Fallo de los Premios de novela Ateneo de Sevilla 2018



Llegó el mes de Junio a Sevilla y una de las citas literarias más esperadas por el mundillo literario  como es el fallo de los Premios de Novela Ateneo de Sevilla, en una edición muy especial en esta ocasión pues ni más ni menos que celebraba su cincuenta edición. Medio siglo de títulos y autores que han convertido a este Premio en uno de los más prestigiosos del panorama nacional.
Este año a pesar de lo importante de la fecha y de que la cuantía del premio se había incrementado hasta los 40.000 euros, se han recibido menos obras que otros años, un total de 258 obras que optaban al Premio Ateneo y 33 al Premio Ateneo Joven cuya edición es ya  la XXIII.

La procedencia de las obras de origen internacional ha aumentado este año situándose en un 15% del total y como dato anecdótico comentar que todas las comunidades autonómicas del Estado estaban representadas en los originales recibidos.

Entre las obras recibidas figuran novelas de casi todos los géneros narrativos destacando este año un hecho curioso y que creo que va en aumento, la proliferación de nuevo de la novela histórica, con especial atención en este premio a la historia más reciente y la guerra civil.




Fue una tarde cálida en temperatura y humanidad porque entre los presentes al acto se podían ver antiguos ganadores del Premio Ateneo en sus dos modalidades y como siempre una buena oportunidad para charlar con autores y periodistas del mundo literario, en un marco impresionante como es el Patio de la Montería del Real Alcázar de Sevilla bajo la atenta mirada en primera fila de la Giralda de Sevilla.

Hubo palabras por parte del Presidente del Excmo Ateneo de Sevilla Don Alberto Máximo Pérez Caleroy de Francisco Prior  de recuerdo para la literatura y los autores, para las instituciones que hacen a diario un esfuerzo por contribuir a la cultura, y sentimientos de emoción por el logro que supone para un Premio como el Ateneo llegar a los cincuenta años de vida, un esfuerzo que ha sido posible gracias al trabajo de muchas personas.

Mientras los asistentes cenábamos en distintas intervenciones el que viene siendo el habitual presentador de este acto durante los últimos años, el periodista Cristóbal Cervantes iba dando la palabra a los oradores y presentando las novelas finalistas que fueron las siguientes:

Finalistas del L Premio de Novela Ateneo de Sevilla:

La última llave, de Rebeca (pseudónimo)
El periplo de una familia judía ante el edicto de expulsión de los Reyes Católicos.
Deriva continental, de Serma (pseudónimo)
Una historia de amor con el trasfondo de la guerra civil y la guerra mundial.
Las voces de la Maqui, de Manuel Lozano Leyva.
Un asombroso viaje en el tiempo con inesperadas consecuencias.
Guadalquivir: aguas turbias, de Gaspar de Baryton (pseudónimo)
Novela negra sobre el narcotráfico en el Sur de España.
El hombre que respondía los correos basura, de Agustín Lázaro (pseudónimo)
Una intriga ambientada en el mundo de la televisión.
El paseo de los canadienses, de Amelia Noguera.
Huida de los republicanos de Málaga a Almería durante la guerra civil española.
El último señorito, de Lola (pseudónimo)
Una demanda de paternidad podría resucitar los fantasmas del pasado.
Vuelo sin alas, de Marcelo Galeano (pseudónimo)
Una venganza postergada mucho tiempo a ambas orillas del océano.

Finalistas del XXIII Premio de Novela Ateneo Joven:
Distanciamiento de la obra poética de Clara Dubasenca, de Conrad Desmond (pseudónimo)
Novela de autodescubrimiento juvenil a través de la búsqueda de otra persona.
Las raíces del viento, de Christian G. Serna
Intriga sentimental en Madrid y el París de principios de siglo XX
La llave de Navit, de La llave de Navit (pseudónimo)
Drama histórico-familiar en la guerra española y la postguerra.

Al finalizar la cena Cristóbal Cervantes que a lo largo de la cena había ido nombrando las obras que pasaban a la siguiente ronda, dio paso al Presidente del Ateno de Sevilla quien cito los ganadores en sus modalidades.



En la categoría senior la novela ganadora fue El último señorito cuyo autor bajo pseudónimo, es el periodista sevillano Francisco Robles.

Sinopsis: En la Baja Andalucía de los años 50, un jovencísimo señorito andaluz se enamora de la hija de unos criados. La deja embarazada de una niña que con el tiempo, ya entrado el siglo XXI, demandará la paternidad y la herencia encontrándose con la oposición de su hermana legítima. A partir de este conflicto nos sumergiremos en los últimos cien años de nuestra historia, y viajaremos por la guerra civil, el franquismo, la transición y la actualidad en esa Andalucía que ha ido cambiando a través del tiempo, como cambió el último de sus señoritos antes de morir en pleno tránsito hacia la democracia. Pasiones, odios, venganzas, crímenes y amores sirven para que los personajes vayan encontrando lo más valioso de cada uno: su propia identidad.

