Hace unos días, tuvo lugar como viene siendo costumbre cada año por estas fechas, la presentación de los Premios de Novela Ateneo de Sevilla que en su 51 edición para el senior fue otorgado a José Ángel Mañas por su obra La última juerga  y la 24 edición del joven que recayó para la autora Mercedes Fisteus por Dentro de dos años.

Hizo los honores de presentación del acto su presidente Don Alberto Pérez Calero quien dijo sentirse emocionado porque un año más y con el esfuerzo de una institución privada con muy pocos medios y gracias a la colaboración de las instituciones involucradas en el proyecto se podría celebrar un año más uno de los mejores premios literarios de Sevilla.



Fue precisamente Francisco Prior quien agradeció a estas instituciones representadas en el acto por Rafael Muñoz, director de Actuaciones Socioculturares de la Fundación Unicaja y a Fernando Murube en nombre de Ámbito Cultural de El Corte Inglés que gracias a su participación desinteresada se pudiera celebrar un año más este Premio cuya convocatoria para el año 2020 se adelantaba al próximo mes de diciembre en lugar de a enero como venía siendo habitual y del que esperaba en su versión joven poder encontrar los apoyos necesarios que incrementaran la cuantía del premio y así animar a la recepción de más obras.

Tras Francisco Prior, se le cedió la palabra a Miguel Ángel Matellanes, editor de Algaida, quien fue el encargado de presentar las obras y sus autores empezando por el ateneo joven de la autora Mercedes Fisteus, de cuya obra dijo que el jurado, a diferencia del año anterior que había seleccionado una novela de corte muy realista, este año la selección había recaído en una obra de contenido histórico y también fantástico que versa sobre un episodio sobradamente conocido como son los juicios de las brujas de Salem ocurridos en Massachusetts. “En la novela Dentro de dos años, la autora ha posado su mirada en ese proceso pero desde una perspectiva  nueva donde no se pregunta tanto qué pasó en el desarrollo de ese juicio sino qué ocurrió después con el juez que dictó esa sentencia”

Fue su autora, Mercedes Fisteus quien comentó que la historia de los juicios de Salem había servido de base para su novela pero que por encima había otra historia que es donde introduce la ficción. Con esta segunda trama ha querido hacer justicia y resaltar algunas perspectivas sobre esta historia que han quedado oculta a lo largo de los años y del tiempo. Elementos a los que no alude directamente pero que si menciona para que sea el propio lector quien las vea a través de la consecución de los hechos.



“Yo voy contando la historia pero a la vez voy contando la mía para que el lector entienda lo que pasó, entienda también las circunstancias del juez y de las personas que estuvieron imputadas. En ningún momento he intentado justificar la actuación de los jueces pero si que he intentado comprender en base a todo el contexto de entonces, la forma de sucederse los hechos  en un episodio histórico del que no se ha hablado todo lo que se debería y del que han quedado cosas olvidadas”.

Sobre la obra ganadora del ateneo, Matellanes dijo que era una novela muy esperada por los seguidores de Historias del Kronen, una novela que se convirtió hace veinticinco años en un fenómeno de masas y que propició que su autor, José Ángel Mañas quedara finalista del Premio Nadal y que propició que se diera nombre a tanto a  una generación como a la aparición de un nuevo elenco de jóvenes escritores.



“En la novela se nos presenta aquellos personajes veinticinco años después, mostrándonos como les ha cambiado la vida, la evolución de los personajes y como cualquier intento por tener de nuevo veinticinco años está condenado al fracaso. Esta nueva novela se puede leer independiente de la anterior si alguien no la ha leído y para los lectores que si lo hicieron quiero decirles que se van a llevar muchas sorpresas”.

Por su parte, José Ángel Mañas comentó sentirse muy satisfecho por el premio, que suponía toda una coronación a su veinticinco años de carrera literaria, destacando que era su primer premio importante. “Puede decirse que este es mi premio por fin ya que tras quedar finalista, necesitaba sentir lo que era ganar un premio importante”.

En palabras de su autor, la novela trae a la vida a Carlos, el narrador de Historias del Kronen, “siendo una novela muy esperada porque la gente reclamaba una secuela donde pudieran saber que había pasado con su protagonista”.

Sobre este asunto comentó que había sido muy difícil darle continuación ya que volver a vivir un momento mágico como el que atravesó cuando escribió Historias del Kronen era complicado y le hacía falta esa picara idea que le diera la chispa que le sirviera de excusa para traer de nuevo a todos aquellos personajes y que activaran de nuevo ese universo Kronen.



J.A. Mañas explicó como una noche se acostó y por la mañana se despertó con la solución a como darle forma a esa continuación, ahí estaba esa idea con la que ha intentado crear una novela ágil y gamberra, que para su sorpresa ha comprobado que prácticamente se ha escrito sola.

Hay una frase que siempre ha sonado como un eco en el mundo de la música. “Larga vida al rock and roll” y esta cita parece que ni pintada para un grupo como 091. De seguidores fieles, han sido estos los que les han pedido que vuelvan una y otra vez y parece que les han escuchado porque  veinticinco años después de su último disco, el grupo se ha rendido a la evidencia de que sus fans no les olvidan y siguen teniendo ganas de más.

Por ese motivo vuelven con “La otra vida”, un nuevo trabajo que nos muestra a un grupo que siguen haciendo su música, plasmando su estilo pero donde se nota que ya son componentes de largo recorrido y cuyas maletas atesoran vivencias personales.


