que no las dibuje Riccardo Guasco.

Impresiones:

Una historia hecha poesía, un protagonista casi inerte, pero muy presente a lo largo de las páginas. Una bicicleta, el anhelo de un Juan con el que comparto trama porque en su día yo también fui ese niño que paraba todos los días delante del escaparate de una tienda y soñaba con una esa máquina de carrera de dos ruedas. Al final la conseguí, pero no fue la que se mostraba en el lugar de honor de aquella tienda regentada por todo un campeón del tour del Porvenir y de la Vuelta a Colombia. Mi padre como el de Juan, me sorprendió un buen día  con una bicicleta azul, rescatada del olvido en el garaje de un amigo suyo y reparada y devuelta a la vida y a la carretera.

Un verdadero homenaje a ciertos aspectos de la vida cotidiana, al reciclaje, a un espacio libre de contaminación, a los sueños cumplidos aunque no sea como en primera instancia uno quería. Un guiño a la siempre tarea de los padres por hacer feliz a sus hijos buscando de alguna manera las triquiñuelas posibles cuando el dinero no lo permite.

Un libro precioso y a la vez tan necesario  para inculcar valores, fomentar entre los pequeños el gusanillo de la bicicleta y todas las cosas buenas que este vehículo nos aporta.


Buena conjunción entre Pelleti y Guasco. El primero pone las notas de humor, las enseñanzas y la reflexión en los textos y el segundo unos dibujos de corte futurista y muy coloridos que llaman poderosamente la atención y acompañan al texto de forma magistral. 




Autores:




Matteo Pelliti (Sarzana, 1972) vive en Pisa, donde estudió la carrera de Filosofía. Experto en gramática y lenguaje, se define como un humorista en ciernes en todo lo que escribe. Ha publicado antologías de poesías, algunas en sinergia con el ilustrador Guido Scarabottolo. Desde 2005 colabora con el cantautor Simone 
Cristicchi.





Riccardo Guasco (Alessandria, Italia) es ilustrador y pintor. Comparte con el movimiento futurista las líneas dinámicas y los colores densos que reinterpreta en formas ligeras y llenas de ironía. Sus ilustraciones han sido publicadas, entre otros, por: New Yorker, Los Angeles Magazine, Moby, Eni, Longines, Greenpeace, FAO, Emergency, Campo Viejo, Thames & Hudson, Rai, Poste Italiane, L'Espresso, Architectural Digest, Selle Royal, Gazzetta dello Sport, Mondadori, Utet, Topipittori, Peroni.

Decir La Volátil es decir Agustina Guerrero, pero también es decir humor, cariño, amor, reflexión y fan incondicional de esa alma cándida que se pasea por las viñetas de la autora y que tan buenos momentos me ha hecho pasar desde que la conocí hace unos seis años ya.

Nuestro querido personaje va a ser la protagonista de una nueva aventura, de un viaje planeado y anhelado desde hace mucho tiempo a Japón. Pero no irá sola, en esta ocasión la acompaña Loly, una gran amiga que ha sido para mí todo un gran descubrimiento y que espero que la autora tenga a bien regalarnos con su presencia en siguientes trabajos.

Un viaje donde Agustina nos desnuda su alma y nos cuenta sus pensamientos más íntimos,  sus anécdotas más locas y nos regala una mini guía de viaje de lo más simpática.  


Nuevamente Agustina Guerrero no defrauda con su trabajo y nos hace disfrutar con sus peripecias y nuevamente nos deja con ganas de más hasta su próximo trabajo. 




Título: El viaje.
Autora: Agustina Guerrero. 
Editorial: Lumen.
Año: 2020.
Género: Ilustración. Cómic, Viajes.
Páginas:  232 páginas. 
ISBN: 9788426407559



Sinopsis:

Tras un feliz periodo dedicado a la maternidad, ha llegado para La Volátil la hora de recuperar la sed de aventuras ¿y qué mejor que viajar a Japón con su gran amiga Loly? Por mucho que se haya juntado con un as de la improvisación, La Volátil es una máquina de la planificación y lo tiene todo pensado: desde la estancia en un buen ryokan vestidas con la correspondiente yukata a las sesiones de belleza en los baños termales. Parece que nada puede salir mal, pero en el momento de partir los miedos acumulados en un año de decisiones difíciles se desatan y forman un negro nubarrón sobre su cabeza. Las andanzas por un país lleno de rituales y de exotismos se convertirán irremediablemente en un viaje interior del cual solo podrá salir indemne gracias al poder del humor y la amistad.

Impresiones:


Se las prometían muy felices La Volátil y su amiga Loly al llegar al aeropuerto para tomar su vuelo con destino a Japón. En las primeras páginas seremos testigos de cómo  nuestra amiga sufre, momentos antes de embarcar, un auténtico ataque de pánico, una crisis de ansiedad de esas en las que no sabes los motivos, pero te encuentras rematadamente mal con un ramillete variado de síntomas, a cada cual peor. Esta sensación acompañara a nuestra amiga todo el viaje y aunque en las viñetas hay ocasiones donde queda reflejado que lo pasó realmente mal (no hay que olvidar que la historia está basada en hechos reales) la manera que tiene Agustina Guerrero de tratar o describir los hechos dan mucha ternura, son muy explícitos y sabe enfocarlos con la seriedad que se merecen, y con el humor que en algunos casos es necesario porque como me dijo en una charla que mantuvimos la autora y un servidor hace unos días, “se pasa muy mal, pero de una crisis de ansiedad no se muere nadie aunque en esos momentos sea lo que sentimos”.

fragmento de El viaje



A punto estuvo La Volátil de no coger ese avión, pero finalmente y con más apuros de los previstos llegó a Japón y a lo largo de las páginas de este volumen la acompañaremos en sus escalas por las más importante y pintorescas ciudades del país oriental.