 En la categoría joven, la triunfadora de la noche fue Distanciamiento de la obra poética de Clara Dubasenca, de la autora Alba Ballesta, cuyo título final será Distinta Clara.

Sinopsis: Laia, una joven estudiante de literatura decide investigar
para su máster sobre Clara Dubasenca, una poeta desconocida de la que, al parecer, solo se conoce un libro: el tercer tomo de sus obras completas. Lo que empezó siendo una investigación académica se convierte en otro tipo de búsqueda, entre detectivesca y personal, donde Clara y Laia se irán desvelando poco a poco.


 Ambas obras serán publicadas por la editorial Algaida entre los próximos meses de Septiembre y Octubre.

En la posterior rueda de prensa que tuvo lugar en uno de los salones del Alcázar ambos escritores respondieron a las preguntas de los medios.



Francisco Robles (Sevilla, 1963) respondió negativamente a la pregunta de si era una obra donde el autor narraba alguna vivencia personal pero que algunos de sus personajes si estaban fundamentados en personas que conocía e incluso que después de crearlo lo ha conocido pero reconoció que aunque tópico, cuando se escribe un libro siempre se habla de uno mismo en alguna parte de lo narrado.  Una novela que comienza en los años 50 pero que da un repaso histórico a los últimos cien años de historia , regresando a los años treinta y pasando por la Guerra Civil hasta nuestros días.

Desarrollada en un pueblo ficticio de la Baja Andalucía, reconoce que por sus investigaciones pudo pasar en cualquier lugar de España. Una historia que Francisco Robles ya tenía en mente antes de que se presentara el premio y que fue a última hora cuando decidió probar fortuna.

Encantado con la idea de que uno de sus protagonistas sea un señorito andaluz porque sabe la mala fama que tienen popularmente, aunque cree que entre las personas y lo tópicos hay de todo y por eso su figura la encuentra muy interesante. Una historia entre un señorito y una criada que aunque socialmente no pueden estar juntos, el amor como fuerza todopoderosa hacen que tengan una relación entre ellos.

Una novela que le ha servido para saldar cuentas con una generación de muy brillante de  andaluces de los años 60 y 70 como Manuel Barrios, Caballero Bonald. Requena que hicieron una radiografía de la sociedad andaluza y que hoy en día están prácticamente olvidados aunque reconoció que en parte era inevitable porque en la literatura no se puede recordar todo porque todo no cabe en la memoria.


Alba Ballesta (Orihuela, 1991) ejerce en la actualidad de profesora de español en Francia, escribió esta novela a tiempo completo durante el año que disfrutó de una beca en Madrid. Ambientada en la Barcelona de los años 80, no tiene mucha documentación histórica reconoció que su título está inspirado en la canción Clara,  de Joan Baptista Humet ya que la música juega un papel importante en el libro porque a lo largo del libro resuenan los temas de aquella época.






7 comentarios:

  1. Gracias por la crónica, debió ser una velada inolvidable y le doy mi enhorabuena a los ganadores. Besos

    ResponderEliminar
  2. Mucha suerte a los dos ganadores, especialmente a Alba por ser una cara menos conocida.

    ResponderEliminar
  3. Creía que nos lo ibas a contar en dos entregas y después me ha dado cuenta que seguías con la crónica. A mí en esta ocasión no me atraen las novelas o más bien, mi experiencia con Robles no fue buena y aunque pudiera atraerme la sinopsis su prosa me resulta muy recargada.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Enhorabuena a los dos ganadores! Y gracias por la estupenda crónica!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  5. ¡Cómo te lo montas!
    Desconocía totalmente la existencia de este premio, o si lo he oído ni me acuerdo. La verdad que es una maravilla que este tipo de eventos literarios se lleven a cabo en nuestra tierra. Lo habrás disfrutado a las mil maravillas, ¡con lo que te gusta a ti una ocasión especial para sacar papel y boli y anotar todos y cada uno de los detalles!

    Me alegro mucho que este año hayan aumentado la cuantía del premio aunque no hayan sido muchos los títulos que se han presentado, pero sin quitarle mérito a ninguno seguro que se merecían un premio o reconocimiento todos por el mero hecho de estar allí y haber escrito una obra.
    Un besazo ;)

    Etérea

    ResponderEliminar
  6. Una noche mágica. Gracias por compartir la crónica. Un besote!

    ResponderEliminar

@templatesyard