Se puede decir que con este nuevo disco y su vuelta, para los fans de 091 “sigue estando dios de nuestro lado


Libros en el petate: En aquel último concierto de Maracena os despedisteis del público al grito de “Nos vemos en otra resurrección”. Es esto un regreso o en vosotros existe la idea de que nunca os fuisteis.

 Víctor Lapido: Sí nos fuimos claramente y además nuestro último disco se llamaba Último concierto, lo que ocurre es que después nos hemos desdicho porque no somos fiables (risas). Nos fuimos durante veinte años que es un tiempo bastante largo y en el que estuvimos diciendo que no volveríamos.

José Antonio García: Lo que ocurre es que las circunstancias cambiaron y nos dimos cuenta que la gente que nos seguía en su época y gente que incluso no nos había visto porque no había nacido reclamaba que volviéramos para poder acudir a un concierto nuestro porque en su memoria aquellos días fueron muy especiales y entonces nos ablandamos y volvimos   decidiendo celebrar nuestro último concierto

Libros en el petate: ¿Ha tenido que ver la gira de hace tres años con este nuevo disco porque si no recuerdo mal, en una entrevista del 2015 comentasteis que no había en vosotros una idea de continuidad?

José Antonio García: Cuando dimos el último concierto en el Pabellón de deportes de Granada yo dije unas palabras donde dejábamos la puerta abierta a lo que pudiera pasar sabiendo que teníamos el compromiso de estar un año tocando la gira de la maniobra de resurrección. En esos momentos nosotros también teníamos compromisos profesionales al haber dejado aparcada nuestras carreras en solitario cada uno y al concluir esos compromisos nos reunimos y sopesamos que si íbamos a seguir con esos conciertos como 091 teníamos que darle a la gente algo nuevo y no solo las canciones de siempre. Por eso decidimos grabar un nuevo disco con canciones nuevas.

Libros en el petate: Ya está el disco en el mercado y la gira tiene sus primeras fechas de conciertos. ¿Cómo están siendo las sensaciones?

Víctor Lapido: Acabamos de regresar de Madrid de una promo y ha ido muy bien y en Granada la respuesta a la firma de discos fue fantástica y desde la compañía nos han dicho que se ha agotado el vinilo.  Las ventas van muy bien y el feedback está funcionando y ya nos están llamando de algunos festivales para cerrar nuestra participación.

José Antonio García: La sensación que tenía la gente del nuevo disco es que no sabía lo que se iba a encontrar con un disco nuevo y su respuesta ha sido como si 091 hubiera continuado en aquel año 1996 y hubiéramos hecho un siguiente disco. Se han llevado una grata sorpresa porque han visto que lavanda sigue en la misma línea.

Víctor Lapido: Yo también creo que es una continuación pero con un estilo más depurado porque la experiencia que hemos adquirido todos estos años por nuestra parte tienen que notarse en este disco. Es un disco que hemos grabado con unos medios mucho más avanzados que los que había antes y además nosotros a diferencia de los anteriores hemos estado muy encima en las grabaciones y hemos decidido en todo lo que respecta a su realización.

José Antonio García: Eso nunca había sucedido con los ceros puesto que siempre las compañías había estado metidas dentro y nos había jodido en muchos aspectos. Estamos muy contestos en este aspecto porque nosotros hemos dirigido todo el proceso.

Libros en el petate: Es un disco nuevo tras muchos años en los que no creabais para cero noventa y uno, pero se nota que son vuestras letras y se nota que sois vosotros. ¿Se puede decir que vuestras letras son atemporales o hay un plan concebido?



Víctor Lapido: Yo creo  que las letras de José Ignacio son atemporales y que han resistido el paso del tiempo estupendamente. Yo creo que ese es el secreto de que haya pervivido el mito de los 091 que las canciones son igual de validas antes que ahora.

José Antonio García: José Ignacio tiene una forma de escribir  letras que siempre lo deja todo como muy abierto y cualquiera puede escuchar una canción de los cero y te puede sugerir la letra una cosa y a mí me sugiere otra. Son letras muy abiertas que cada uno se la puede llevar al terreno que quiera dependiendo del estado de ánimo que tenga.

José Ignacio Lapido: El único plan que teníamos era hacer un gran disco, intentarlo al menos. No grabar algo para salir del paso y que nos sirviera de excusa para tocar en directo. Queríamos que el álbum tuviera entidad artística por sí mismo, más allá de que fuera el primero que grabábamos con canciones nuevas desde 1994. El sonido general disco refleja lo que somos ahora. Unos tíos por los que ha pasado el tiempo pero que no hemos dejado de escuchar y de hacer música. Esa experiencia acumulada está en el disco, en la letra, en la música y en la interpretación.

Libros en el petate: Tengo la sensación de que ahora se consume la música de una forma mucho más rápida que antes y se olvida a toda prisa. ¿Tenéis vosotros esa misma sensación?

Víctor Lapido: El mundo ha cambiado y el principal cambio creo que está en la comunicación, internet ha llegado para quedarse y uno de los grandes damnificados es el músico porque quizás tu trabajo no se ve recompensado.

José Antonio García: Hoy en día hay un problema y es que las nuevas generaciones no compran música (mis propios hijos no tienen discos) y es una generación que no le da valor a un disco, a tenerlo como algo suyo y creo que la propia industria se ha cargado esa mentalidad.

Libros en el petate: Tanto en los buenos momentos como en los malos, conozco a mucha gente, entre las que yo me incluyo, que se refugian en las letras de 091. ¿Son los 091 muy melancólicos como algunas de sus letras?