Anécdotas, curiosidades, lugares, tradiciones, meteduras de patas, malentendidos y de todo lo que puede ocurrir y ocurre en un viaje vamos a encontrarnos en el particular aventura de nuestra protagonista y su amiga. Acompañada en muchos momentos por esa compañera llamada “sensación extraña” que se unió al dúo a última hora y que a menudo condicionara el estado de ánimo de nuestra amiga. Es ahí, en esos momentos cuando aparece uno de los temas que se trata en esta historia, la amistad. Una amistad de Loly que se percibe como un homenaje a una amiga que es real en la vida y que a poco que la conocemos en la ficción ya nos tiene ganados.

El otro tema del que se habla en estas páginas es el aborto voluntario y el sentimiento que le originó esa ansiedad a la autora por no hablar de ello y callárselo para sí. Un tema muy delicado, pero que Agustina lo trata con mucha sensibilidad en muchas ocasiones a través de los silencios. Unos silencios que son muy importantes en este libro al igual que los colores, y en  este punto destacar el rosa como novedad cromática dentro de sus dibujos. Todo un acierto desde mi punto de vista ya que junto al negro, el blanco y el rojo, son los colores que en esta ocasión ha utilizado para su trabajo.

Más despistada que nunca, más irreverente que de costumbre, profunda como nunca antes la habíamos visto y divertida como siempre. Nuestra Volátil está aquí de nuevo para hacernos reír, reflexionar y puede que tal vez convencernos que Japón es un país mágico y que merece la pena visitar porque para ello Agustina nos ha dejado entre las páginas de su libro , una pequeña guía turística para que tomemos ideas.

Me ha gustado volver a encontrarme con ella, me ha demostrado porque cada nuevo trabajo de la autora es recibido con júbilo y alegría. Una nueva entrega que está a la altura del cariño que se le tiene al personaje y que sin lugar a dudas que para quien no la conozca, con este trabajo volverá a captar nuevos adeptos a un personaje que sin lugar a dudas merece muy mucho la pena descubrir.

Autora:

Foto:Lasexta.com
Agustina Guerrero (Chacabuco, Argentina) . Reside en Barcelona desde  2003. Tras trabajar una temporada como diseñadora gráfica, decidió dedicarse a la ilustración. En 2011 creó su blog autobiográfico Diario de una Volátil, que alcanzó miles de seguidores en pocos meses y tuvo una repercusión inmediata en las redes sociales. Es la autora en solitario de seis libros, traducidos a varias lenguas y que han consechado grna éxito entre sus lectores. 
Para saber más de ella puedes visitar su página aquí.





Hace unos días y como parte de esa nueva normalidad donde los encuentros y presentaciones de novedades editoriales  por parte de los autores de una forma online, nos reunimos en torno a la pantalla del móvil de Emilio del Río para hablar de Calamares a la romana. Durante algo más de una hora, cerca de una docena de blogueros le trasmitimos nuestra satisfacción y disfrute por su libro, planteándoles todo tipo de preguntas que nos habían surgido tras leer su libro.

En unos tiempos donde todo se tiende a pasar por la lupa de lo político y socialmente correcto y las revisiones históricas se realizan partiendo de un juicio hecho  con  mentalidad de la sociedad actual,  llega a las librerías Calamares a la romana, con el subtítulo “Somos romanos aunque no nos demos cuenta”.

Una divertidísima obra escrita con mucho humor donde los lectores se sorprenderán de lo parecido que somos a ellos en muchas facetas. Un libro que demuestra como muchos de los términos que usamos hoy en día provienen de ellos y que infinidad  de  cosas cotidianas que solemos usar a diario ya eran utilizadas por ellos y fueron quienes las pusieron de moda.

Los baños públicos, la moda, el gusto por las joyas, las alianzas de boda, los pasos de cebras, la especulación urbanística, los restaurantes de comida rápida, los hooligans. Todo ello no de ahora, ya lo disfrutaban o lo sufrían los romanos en aquellos tiempos. 

Calamares a la romana no va de grandes fechas, de emperadores, ni de grandes batallas. Habla sobre la vida cotidiana de los romanos, de cómo vivían durante todos esos siglos en los que duró su hegemonía desde la monarquía, la republica o el imperio.

Todo ello en clave de humor porque como bien dice su autor “en la vida el humor es imprescindible, sobre todo aplicado a uno mismo… Los griegos nos aportaron la filosofía, el teatro, la democracia y los romanos además del desarrollo a gran escala de la democracia como tal, el sistema de calzadas y además de un largo ect, el humor, ya que ellos se reían de todo y fundamentalmente de sí mismos.
Un libro muy interesante y en palabras de su autor  no es solo un vehículo para conocer una civilización en su cultura. Es una manera de conocernos a nosotros mismos, de saber el porqué de ser así en aspectos de nuestro día a día”. Por ello, su autor ha tratado de buscar como contenido para este volumen una temática que sea original, elementos fuera de lo común y que no se repitieran mucho en los manuales al uso o en clichés típicos del mundo romano.

Descubrir el mundo romano como nadie antes te lo había contado, con humor y disfrutando de un libro cuyos capítulos, rememoran en sus títulos viejas canciones de la movida madrileña, demostrando que estos romanos pueden ser tan modernos y tan actuales como nuestras experiencias actuales. Además tiene la particularidad que cada capítulo puede leerse de forma independiente y que salvo el último de ellos, podemos leerlos en un orden aleatorio.

A continuación os dejó un video resumen del autor hablando sobre su libro y respondiendo a algunas de las preguntas que les realizamos los lectores.