Víctor Lapido: Yo vivo el pasado con nostalgia pero lo justo ya que me gusta vivir el presente. Si hay algo que nos caracteriza al grupo es que somos gente de nuestro tiempo.

José Antonio García: A mí me gusta lo que he vivido y estoy satisfecho con mi vida y con lo que me ha ocurrido pero no me baso en el pasado y creo que nos pasa lo mismo a todo el mundo.

José Ignacio Lapido: No sabría decirte. La tristeza habita entre nosotros, forma parte de nuestras vidas ¿por qué no vamos a escribir sobre ello? Se trata de crear belleza a partir de eso. Creo que la felicidad es un estado transitorio al que hay que aspirar, pero es muy fugaz. Supongo que también esos destellos de felicidad aparecen en las letras.  Los 091 somos de nubes y claros, más de nubes que de claros.

Libros en el petate: Dicen que siempre tuvisteis más talento que suerte. ¿Qué pensáis de esto,  os molesta o por el contrario os ha hecho más fuerte viendo vuestro éxito?

Víctor Lapido: Las circunstancias son las que son y nosotros nunca hemos renegado del éxito y de hecho teníamos cierto éxito pero creo que hemos sido un grupo de prestigio y con seguidores muy fieles. Hemos sido un grupo muy reconocido por la crítica aunque nunca hemos tenido el éxito de otros grupos que en aquellos años compartían el momento con nosotros.

José Antonio García: Yo creo que el problema estuvo en las compañías que nunca supieron el producto que tenían entre manos. Cada disco que teníamos era una lucha por la producción, por la realización, por las portadas, por las fotos y no querían dejarnos ser nosotros y siempre querían darnos un aire al grupo que hubiera funcionado ese año o que estaba de moda. Yo creo que nunca llegamos a más por culpa de todo lo que nos rodeaba y por no explotar un producto original como creo que éramos nosotros.

Libros en el petate: “Comprendí que el tiempo no se rendirá jamás  y muero un poco en cada parpadeo”. Yo sé que cada estrofa puede tener mil interpretaciones pero en esta frase yo veo algo de la filosofía de 091 (y perdonarme por el atrevimiento) ¿Me equivoco o que filosofía tiene 091?

Víctor Lapido: Yo creo que hemos sido un grupo muy coherente con su carrera y te puedo hablar de la mía en particular que es la de seguir adelante siempre con optimismo. No creíamos que maniobra de resurrección fuera a seguir adelante e incluso hicimos una porra de las entradas que íbamos a vender del primer día de concierto y la porra era tirando por lo bajo (risas).

José Antonio García: Yo creo que el problema es que nunca nos hemos creído lo que somos, siempre hemos sido un grupo muy humilde y de una forma muy natural y eso en el fondo es muy positivo.

José Ignacio Lapido: 091 no tiene ninguna filosofía en particular. Somos músicos de rock a los que nos interesa que en nuestras canciones sean algo más que la excusa para cantar una melodía. Yo soy bastante escéptico en muchas cosas que me rodean, y supongo que ese escepticismo se trasluce en mis letras. El desencanto con el mundo que nos rodea también es un tema recurrente. En cuanto a esa frase… la lucha contra el tiempo es una batalla perdida. Cuanto antes nos mentalicemos de esa derrota, mejor. No queremos que nos cuenten el final de nuestra película pero no hay otro: mueren todos.

Libros en el petate: Respondiendo a lo que indica José Antonio puedo asegurarte que vuestros fan te puedo asegurar que hoy 25 años después siguen escuchando vuestras canciones y los de otros grupos que llegaron mucho más lejos estoy seguro que no.

José Antonio García: Puede ser e incluso te diría que nuestros fans con el tiempo han ido consiguiendo que se unieran más fans. La gente con nosotros ha utilizado mucho el boca a boca y a nosotros nos ha llegado gente diciendo que nos escuchan desde que algún amigo se los descubrió.

Víctor Lapido: Eso tiene mucho mérito porque cuando nos separamos no había discos nuestros reeditados y las nuevas generaciones al material que pudo acceder es al que había colgado en la red, que era nuestro último concierto.

Libros en el petate: Esto me da pie a preguntaros ¿qué tal con las nuevas generaciones?

Victor Lapido: Muy bien, hemos visto en nuestros conciertos gente joven  que no había nacido o no tenían edad para entrar en un concierto en  aquella época de finales de los noventa y son los hijos de nuestros fans que sus padres les han puesto nuestras canciones desde pequeños.

José Antonio García: Una curiosidad, en nuestros conciertos de la maniobra de resurrección los padres venían a preguntarnos si podían acudir con sus hijos pequeños.

Libros en el petate: José Ignacio eres el que ha compuesto la letra a los temas del nuevo disco. ¿Cómo se lleva escribir para ti y para 091, cuesta trabajo diferenciarse?

José Ignacio Lapido: Lo llevo bien. El trabajo es el mismo: hay que intentar hacer las mejores canciones que uno pueda en el momento que te toca escribirlas. Estas de “La otra vida” ya sabía de antemano que iban a ir en un disco de 091, el primero después de 25 años. Era una gran responsabilidad escribir material nuevo después de tanto tiempo. Me puse manos a la obra y ahí están. Cuando trabajas con un grupo lo que ser escucha al final es el resultado de la unión de todas las personalidades y el talento de los cinco miembros del grupo. Aunque hay que señalar que en el disco también ha tenido una aportación muy especial Raúl Bernal, con los teclados y su visión musical de las canciones.

Libros en el petate: José Ignacio se te considera uno de los compositores con más calidad en el panorama musical español. Hace unos años coincidía con Eric Jiménez para hablar de su libro, en el que por cierto habla de vosotros en él. ¿Nunca te ha tentado la idea de escribir un libro sea de lo que sea?

José Ignacio Lapido: Tentarme sí me ha tentado. De hecho, hace muchos años escribí un manuscrito para un libro de poemas. Lo que pasa es que lo dejé reposar y pasado el tiempo no me pareció digno de editarse. Creo que hay un problema de desforestación en el planeta, y editar tantos libros como se editan, muchos de ellos perfectamente prescindibles, plantea problemas con el medio ambiente.  Yo soy escritor de canciones, y si algún día, cuando esté a punto de morir o mañana mismo, decido escribir y editar un libro lo haré con el convencimiento de que el bosque que se tale para hacer ese libro sea talado por una razón poderosa, no para contentar a mi ego.

Libros en el petate: Pues encantado de poder disfrutar de este rato con vosotros y de poder seguir escuchando vuestra música y vuestros directos. Mucha suerte.

091: Gracias a ti 




Me encanta cuando a mis manos llegan pequeñas joyas editadas  en editoriales pequeñas, que demuestran que por sus características tienen que mimar mucho el material que les llega con el fin de publicar obras de una calidad que el lector agradece poder encontrar.

Algunos asesinatos duelen más es un libro de micro relatos que sorprende por un título curioso y una portada curiosa que en un principio no le encontraba ninguna relación con el libro pero que una vez leído puedo llegar a tener mis teorías.


¿Recomiendo el libro? Como suele decirse, sí y además encarecidamente y los motivos dejando un momento de suspense como los muchos que tiene esta obra a continuación.



Título: Algunos asesinatos duelen más.
Autor: Antonio Anasagasti Valderrama. 
Editorial: Ediciones Alfar.
Año: 2019.
Género: Relatos.
Páginas: 180 páginas.
ISBN: 9788478988266




Sinopsis: 
En Algunos asesinatos duelen más el autor nos aproxima como en una precisa disección médica al género negro desde múltiples perspectivas, desgranando y analizando, la mayoría de las veces con humor, las clá­sicas pistas, los móviles, las escenas del crimen, los hilos conductores, los peligros de la curiosidad, la reincidencia, los sabotajes, los testigos, los expresidiarios, las bandas de asesinos, los errores, la ejecución, los métodos, etcétera. Todo ello, sin olvidar las tramas de corrupción, las drogas y el terrorismo. Además, reflexiona sobre la mayor fuente de violencia que se produce en la sociedad: el odio o los intereses de las personas con las que convivimos, sean del género que sean. Anasagasti nos enseña que el amor a causa del roce se puede transformar en cualquier momento en odio, como polos opuestos de un mismo sen­timiento. Muchas veces las personas que producen más daño son las más cercanas y, por eso, estos asesinatos u homicidios duelen más. No se olvida de tratar otros aspectos de la muerte, como son el aborto o la eutanasia. Igualmente, el escritor en la última parte del libro, en el capítulo Cerca del más allá , intenta acercar el mundo esotérico con la realidad más mundana. En ese puente de unión entre ambos cosmos, brujas y demonios no son ni más ni menos que invenciones de nuestros miedos o productos de nuestras conductas. Los seres malévolos lo en­gendramos nosotros desde nuestro interior, como frutos envenenados surgidos del espejo donde se reflejan el mal que producimos a nuestro prójimo. Ante eso, solo se puede combatir a esos terroríficos seres interiores con la ciencia y la bondad. En resumidas cuentas, un libro extraordinario lleno de grandes sorpresas, hilvanado con un lenguaje conciso y sencillo, que aporta una gran fluidez y dinamismo al ritmo narrativo y que le hace ser muy ameno y divertido.

Impresiones:

Antonio Anasagasti Valderrama es el autor de Algunos asesinatos duelen más, gaditano de pro con el bagaje que a uno le confiere esa condición y con experiencia en mundos tan dispares como la abogacía, el periodismo y el ejército donde a buen seguro tendrá historias donde recoger material para muchos relatos.  Precisamente es de relatos su libro, un compendio de poco más de cien historias las cuales, algunas de ellas no llegan a superar las diez líneas y otras un par de páginas o tres a lo sumo.  Historias cortas que llevan consigo una característica necesaria en este tipo de estructuras y que no es otra que la intensidad. Algo breve tiene que golpear fuete al lector para que uno salga de una historia de algo menos de un minuto de lectura con la satisfacción de que ha merecido la pena. Antonio Anasagasti no solo te golpea fuerte sino que te deja en pausa, asimilando la historia de la cual acabas de ser testigo y buscando más, un motivo, una reflexión que ya queda a la imaginación del lector.

Algunos pensaran que las comparaciones son odiosas, pero si se compara con maestros de éxito el ejemplo puede llegar más nítido.  Leyendo los relatos de este libro ha sido inevitable recordar aquella serie del genio del suspense titulada Alfred Hitchcok presenta. El autor parte de historias cotidianas en algunos casos y las va llevando al límite hasta que su desenlace es totalmente sorprendente, inesperado y en muchos casos con cierta polémica o morbo. En otros, la presentación de un asesino o algún personaje polémico ya nos adelante que cualquier cosa puede ocurrir en esa historia, pero que no será nada bueno a buen seguro.

Divididos en seis bloques, donde en cada bloque el denominador común es similar para todos los relatos (asesinatos, parejas, más allá, etc), el autor transmite a través de su obra lo complicado que es muchas veces las relaciones personales y ahonda en los motivos que uno tiene para introducir en su vida alguna que otra muerte violenta. La especulación, los sobornos, la corrupción, la venganza, el ansia de poder, de dinero o incluso las infidelidades es siempre una buena excusa para unos  personajes sin escrúpulos para incluir en su currículo un asesinato. Muertes desdichadas, por error, casualidades que nos llevan a tomar en nuestra vida un rumbo distinto al que llevábamos hasta entonces. El denominador común de estos relatos es la muerte pero las causas, las situaciones y los caminos a recorrer de su mano son muchos y variados y eso es de agradecer porque da muestras de que el autor ha desplegado en esta obra todo un derroche de imaginación para hacer de cada historia algo distinta que mantenga al lector sumido en cada una de ellas y no aburra. Y recordamos que son más de cien.

Muertes hay muchas, pero cuando vienen de alguien cercano, público o de la persona que menos esperamos,  tal vez no afecten algo más o como dice  la sinopsis, “nos duelen más”. Por eso muchos de los relatos como os comentaba antes merecen un momento de reflexión, porque sus causas, muchas veces se acercan tanto a la realidad y desembocan en un hecho tan sorprendente que nos lleva a meditar sobre lo cotidiano y hasta qué punto cualquier persona corriente puede ser un asesino en potencia si dispone de las razones suficientes.

El gran mérito que hay que señalar a esta recopilación es la calidad de la mayoría de sus relatos. Sabemos que ante una cantidad tan grande es difícil que el nivel sea similar, pues hay que reconocerlo, es difícil pero el autor lo consigue gracias  finales sorprendentes y geniales dentro de situaciones variopintas.

Amantes de los relatos, del morbo, de la novela negra y de los finales sorprendentes sin lugar a dudas este es vuestro libro y os puedo asegurar que es como el negro, que pega su lectura en cualquier lugar y en cualquier momento.

Autor:
Antonio Anasagasti Valderrama (Cádiz, 1958) Licenciado en Derecho por la Universidad de Sevilla, ejerció de abogado laboralista. más tarde ingresó en la armada y, actualmente es coronel de intendencia del ejercito. Ha sido articulista en La Voz de Cádiz y La Voz del Sur. Coautor del libro Aldea Poética, prologado por Gloria Fuertes. Ha publicado numerosos poemarios y sus relatos han aparecido en varios medios de comunicación escritos. Ha escrito tres colecciones de relatos, un libro de relatos y es autor de la novela gráfica Pedro el cazador de sirenas. 
Dicen que no hay dos sin tres y eso debió pensar Fernando Fabiani cuando el pasado Septiembre su tercer libro vio la luz. Esta nueva criatura se titula ¿Te puedo hablar claro?, un libro que rompe un poco con los esquemas de los dos anteriores Vengo sin cita y Vengo de urgencia, pero que sigue siendo igual de interesante, divertido y puede que este sea hasta algo más pedagógico que los anteriores.

Fernando es médico de familia en la población sevillana de Dos Hermanas y reconozco que desde que lo conocí lo sigo en sus redes sociales y en los programas de televisión donde aparece porque tiene un mensaje interesante y un  discurso que en la mayoría de los casos suele calar en quien lo escucha. Usa una de las armas más eficaces para trasmitir sus enseñanzas o consejos  y que está demostrado que tiene una efectividad muy elevada y que no es otra que el humor.



Título: ¿Te puedo hablar claro?. ¡que no te cuenten mitos!
Autor: Fernando Fabiani:
Ilustraciones: David GJ

Editorial: Aguilar.
Año: 2019.
Género: Ensayo, humor, medicina.
Páginas: 223 páginas.
ISBN: 9788403521278




Sinopsis:
«¿Te puedo hablar claro?» es a la relación médico paciente lo que «tenemos que hablar» a las relaciones de pareja. No presagia nada bueno. Es una de esas preguntas que los médicos nunca deberíamos hacer en una consulta. Igual que otras como «¿y eso cómo ha llegado a ese sitio? », «¿es usted la mujer o la madre? » o «¿para qué sirve un piercing ahí?».
«¿Te puedo hablar claro?» es una pregunta necesaria antes de que abras el libro. Porque no trae buenas noticias. Ojear estas palabras puede ser ya un punto de no retorno. ¿Estás preparado para abrirlo? Puedes dejarlo cerrado y seguir siendo feliz creyendo en los cortes de digestión, evitando andar descalzo para no resfriarte, echando la cabeza para atrás cuando sangras por la nariz o pensando que si algo te pica es que está sanando. O por el contrario, puedes atreverte a leer estas páginas.
Pero, ¿te puedo hablar claro?, este es el libro que tu madre no quiere que leas porque va a tirar por tierra muchos de sus grandes dogmas sobre la salud; y su lectura puede acarrearte acaloradas discusiones con amigos e incluso puede hacer que te expulsen del grupo de wasap de padres del colegio...
Tras el éxito de Vengo sin Cita y Vengo de Urgencias, vuelve Fernando Fabiani (@FernandoFabiani), médico de familia, decidido a hablar claro a los pacientes. Y lo hace más directo que nunca y dispuesto a no dejar mito con cabeza utilizando para ello una herramienta infalible, el humor.

Impresiones:
Como os decía al comenzar esta entrada ¿Te puedo hablar claro?  rompe en cierta medida con los anteriores libros del autor donde además de enseñar, educar, aclarar y otros muchos aspectos más, Fernando Fabiani nos regalaba un montón de anécdotas y de vivencias propias y ajenas que provocaban sonrisas por doquier. Aquí se centra principalmente en una serie de cuestiones que por h o por b han llegado hasta nosotros con la etiqueta de “verdades absolutas” con el salvoconducto que emite ese saber popular que no siempre es tan sabio.

Lo que si os puedo decir es que tras leer el libro puedo afirmar sin temor a equivocarme que quien esté libre del pecado de no creer a pies juntillas algunos de esos mitos que Fabiani nos desentraña,  que tire la primera piedra y yo debo reconocer que al cerrar el libro he podido tirar tantas piedras como para romper seis o siete ventanas.

Yo he bebido dos litros de agua diaria todos los días hasta llegar a criar peces en el estómago, creía que iba a caer presa de un constipado si me faltaba mi vaso de zumo de naranja diario. Podía faltarme dinero en la cartera o un pañuelo en el bolsillo pero lo que o faltaba en una comida de amigos donde sabes cuándo empieza pero no cuando termina, era mi dosis de omeprazol y por remontarnos a  nuestra infancia he sufrido la penitencia de las dos horas de digestión cuando iba a la playa o la piscina, y así unas cuantas más y paro aquí para no fustigarme públicamente.

Una de las novedades con respecto a sus anteriores libros es que en este el prólogo es obra suya. En esta ocasión no hay invitados y en el fondo comparto esta decisión porque en este prólogo el autor nos mira a los ojos y nos da un avance de todo lo que va a contarnos en el libro y que seguramente a partir de que le leamos habrá un antes y un después. Nos advierte que va a hablarnos muy claro y que el mundo tal y como lo creíamos va a sufrir un cambio en muchas de nuestras circunstancias cotidianas de la vida. Todo ello y desde la primera página hasta la última haciendo gala de un humor directo, sin tapujos, unas veces con doble sentido y otras elegante a la par que popular y eso es difícil de conseguir, que un libro que te provoque con cada página un par de sonrisas mínimo.

Casi una treintena de mitos como el de la digestión, las carnes despegadas, el más vale prevenir, lo natural es bueno, el mejor remedio un pinchazo y así un largo ect casi todos conocidos por la gran mayoría de las personas y que el autor se va a encargar prácticamente usando el mismo esquema de una presentación con humo, una explicación de su procedencia para acto seguido desvelar su falsedad y luego aconsejar y dar alguna que otra alternativa más lógica.
Para terminar si destacar que por ser un libro hecho con humor no sea útil, practico y muy instructivo puesto que puede ayudarnos a corregir ciertos errores que las personas solemos cometer por ese llamado saber popular y darnos consejos adecuados para una mejor practica sanitaria.
Para terminar el libro, un epílogo directo al corazón, a la fibra sensible con una frase que ya se la he escuchado en otras ocasiones a Fabiani pero no por ello pierde fuerza. “Estar sano es mucho más que o tener enfermedades, es no sentirse enfermo

Un libro para disfrutar con buen humor, para aprender y sobre todo para descubrir por eso su recomendación es total si quieres reírte, pasar un buen rato y quedarte con la boca abierta en laguna que otra lección del doctor Fernando Fabiani.

Autor:

Fernando Fabiani (Sevilla, 1975) es licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Sevilla y especialista en Medicina Familiar y Comunitaria. Trabajó en urgencias hospitalarias y desde hace 12 años trabaja en un centro de salud.

Subido a las tablas de los escenarios desde hace 25 años, a partir de 2003 se hace cargo de la dirección artística de la compañía Sindrome Clown y en 2017 dirige a Manu Sánchez en su espectáculo El Buen dictador.
Experto en coaching. Apasionado de la docencia y la comunicación, imparte cursos de cómo hacer presentaciones creativas y participa en congresos y eventos de ciencia y comunicación. Convencido del poder del humor como herramienta comunicativa. En 2016 publicó Vengo sin cita (Aguilar), Vengo de urgencias (Aguilar, 2018) es su segundo libro.

                                                               



En estos días donde para bien o para mal aún colea la fiesta de Halloween, que mejor que  traer al blog la presentación de un libro muy apropiado para estas fechas donde el gusto por el terror y el miedo incitan a consumir libros y películas del género.  

Se trata de Exorcismos, un libro de relatos de terror del escritor José Luis Ordóñez. Para los que aún no hayáis tenido la suerte de conocerle, José Luis es filólogo, guionista, escritor, director de cortos y tertuliano en la radio donde habla de cine, series y libros. Pero según nos contaba una de las presentadoras, Elena Marqués, el protagonista de esa tarde no iba a ser el  autor sino el miedo, en una sala como la de El Cachorro a media luz y caracterizada para la ocasión.

El autor ha reunido una serie de cuentos que transcurren en sitio o lugares reales y cercanos donde en todos ellos va a ocurrir algo extraño y en los que en la mayoría de los veinte relatos de que se compone el libro, no podremos esperar un final feliz.

Unos relatos que se desarrollan en lugares conocidos por su creador como pueden ser Granada, Praga, Tokio, Sevilla, Asturias, Huelva y en espacios tan comunes como un instituto, la consulta de un médico, etc y protagonizados por personajes como escritores, directores de cine, alumnos, profesores que protagonizaran relatos donde se representan en escena relaciones conflictivas de pareja, epidemias, asesinatos sin motivo aparente, venganzas y donde no faltaran vampiros, licántropos, fantasmas y hasta hoteles.

En todos ellos no faltan los guiños literarios y cinematográficos a Poe, Conan Doyle, Chesterton, Frankenstein o referencias a alguna serie actual.

Definía Elena Marqués estos relatos como “una mezcla entre literatura y realidad donde el lector puede llegar a sentirse confundido al no saber que es real o que es ficción”. A lo que el autor complementaba explicando que “todos ellos son creados a partir de un hecho en un principio insignificante y cotidiano y es ahí que cuando el equilibrio se rompe y entramos en el terreo del caos, donde cualquier cosa puede suceder

Elena Marqués, J.L Ordóñez y María Limón.
El acto fue un dialogo constante entre el autor y las dos presentadoras que fueron Elena Marques y María Limón que desgranaron todas las particularidades del libro y nos comentaron cuales eran sus relatos favoritos y los motivos de dicha elección. Lo mismo hizo el autor con varios de sus relatos explicando la elección de los mismos y la temática que había querido abordar con ellos, lo que derivó en un interesante debate sobre alguno que otro que contenía algo de crítica social y la temática variadísima que podíamos encontrar a lo largo de la recopilación de cuentos.

Con Exorcismos, José Luis Ordóñez llega a la friolera de once libros publicados aunque este es el segundo libro de relatos que publica  y nos confesaba que le hacía mucha ilusión volver a los relatos y más dentro de un género que le apasiona. Una recopilación de relatos donde la mayoría de ellos son inéditos aunque otros ya han sido publicados en otras antologías y algunos incluso premiados.

Exorcismos de editorial Extravertida
Sobre su libro, José Luis expuso que “son relatos de misterio y suspense aunque alguno si es de terror puro”. Comentó que el estilo que caracterizaba a esto relatos era algo similar a la serie de Alfred Hitchcock presenta, procurando que sus cuentos tuvieran un final sorprendente y por eso el que se  desarrollen en lugares conocidos para  que provoquen una cercanía y una naturalidad en el lector, que  cuando ocurra algo extraño dentro de la trama le sorprenda mucho más.

Hablando sobre el cine y la literatura, una de las preguntas que se le formuló al autor fue si se escribía  igual con vista a un guion que con una narración a lo que respondió poniendo un ejemplo de una escena de la película La naranja mecánica de Kubrick y explicando que hay cosas que están hechas para ser visualizadas y no se pueden narrar en un papel.

Un detalle muy curioso de este libro es que tiene incluida una banda sonora donde hay una selección de veinte temas bastante heterogéneos, donde cada canción tiene relación con un relato por algún detalle que le une a él.

Para finalizar lo hago con una frase de María Limón que refleja a las claras lo que es Exorcismos: “El universo Ordóñez está plenamente representado en este libro en su máxima expresión tanto a nivel cinematográfico como a nivel literario”.

Sin lugar a dudas y conociendo de primera mano algunas obras del autor puedo decir que Exorcismos es un magnífico libro para estas fechas de frío donde tanto acompaña una manta, un sofá y una buena lectura.



Hace unas semanas publicaba la reseña de Esencial y pensé que era un libro perfecto para que Daniela nos diera su punto de vista por lo que ha sido una de sus lecturas veraniegas y aquí os deja sus impresiones. 


Esencial es un libro que habla de la importancia de ser uno mismo y de no cambiar solo por la opinión de la gente. Porque, como dice su autor, “somos más de lo que la gente ve cuando nos mira”.

Cuenta la historia de tres chicas jóvenes llamadas Julia, Liv y Maggie, que entran a formar parte de un famoso programa audiovisual llamado Esencial, que da nombre a este libro. Este programa lleva a las personas elegidas a una isla donde conviven creando contenidos para las redes sociales sobre lo que hacen en su vida diaria o temas de interés con los que van ganando seguidores; todos los jóvenes se quieren apuntar pero solo entran algunos afortunados, como las protagonistas de la historia.

Julia es una mujer a la que no le gusta nada su físico y
por eso apenas tiene amigos. Liv no tiene nada y por eso roba para sobrevivir. Maggie es silenciosa y vergonzosa y por eso sufre las burlas de los demás. Pero sus vidas cambian al entrar en el programa porque en él se convierten en lo que todo el mundo desea: una joven estilosa y con un cuerpo de modelo, una gran jugadora de videojuegos y una comunicadora a la que todos están deseando escuchar. Pero todo lo que se ve en las redes no es real, y pronto se dan cuenta de que en ese mundo ideal del que han comenzado a formar parte hay un lado oscuro, que les llevará a darse cuenta, entre otras cosas, de que en un mundo así, “No somos lo que queremos ser. Somos lo que quieren que seamos”.

Este es el segundo libro que leo de Javier Ruescas, y por eso, aunque al principio, al ver la portada, no me gustó mucho la idea del libro, decidí darle una oportunidad. Y ha merecido la pena. El tema tratado es interesante y muy actual, al estar relacionado con las redes sociales. El libro se lee de forma cómoda y es ameno. Me ha gustado mucho que esté escrito en formato cómic, pero me ha faltado que se detallaran más las relaciones entre los personajes y se profundizara en algunos temas que me parecían interesantes.  Otra cosa que me gustaría destacar, son las ilustraciones del libro: sencillas pero detalladas, y capaces de transmitir lo que no aparece escrito.



Me encanta la gente que cuando habla de su música le brillan los ojos y ponen pasión en su discurso. Dani Ramírez es uno de esos músicos que desde los doce años ya tocaba y era su madre la que le hacía las veces de manager a tan temprana edad. Su proyecto Dani Ramírez nació en el año 2007 y un año después sacó su primer disco al que le seguirían otros dos más y sus respectivas reediciones.

La clave para llevar tantos años al pie del cañón según el cantante “es tener mucha ilusión y ponerle mucho empeño porque el mundo musical es muy complicado y más si no estás con una gran multinacional, por eso cuando sacas un single, suenas en los medios y te viene el subidón si desde ese momento no sigues trabajando muy duro al final todo termina desmoronándose”.

Acaba de sacar cuarto álbum y se encuentra de promoción con su nuevo single “El Chándal”, un tema que es autobiográfico y que habla de una historia de superación a los problemas. Una canción que surgió en una época en la que  tuvo algunos momentos bajos que intentaba aliviar saliendo a correr por la zona de Rosas para olvidar todo lo que le preocupaba. Un lugar maravilloso que aúna mar y montaña, por lo que al salir a correr con su chándal se olvidaba de todos los problemas.  

“Soy un autor de letras donde predominan el amor y el desamor pero  El Chándal es un tema diferente, aunque también tenga una parte de amor y estoy muy contento porque está teniendo una gran acogida”




Un videoclip grabado en Rosas por el propio Dani Ramírez quien contrata a la cámara, realiza los guiones, busca las localizaciones y para todo ello tirando de amigos. “Al final ves el resultado y pensando que lo he hecho yo todo es bastante satisfactorio”.

Un tema que con el que recupera un poco la esencia de sus comienzos, una canción influenciada por su gusto por Manolo García y El último de la fila, que se ve reflejada   en cuanto a producción, guitarras y la voz. “Mis comienzos fueron de un pop más fresco y alegre y he vuelto un poco a aquellos tiempos”, no comenta el artista a raíz de hablarle de su evolución en los últimos años “los discos anteriores eran sobre todo baladas y este es más dinámico y aunque me gusta el camino que estamos trabajando, para un tercer single me gustaría que fuera una balada. He roto un poco con la dinámica que traía porque me apetece hacer cosas nuevas de las que estaba haciendo hasta ahora y como decía mi productor Xabi Pérez El primer paso para llegar a alguna parte es decidir que no te vas a quedar donde estás y por eso el disco tendrá baladas y seguiré hablándole al amor aunque con un ritmo más rápido  porque quiero  que predominen  en él temas más movidos”.

En tu trayectoria el amor y el desamor han tenido un papel muy importante porque tus canciones beben mucho de esas situaciones. ¿Cómo encuentras esa inspiración”.

El amor surge de diversas forma, a veces viene de golpe, en momentos de nostalgia o alegres porque cuando vives situaciones de amor normalmente uno esta alegre.

Lo que sí puedo observar en tus letras es que te mueven mucho los homenajes.

“Sí, tengo varios temas dedicados a mi padre, una a mi ahijado, a mi hermano e incuso a mi madre aunque esa canción no la tengo editada”.

Los temas entonces entiendo que son todo tuyos, que eres quien se encarga de componer lo que cantas.

“Son todos míos salvo algunas versiones como La princesa de mis sueños que es de OBK quienes quedaron muy contentos con mi versión y Santa Lucía que no le he preguntado a Miguel Ríos, aunque la composición original es de Roque Narvaja y ahora para el disco nuevo tengo una versión titulada Cuando acabe el placer que es de Alexander Pires”.

Un disco donde participan músicos del entorno de Antonio Orozco y hasta el cantante Rafa Martín con quien confiesa Dani Ramírez que empezaron los dos juntos tocando. Y es que en esto de codearse con buenos músicos y cantantes Dani tiene experiencia, ya que no es la primera vez  y ha coincidido en duetos con Parrita, La caja de Pandora, María Villalón y otros artistas más. Y es que según él,  “con estas experiencias se aprende mucho y yo soy como una esponja, bebo de muchas fuentes para llegar a crecer como músico y como persona”

Criado en Cataluña pero con raíces extremeñas y andaluzas que le hicieron escuchar a Triana, Medina Azahara lo que le llevó en cierta medida a estar influenciado por el rock andaluz y las canciones de Manolo García y El último de la fila. Un Dani Ramírez que añora aquellos años en los que la gente se hacía los “tours” por los expositores de discos de los grandes almacenes. “Ahora funciona todo más a nivel de plataformas, de forma online, descargas, etc. A mí me hace ilusión sacar un disco físico y lo noto porque en los conciertos que doy en las salas en las que actúo al final viene mucha gente que quiere adquirir mis disco”.

Con el nuevo disco y la presentación del nuevo single comienza una gira que le llevará por ciudades como Murcia, Madrid en dos ocasiones y Zaragoza. Esperando que continúe con ese éxito conseguido a base de mucho trabajo y tesón y gracias al boca a boca que para él es una de las cosas más importantes en el panorama de la música para darse a conocer.

“Si haces las cosas bien y tienes una sonrisa de cara al público, si trasmites en positivo al final el éxito viene”.

En un futuro se ve formando una familia, ligado al mundo de la música ya sea con sus discos y actuaciones o componiendo para otros porque vive con la música en sí y no hay un día en su vida que no toque o piense en algo que sirva para componer.


Puedes conocer más sobre el artista en sus redes sociales: