viernes, 23 de septiembre de 2016

6

Encuentro con Fernando Fabiani sobre su libro Vengo sin cita.


Vengo sin cita es de esos libros que reúnen dos cualidades difíciles de conjugar y que en este caso el objetivo se ha cumplido con creces, enseñar desde el humor  tocando un tema tan importante como es la salud.

 Un servidor que de vez en cuando tiene que acudir al médico se toma ese rato en la sala de espera como un lugar interesante porque disfruto de la espera con un buen libro, pegando la oreja a alguna receta que los vecinas se intercambian, enterarme de lo que se cuece en el barrio intentando volver la cara y los sentidos cuando de males versa la conversación. Creo que lugares como ese son caldo de cultivo para buenas historias, momentos de los que se puede aprender usando lo que nos rodea como experiencias que valorar.

Hablar con Fernando Fabiani es un placer porque transmite pasión por aquello que hace, contagia valores e intenta demostrarte que son válidos a través de algo tan sano como el humor, sin obligar a nadie pero invitando a pasar a su mundo que tarde o temprano alguna vez ha sido nuestro.





Vengo sin cita es un muestrario de situaciones reales pero rocambolescas, surrealistas, divertidas e incluso tiernas que hará las delicias de los sanitarios y de los lectores/pacientes que hayan pasado varias veces por la consulta de su médico... con o sin cita.


Libros en el petate: Con las anécdotas que surgen en todos los trabajos, se podrían sacar libros similares a este. Tú como llegas a dar el paso, como surge o cuando es el momento en que decides planificarlo y ponerte a ello.

Fernando Fabiani: Llega desde dos convencimientos o vivencias, una la vivencia sanitaria y la otra desde una faceta que cultivo mucho que es el teatro. Yo hago teatro y además dirijo una compañía de Clown en la que nos dedicamos a hacer reír fundamentalmente.

Como médico de familia estoy convencido de que no se hace todo lo que se debería por la formación sanitaria, por la educación sanitaria y entonces me surgió el decir si el humor lo estábamos utilizando lo suficiente para esto. Que hay humor es evidente, que pasan cosas divertidas en la consulta también, desde anécdotas, frases, etc. Se podría aprovechar esto para intentar educar un poco en salud, dar algunos mensajes sin pretender ser dogmático ni dar grandes discursos, pero dar pequeños mensajes que puedan ayudar a la gente y me respondí que si y me puse a ello pretendiendo que fuera un libro de humor pero que te quedara algo de fondo. Creo que el humor es un vehículo fundamental para transmitir cualquier cosa y creo que en salud no lo hemos utilizado lo suficiente.

L.P: Viendo tu curriculum, médico, director artístico de la compañía Síndrome Clown, experto en Coaching, tiene uno tiempo de sentarse a escribir un libro.

F.F: El tiempo como para todas las otras cosas es cuestión de buscarlo, son escala de prioridades y uno se va organizando. Le dediqué un tiempo que estuve de descanso porque esto requiere meterte de lleno y aunque lo he podido compaginar con otras actividades ha sido ya en la fase de revisión, relectura, etc. En definitiva se creo principalmente durante el tiempo que estuve de descanso por la necesidad de tener la mente dedicada en exclusiva a ello y no distraerse con otras actividades.

L.P: Me ha resultado curioso que seas director de Síndrome Clown pero siguiendo la carrera artística del grupo no recuerdo que hayas llevado a su repertorio ninguna obra con temática sanitaria.

F.F: No, aunque lo hemos tocado un poco de perfil porque el concepto de salud se utiliza pensando en la enfermedad pero la salud son otras muchas cosas que el hecho de no tener enfermedad. Yo a muchos pacientes les he recetado ir  a ver una obra de teatro porque es lo que necesitan en ese momento y me lo han agradecido tal cual. Yo creo que siempre que uno hace humor está trabajando por la salud. Es verdad que no hemos hecho ninguna obra específicamente sobre el tema sanitario pero creo que el favor a la salud se le hace desde el momento en que se consigue arrancar una sonrisa a quien que lo está pasando mal en esos instantes.

L.P: en este libro colaboras con Laura Santolaya. Cómo surgió esta colaboración.

F.F: No estaba del todo previsto al principio pero conforme se fue configurando el libro tuve claro que el libro tenía que tener un aire desenfadado precisamente porque los temas sanitarios tiran un poco para atrás y lo que yo pretendo es todo lo contrario, que llegue al mayor número de personas posible y que nadie se resista a pasar un poco por él y me pareció que unas ilustraciones podían ayudar a esto. Mire opciones me decante por Laura porque la seguí desde hace tiempo y me parece que tiene un equilibrio perfecto entre ilustraciones simples y mucha información contenida en ellas. Le hice el ofrecimiento directamente y desde el principio estuvo encantada. No hay nada más que ver la portada para ver que las ilustraciones redondean el proyecto.

LP: Un libro con mucho dinamismo, el prólogo, el epilogo, las viñetas y algo que me ha encantado, la sección "Dijo el paciente" . Esta sección de donde surge.

F.F: Son frases diarias que ocurren en una consulta de un médico de familia, absolutamente textuales y me pareció que en un libro en el que se abordan entre otras cosas circunstancias que suceden en la consulta, que mejor forma que ver por un abujerito que escuchar literalmente las expresiones de algunos pacientes. Tiene dos cosas que son muy buenas, por un lado son muy divertidas y por otra nos damos cuenta de la riqueza del lenguaje que utilizamos. Hablamos de riqueza del lenguaje y pensamos en gente muy culta, leída o formada, pero la gente más sencilla, más llana tienen expresiones que detrás de ellas existe mucha retranca, ternura y mucho que decir y me pareció que era un complemento perfecto que ilustra muy bien muchas de las situaciones.

L.P: Algo que me sorprendió y para bien leyéndolo y releyéndolo es tu descripción de médico de familia. Qué es ser médico de familia.

F.F: El libro tiene muchos objetivos y uno de ellos es reafirmar el papel del médico de familia. Ser médico de familia es ser el medico de toda la vida, en el sentido en el que es el medico que tienes a tu lado para lo que necesites, el único medico al que le puedes pedir cita cuando quieras. Es el que te mira a los ojos y te escucha, el que tiene esa capacidad de quitarte el miedo frente a algo que no tiene importancia, que te puede señalar algo que debes mirar con más atención. El médico de familia no sólo te ve a ti, es también el medico de tu núcleo familiar y de tu comunidad y eso da un abordaje global y una perspectiva que hace tomarlo desde una forma psicosocial porque tratamos lo social pero también la parte psicológica y es una lástima que haya gente que no sepa que existe una especialidad que es medicina de familia que dura 4 años y siguen pensando que el médico de familia es el que acaba la carrera y no hizo especialidad alguna y acabo siendo médico general. Pues tas cosas hay que explicarlas y el libro es una buena excusa para hacerlo.

L.P: Pues ya aprovecha y descríbeme el libro para todos aquellos que a estas alturas ya empiezan a picarles la curiosidad.

F.F: Es un libro que te hará reír y conseguirá que te sientas identificado en muchas circunstancias, que hace que comprendas muchas cosas que antes no entendías y seas más protagonista de tu salud y de tu vida porque con ese humor te va a dar claves que pueden ayudarte a tener mayor autonomía en tu salud y esta es sin duda una de las cosas más importantes que tenemos y todo ello siempre con una sonrisa.

L.P: Humor, anécdotas y otros temas similares pero en este libro también encuentro mucha dosis de pedagogía, me da que has querido concienciar al lector en ciertos temas.

F.F: Sin duda, yo tenía claro una cosa y es que quería hacer un libro divertido pero a mí personalmente los libros sólo de anécdotas me pierden interés. Yo creo que el humor hay que utilizarlo para hacer algo y esto, extendido a los libros, al teatro, aprovechando esa vía para hacer pedagogía, a un nivel para entender un poco más a tu médico y lo que este ha pasado y haciendo un intento para que la gente comprenda ciertos temas que son muy importantes y sobre los que no reflexionamos como el abuso de pruebas y medicamentos, nos ponemos en manos de cualquiera para que nos pongan dietas que son una auténtica barbaridad. Creo que hay muchas cosas sobre las que debemos reflexionar y por qué no hacerlo con una sonrisa y ese ha sido en todo momento mi propósito.

L.P: En mi ha surtido efecto y he entendido muchos de esos aspectos pero por qué crees que a nivel institucional falla a pesar de carteles, campañas.

F.F: Hay un gran déficit en educación sanitaria y no hablo de normas, hablo de formarnos en salud, no tengo muy claro si es que no hay mucho interés al respecto. Muchas veces políticamente nos deslumbran con el trasplante de un brazo o sobre un tratamiento milagroso cuando hay veces que porcentualmente de eso se benefician muy pocos pacientes y en cambio de lo que nos afecta a todos diariamente, los problemas de salud diario nos dan con nuestro medico cinco minutos por consulta. Hay cierto hospitalcentrismo y nos olvidamos de esa medicina de trinchera, del contacto día a día. Entre eso y el déficit de educación sanitaria y los intereses de determinadas industrias, tanto alimentarias, farmacéuticas que muchas veces casi que crean enfermos para favorecer ciertas pautas de consumo que influencian al paciente y es ahí donde sí los médicos de familia deben hacer todo lo que está en nuestras manos para informar en salud y me gustaría que este libro aportara un poco de eso.

L.P: Me gusta ese puntito de crítica que tiene el libro, al hiper demandante, al consumo excesivo de medicamentos, etc. Pero que te han hecho los remedios naturales.

F.F: No, (risas), los remedios naturales nada, soy un gran amante de ellos. Pero hay que separar el remedio natural (un dolor de garganta se cura con un vaso de leche caliente antes que con cualquier medicamento). Otras cosas son determinadas industrias que se han montado con multitud de terapias, muchas de ellas sin ningún estudio científico que las avale. Lo que sí quiero asegurarme es de que la gente sepa que son “terapias” que no han demostrado eficacia y me veo en la obligación de informar ya que nunca se me ocurriría prohibir.

L.P: Continuando con la crítica y mojándote un poco, cómo ves el estado de salud de la sanidad andaluza.

F.F: Complicada, creo que la sanidad pública tienen una enfermedad crónica que es que es incurable porque cuando uno establece una puerta abierta a todo el que quiera venir sin coste, esto nunca va a ser rentable pero es que no debe serlo y cuando algo no es rentable en momentos de crisis esto es complicado pero yo quiero pensar que aunque sea una enfermedad crónica no nos matara y que no desaparecerá porque pienso que es vital que al ciudadano, ya tenga más o menos recursos económicos pueda ofrecérsele atención sanitaria.

L.P: Yo he sacado en conclusión que al final uno tiene que conocer su cuerpo y que una de las mejores medicinas es el humor. Estás de acuerdo.

F.F: Completamente y que al médico hay que ir lo justo y necesario, que el sistema sanitario es peligroso. Es peligroso cualquier acto médico, cualquier pastilla si uno le las indicaciones, puede tener un montón de efectos secundarios. Los médicos deberíamos poner en la puerta “Entrar en la consulta tiene riesgos” porque todo lo que hacemos los tiene. Hasta cualquier prueba que se haga un paciente puede llevar encadenado una serie de actuaciones que desemboquen en otros riesgos. La sanidad es útil cuando es necesaria, cuando hacemos un abuso de ella, estamos poniendo en riesgo nuestra salud.

L.P: Por qué usas a Teo (el protagonista) y no has usado a Fernando Fabiani.

F.F: El uso de Teo tiene dos partes, una es porque aunque lo que aparece en el libro es absolutamente verídico, esto no es una biografía y no querría que lo fuera. He seleccionado determinados contenidos para ciertos fines que hemos comentado y luego por otra parte, cuando uno busca el humor aunque sean hechos reales, el humor por definición exige un punto de exageración, de provocación y acidez que yo estoy encantado de explotar pero que traduce exactamente lo que yo pienso (por ejemplo a mí al contrario que Teo me encanta que mis amigos me consulten si necesitan de mi profesión).
Otro motivo es que me pareció interesante hacer un pequeño homenaje puesto que realmente el nombre de Teodoro Jarcia es una transformación del nombre de un médico británico, Sir Julián Tudor Hart que describió la ley de los cuidados inversos y que es una de las leyes más importantes de la medicina y que dice “A las personas que más cuidados necesitan se les suele cuidar menos y a las personas que menos  cuidados necesitan se les suele cuidar más”. Esto es una cosa que debemos tener muy en cuenta porque si nos relajamos se nos escapa y me pareció muy bonito hacerle un guiño oculto a este hecho.

L.P: Por curiosidad, intuyo que podría haber una segunda parte.

F.F: No lo sé, es algo que no me he planteado con total sinceridad pero si es verdad que hay temas que se han quedado en el tintero y que por lo tanto podrían venir en una segunda parte  pero también es cierto que en esta aventura que es la escritura cuando uno se pone a escribir se te encienden otras cosas que me apetecería escribir  también con humor pero hablando de otros temas, así que hay para otro libro por supuesto pero si existirá ese libro o antes habrá otra cosa aún no me aventuro a contestar.

L.P: Es que al final me ha parecido que dejabas una puerta abierta.

F.F: Si porque esa puerta tiene que quedar abierta, hay mucho aún por escribir y me encantaría que otros compañeros siguieran esa línea, la de utilizar el humor para decir cosas importantes y ayudar a la gente a que divirtiéndose aprenda cosas importantes de su salud.




L.P: A mí me ha gustado mucho, creía que iba  ser un libro con mucho más humor y tiene el justo y necesario para que no sature y además enseñar una serie de cuestiones muy importantes.

F.F: Muchas gracias, creo que hay que llenar ese vacío que existe en la educación sanitaria personal de cada uno.

L.P: Fernando muchas gracias a ti por todo, ha sido un verdadero placer pasar consulta contigo.


F.F: Gracias a ti.

lunes, 19 de septiembre de 2016

6

Acto de creación-Act of creation. Diego Agúndez.

Hay libros que son muy personales, tanto que lo que gusta fervientemente a unos, otros no llegan a comprender las cualidades que le hacen especial. Este que hoy os traigo quizás sea de esos libros que uno conecta con ellos desde los primeros compases, un libro que te explica lo que tú piensas pero que nunca te has atrevido a explicarlo con esas palabras ni has sabido expresarlo de esa forma tan curiosa ante lo demás. Este libro es un claro ejemplo que la poesía y la ciencia no están reñidas y que por absurdos que en ciertos momentos puedan parecer algunos versos no hay nada como verlo todo en conjunto para darse cuenta que vivimos muy coaccionados por la falta de libertad de pensamiento. 


Título: Acto de creación-Act of creation.

Autor: Diego Agúndez.

Editorial: Cuadernos del laberinto.

Año: 2016.

Género: Poesía.

Páginas: 63 páginas.

ISBN: 978-84-945357-4-1.

Precio: 10 euros.




Sinopsis: 


Sentado en una terraza, Diego Agúndez medía opciones para sus vacaciones de verano cuando sufrió un deslumbramiento. Masivas galaxias, agujeros negros, la luz del sol fueron de repente abriéndose paso entre otros pensamientos más mundanos, y su pequeño propósito de irse a la playa quedó difuminado entre otros viajes de otra enjundia, como el lanzamiento de la sonda espacial «Voyager», la conquista de México o el deber de educar a los hijos.

Este libro es el resultado de tal deslumbramiento. Es un acto de creación distinto a cualquier otro. Es un poema largo y un poema corto. Un pequeño viaje dentro de un gran viaje, la historia de cómo cualquier momento podría desatar la conciencia de nuestro paso por la vida.

Por ACTO DE CREACIÓN deambulan como figurantes Yuri Gagarin, escritores clásicos y jóvenes poetas, una vecina pesada, un físico iraní o un barrendero de barrio. Sonámbulos en sus distintos espacios y momentos, todos ellos son revividos en un big bang controlado, un acto único de lenguaje que sitúa como condición previa del conocimiento a la propia voluntad de imaginarlo; es decir, el poder creador como testigo y refugio de nuestra condición humana.
(sinopsis facilitada por la editorial)

viernes, 9 de septiembre de 2016

17

Un hombre lobo en El Rocío. Julio Muñoz Gijón.

Hoy reseño uno de esos libros que todo doctor debería prescribir contra la tristeza, la apatía o el aburrimiento. Una historia de esas que cuando te das cuenta tienes un pellizco metido en el costado de reírte o te sorprende la carcajada más grande en mitad del tren, el bus o la consulta del médico y todo el mundo se vuelve para mirarte mientras hundes la mirada en las páginas y te tapas la boca para contener la cascada de risas y perdigones que provoca la situación. Ha llegado un clásico del humor en los últimos tiempos y viene para fomentar corrillos en los bares alrededor de Cruzcampo fresquita y platito de adobo comentando las últimas ocurrencias del Rancio.



Título: Un hombre lobo en El Rocío.

Autor: Julio Muñoz Gijón. @Rancio.

Editorial: El Paseo.

Año:2016

Saga: 1/3

Género: Comedia, thriller cómico

Páginas: 208 páginas.

ISBN: 978849550928.

Precio: 15 euros.





Sinopsis: 

Jiménez y Villanueva se enfrentan al caso más difícil de su accidentada carrera detectivesca. Rancios y modernos están organizados por igual, y amenazan con una guerra abierta. El grupo KTR (“Kill the rancios”) amenaza con una acción jamás pensada. Todo apunta a la aldea de El Rocío, donde se ha corrido la voz de que hay una extraña criatura que le hace cosas terribles a aquellos que aún llevan ambientadores en forma de pino en el retrovisor, o a esos otros que toman carajillo en vez de frapuccino. Jiménez tendrá que hacer el papel de su vida como infiltrado. Pocos en la brigada saben realmente a qué tipo de bestia se están enfrentando...
(sinopsis facilitada por la editorial)

Puedes leer el primer capítulo aquí:


domingo, 4 de septiembre de 2016

14

Ojos azules. Arturo Pérez-Reverte.

Los libros de Pérez-reverte fueron y siguen siendo un clásico en mi casa y aunque en su día los devoraba, llegó un momento en que se seguían comprando aunque después no hubiera prisa en leerlos (salvo los de mi querido Alatriste). Hoy es placer traer hasta aquí una reseña de un autor que tan buenos momentos me ha dado y tantas citas he apuntado proveniente de sus libros.


Título: Ojos azules.

Autor: Arturo Pérez-Reverte.

Editorial: Seix Barral.

Año: 2009.

Género: Relato historico.

Páginas: 68 páginas.

ISBN: 9788432243226

Precio: 10 euros.


Sinopsis:

La noche del 30 de junio de 1520, Último día de los conquistadores en Tenochtitlán, es conocida como "la noche triste". Los aztecas saborean su próxima venganza mientras los españoles se aprestan a huir entre la lluvia, dejando atrás la promesa del oro por el que cruzaron el océano. Todos, menosuno. Un soldado de ojos azules que no está dispuesto a soltar un saco lleno del preciado metal. Ni aunque tenga que arrastrarse entre el barro, las vísceras y la sangre de sus compañeros, ni aunque ello suponga su captura. Una historia de violencia, de ambición y mestizaje, que resume la noche más dramáticas de la conquista de México.
"Miniatura magistral de la escritura de Pérez-ReverteOjos azules me trae a la memoria cierta frase de Emerson que solía recordar Borges: comprendiendo un momento de la vida de un hombre, podremos comprender toda su vida. Del mismo modo, quien lee Ojos azules no sólo percibe la vida entera del soldado que la protagoniza, sino el alcance y significación del extenso episodio épico en el que se inserta, y, en otro sentido, la dimensión de toda la numerosa, variada y rica trayectoría narrativade Arturo Pérez-Reverte", Pere Gimferrer


(sinopsis facilitada por la editorial)


jueves, 11 de agosto de 2016

7

Encuentro con Mari Pau Domínguez sobre su libro La corona maldita.


Conversar con Mari Pau Domínguez sobre sus libros además de estar convirtiéndose en una bonita costumbre, es un verdadero placer y eso que siempre me intimida “entrevistar” a un entrevistador consumadodesde mi más humilde pasión y afición por hablar y preguntar sobre sus libros a los autores con los que tengo la suerte de cruzarme.



Un rey obsesionado con el tiempo y la muerte. Una reina dispuesta a todo por el futuro de sus hijos. Una relación marcada por la lujuria, el temor y la intriga.
Abrumado por el peso de una corona que nunca deseó, Felipe V encuentra en Isabel de Farnesio, su segunda esposa, a una mujer inteligente y ambiciosa, además de a una ávida cómplice en sus escandalosos juegos de cama.
Pero ni siquiera la reina puede vencer los enormes miedos y ataques de melancolía que asaltan a Felipe cada vez con más frecuencia. El rey vive acosado por las sospechas de que una maldición se cierne sobre su figura y sobre su dinastía, la de los Borbones. Cuando la obsesión empieza a hacer mella en su ánimo, acaba por convencerse de que solo su abdicación podrá salvar a España, y a sí mismo, del abismo del caos.
Con su magistral sensibilidad narrativa, Mari Pau Domínguez nos abre la puerta de las alcobas reales para mostrarnos la atrevida intimidad del primer rey Borbón y su compleja relación con el destino que habían marcado para él


Mari Pau va de menos a más en la conversación y sobre todo cuando ve en las preguntas una oportunidad para explicar y defender su novela, La corona maldita, una obra sobre la vida de Felipe V, un monarca que he encontrado muy  interesante y que la autora nos da la oportunidad de descubrir en su novela de  forma muy documentada pero no falta de entretenimiento.  Mari Pau se atreve a meterse hasta los aposentos del monarca y muchas veces a analizar la mente de Felipe V en una lucha de este por vivir una vida no elegida y que sus problemas de salud convirtieron en un infierno en muchas ocasiones.


A lo largo de treinta minutos la conversación se tornó pasión por la historia y es que es increíble como dos personas que no se conocen pueden llegar a congeniar en tan sólo unos minutos cuando de por medio tercia un tema que les apasiona como es la historia. Fue un segundo encuentro con la autora que me reafirmo las impresiones que tuve de ella en aquella primera ocasión, es una persona que le apasiona la historia, por sus palabras se vislumbra que se documenta hasta la saciedad y que no hay mayor placer para ella que poder debatir sobre su libro de tú a tú.

 Al final las conclusiones a las que llegó es que este es un magnífico libro para conocer a un monarca que significo un cambio de era en la monarquía española y que como bien dice Mari Pau, en la historia de España hay personajes que dan para más de una novela y que aún están por descubrir.

Esta fue la conversación con la autora sobre La corona maldita


martes, 9 de agosto de 2016

11

Encuentro con Benito Olmo sobre La maniobra de la tortuga.


Hablar con Benito Olmo es todo un placer pues durante la conversación se transforma como  camaleón de los que tantos hay en su tierra y muda la  piel a medida que la conversación lo requiere y él lo estima oportuno. Ahora es escritor, de vez en cuando aparece el lector empedernido de novela negra y cuando la confianza se asienta  asoma su lado bloguero. De forma distendida se desarrolla la conversación hasta el punto que uno se contagia de la ilusión que transmiten  sus palabras. Transpira literatura por todos los poros de su piel y eso se nota cuando habla, discurso preparado parecen sus frases y sentencias de literatura hechas coloquio sus pensamientos.  Pero poco a poco uno va dándose cuenta que no está ensayado su discurso sino que Benito Olmo cree tanto en lo que dice y defiende con tanta pasión su obra que por momentos tiene algo de vendedor de sueños, de paladín de la novela negra que ha hecho que su obra este llena  de momentos pegados a las páginas de su libro siguiendo a un tipo  feo con placa que no siempre usa de la forma más correcta, sopesando si llegado el momoento sería buena compañia de barra de bar  pero cuya honestidad esta fuera de toda duda al igual que este escritor de Cádiz todo un espejo donde aprender la ilusión por subir escalones poco a poco como bien dice él con tesón, ilusión y aprendiendo de los mejores sin olvidar que tiene muchas historias que contar y que trabajará duro para intentar que lleguen a nosotros.

No hablamos de carnavales porque no hubo tiempo pero si hablamos de su nueva novela publicada con Suma de Letras y que le ha deparado muchas reseñas positivas y por mi propia impresión y la de muchos lectores creo que al autor le espera repetir personaje y esperamos que este sea el comienzo de un nuevo escritor consagrado que seguir.




Libros en el petate: hace tres años tuve tu segundo libro entre mis manos y hoy con La maniobra de la tortuga, tu tercera novela tengo que preguntarte si ha cambiado mucho el Benito Olmo de sus dos primeros trabajos a este.

Benito Olmo: Yo creo que sí. Desde el punto de vista de estilo y escritura es inevitable, somos lo que leemos, lo que escribimos y al final escribir y tanto leer vamos evolucionando y vamos aprendiendo. Yo he aprendido mucho en este tiempo aunque sigo cometiendo muchos errores y los que cometeré pero tengo mucho margen de mejora y todos mis esfuerzos van en esa dirección en seguir escribiendo y en hacerlo cada vez mejor.
Desde el punto de vista como escritor, el paso de autoeditado a Suma de letras ha sido brutal, abrumador ya no solo por la exigencia a la hora de que la novela estuviera lo mejor posible, dedicándole muchísimas horas, sino a la distribución que tiene Suma ya que ahora llego a un público que antes era impensable llegar. Que te llamen de librerías o lectores de muchos sitios que antes ni te conocían es una pasada.
Sigo siendo el mismo a pesar de que las circunstancias han cambiado y han cambiado muchoy yo he intentado adaptarme.

L.P: Algo de nervios habrá porque esto es como jugar en primera división.

B.O: Esto es como llegar a primera división, yo soy el Eibar, ya estoy en primera y ahora toca mantenerse. Es un logro estar en Suma de Letras pero no deja de ser un escalón más, tras este viene la segunda parte, defender la novela para que haya más novelas con Suma de Letras y una continuidad. De la respuesta de los lectores dependerá que esta sea la primera de una serie de novelas que publicaré con Suma o Penguin a lo largo de los próximos años o una bonita historia convertida en anécdota que quedó en mi camino.

L.P Yo que he visto como te has movido con tu blog, tus libros y el recorrido hasta llegar aquí creo que por libre lo has hecho bastante bien. Ahora que tienes más medios se puede decir que no tienes techo.

B.O: Yo aún tengo el instinto del autoeditado, aún llamo a las librerías para promocionarme y estos se quedan asombrados de que no deje esa labor al al departamento de promoción de la editorial. Si antes vendía libros para justificar la gasolina y poder ir a las ferias, ahora tengo que vender para conseguir una continuidad.

L.P: Tengo una curiosidad, esta es la novela que decías tener preparada aquella vez que coincidimos en la presentación de Dolores Redondo en Sevilla.

B.O: Esta es otra, aquella iba a salir con una editorial pequeña pero hubo algunos desacuerdos entre ambas partes y quedó ahí la cosa. Hubo un acuerdo pacífico entre la editorial y yo para no continuar adelante y esa novela ha quedado para un futuro. Fue en aquella época cuando tuve la oportunidad de publicar esta y decidí concentrar todos mis esfuerzos en La maniobra de la tortuga.

L.P: Piensas que la novela negra esta teniendo un momento dorado y la gente que siempre ha leído este genero puede que no comparta mi opinión. Que puedes decirnos tú.

B.O: Por un lado está la novela negra como reflejo de lo que sucede en la vida. Todo es inevitable que se refleje en lo que escribimos y en ese sentido la novela negra como espejo donde mirar lo que sucede a nuestro alrededor esta viviendo un gran momento. Por otro lado el mercado al escribirse mucha novela negra y existir un gran auge que es demandado por mucho público hace que haya gran variedad de algo en concreto y cuando sucede esto no siempre va acompañado calidad y eso es inevitable y se esta publicando mucha novela que no es negra y se cataloga como tal para vender. En segundo lugar hay novelas que se publican por ser del género negro cuando en otros tiempos no se hubieran publicado por falta de calidad o porque le falta tiempo de maduración, esto hace que se publiquen muchos títulos y la media de calidad está bajando.




L.P: Algo parecido ocurrió con la novela histórica en su momento con la aparición del Código Da Vinci.

B.O: Lo mismo hay novelas que son maravillosas y como ejemplo pongo a Santiago Posteguillo y luego puedes ver mucho relleno. Siempre que hay una moda se inundan las librerías con ese fenómeno.

L.P: Hay distintos tipos de novela negra. La tuya cómo es.

B.O: La mía es una novela negra muy rápida, vertiginosa. Coloco a un personajes y este avanza como un tráiler chocando contra todos los obstáculos que van saliendo a su encuentro mientras sigue su camino hasta el final porque cree en lo que hay en ese final del camino. Yo creo que la novela negra debe ser así, muy ágil, menos descripciones y darle al lector una historia que no pueda parar de leer, y es lo que he intentado en esta novela, que sea rápida, fluida y con mucha acción, una trama donde pasen muchas cosas en poco tiempo para atrapar al lector.

L.P: Es una novela negra de corte clásico.

B.O: Muy clásico aunque este ambientada en época actual tiene un corte muy clásico, con un personaje muy heterodoxo, repudiado por sus compañeros y superiores, con muy pocos amigos, con problemas de control de la ira. Una especie de llanero solitario con un ideal de justicia en la cabeza y que no cambia por nada y sigue ese código hasta sus últimas consecuencias. Un detective solitario e incomprendido.

L.P: Háblanos un poco de él, qué personaje vamos a encontrarnos y por qué Bianquetti.

B.O: En Cádiz hay mucho apellido italiano que proviene de los comerciantes de antaño (Escapacini, Bianquetti, Rossi, Rossetti, Planteri, etc) es un guiño a la ciudad y a esa tradición italiana que mucha gente no sabe.
El personajes de Bianquetti es un personaje que ha vivido muchos desengaños, lo ha pasado mal, ha sido ninguneado y ha sido tratado mal sólo por hacer su trabajo y esto hace que llegue a Cádiz resabiado, castigado y decide pagar a sus superiores con la misma moneda y se dedica a no hacer nada, a ser pasivo hasta que tiene lugar el asesinato de la chica y entonces se despierta su código de investigador y ya no puede parar. El otro día una periodista me comentó que mi personaje era antipático y entrañable y eso es lo que le resultaba y le hacía tan magnético al lector.

L.P: Estos personajes perdedores con aristas con un lado bueno y otro más oscuro por qué crees que son los más magnéticos como dices, de la literatura.

B.O: Yo creo que todos somos imperfectos. Yo no soporto cuando me ponen a un investigador que es más listo y guapo que la media. Creo que nos identificamos con los perdedores, con el que tiene que bregar con un jefe cabrón, gente que le cuesta llegar a fin de mes. Habrá quien le gusten los personajes perfectos pero yo los odio.

L.P: Hablando de oscuros y grises, aquí “Cádiz no es tanta tacita de plata, más de plata que tacita, la que siempre resucita or más veces que se muera, y es más Cádiz tacita de plata la isla encerrada entre el viento y el mar”. Por qué un Cádiz tan gris.
B.O: Porque como dicen Los millonarios que son los que cantan las letrillas que antes has mencionado, porque ya esta bien que nos vendan, sobre todo fuera de nuestras fronteras un Cádiz todo alegría, carnaval, chirigotas y los que vivimos y conocen un poco más de esta ciudad sabemos que no es así. La gente sonríe de cuando en cuando, es la ciudad con más desempleo de España, una ciudad con muchos problemas, con muchas sombras, que muchos gaditanos se empeñan en mostrar como si no ocurriera nada y que se vive en un constante ambiente de fiesta y alegría y no puedo negar que no tengamos de eso pero en Cádiz también hay muchas sombras. Para mi ha sido todo un reto y tenía muchas ganas de mostrar eso.

L.P: Cádiz es otro personaje más.


 B.O: Si, Cádiz es una parte de la novela que le da un toque diferente, un carácter distinto. En una reseña me dijeron que la novela olía a oscuridad, a sombras y a salitre. En la novela hay mucho de Cádiz, de levante y el poniente y aunque podría desarrollarse en cualquier otro lugar, Cádiz le pone un sello significativo.

L.P: En eso estoy de acuerdo contigo, tu novela huele. Huele a preservativo en polígono, a sudor, a levante molesto...

B.O: A contenedor de basura en la zona vieja, a levante molesto (risas).

L.P: He encontrado una novela donde te defiendes muy bien con la documentación y te atreves a hablar de todo.has tenido alguna sorpresa, anécdota, soborno, etc.

B.O: (Risas) Sobornos ninguno hasta el momento pero si he tenido una gran ayuda de mi amigo Carmona que es criminólogo recién doctorado y muy entusiasta y todo el tema forense, policial me ha ayudado mucho (descripción de una sala de interrogatorios que son iguales en toda Europa, custodia de prisioneros, etc), también le he preguntado a Cesar Pérez que tiene un contacto en la policía y está bien informado de estos temas. Son detalles que hay que respetarlos porque los lectores son más listos y te van a coger las faltas del tirón, no puedes permitirte fallarle a un lector y es un trabajo duro porque a lo mejor te lees cuatro libros para terminar escribiendo dos líneas.

L.P: A mí me has convencido, me puedes haber engañado pero reconozco que tu forma de contarlo lo hace del todo creíble.

B.O: En esta novela hay mucha documentación pero no puedes ponerlo todo sino dejar caer información dejando constancia de que sabes muchas cosas pero sin contarlo todo. Hay que construir un andamiage para darle forma a la novela pero cuando esta terminada esos andamios deben desaparecer ya que si nos enfrascamos en muchos datos corremos el riesgo de que el lector se pierda.

L.P: Se me olvida el caso, Cádiz, Bianquetti cuando entra en escena Cristina. Tengo que felicitarte porque has tratado el tema de la violencia de género con gran acierto.

B.O: Yo estaba preocupado porque es un tema tan delicado y desagradable de contar que es muy fácil pegar el patinazo.

L.P: En líneas generales tu novela con la trama principal se sostiene muy bien por si sola, a qué se debe que metas ese tema en la novela.

B.O: Yo tenía muchas ganas de escribir sobre la violencia de género y sobre las victimas y como te decía estaba preocupado por como hacerlo debido a lo delicado del asunto a tratar. Lo he pasado mal porque no es plato de buen gusto tratar estas cosas pero quería hablar del miedo, de la gente que vive con ese miedo de forma constante, obligada a convivir con ese miedo como un aspecto más de su vida y a llevarlo donde vaya. Yo he intentado tratarlo con el mayor respeto y fue difícil recopilar información porque el tema de la violencia de género ya que está envuelto como en una especie de tabú o secretismo a la hora de hablar de él.
Una de las anécdotas que cuento en la novela me paso a mí y ahí es cuando te das cuenta que en muchos casos estas personas están vendidas.
Lo he pasado mal escribiéndolo y he intentado que sea una historia de miedo , de venganza pero al mismo tiempo también de esperanza y optimismo, de esas ganas que tiene Cristina de empezar de nuevo, de una segunda oportunidad. No es una novela de violencia de género pero sí que está muy presente y es parte de la historia.

L.P: Tu novela no es descriptiva al máximo pero en ese aspecto tiene muy buenos detalles que la hacen ser muy visual y en este aspecto me hace gracia imaginarme a Bianquetti y su frase “los vicios de uno en uno” y las trabas que tiene a la hora de fumar. Este país esta coartando la libertad de nuestros héroes novelescos a la hora de crearlos.

B.O: Puede ser pero ese es el desafío al que tenemos que enfrentarnos los novelistas y ante las leyes hay que buscar la manera de adaptarse. El otro día comentaba con otro escritor que era muy tentador ambientar una novela en los años ochenta cuando no había móviles, pruebas de ADN y ese es el desafío, escribir intentando estar acorde a los tiempos en los que estamos.

L.P: Por curiosidad. Este libro esta plagado de pequeños guiños a la hora de poner nombres o yo estoy sugestionado.

B.O: Alguno que otro hay, Silva por Lorenzo, Cesar Vidal por Cesar Pérez aunque su personaje no guarde mucha relación. Roque el periodista está inspirado en Oscar Lobato un periodista de Cádiz con unas novelas brutales en las que rescato de una de ellas el nombre de un periódico que uso yo también en mi novela.

L.P: Por último, a mitad de la novela ocurre algo que yo no esperaba y a partir de ahí todo se desarrolla de manera más vertiginosa si cabe y los personajes actúan de una forma más alocada. Estaba todo esto preparado o surgió mientras lo escribías.

B.O: Lo tenía medio preparado pero siempre hay cosas que van surgiendo y otras que luego ví que no funcionaban y que tuve que adaptarlas. Hay muchas cosas que ya estaban en la idea original pero otras las añado por el camino con la intención de ir engañando al lector todo lo que pueda siempre buscando un giro más intentando sorprenderlo de ahí que haya tantos giros. El desafío es que el lector se crea la novela negra que está disfrutando.

L.P: Benito muchas gracias por todo y siempre es un placer hablar contigo.

B.O: Muchas gracias a ti y espero que nos veamos pronto de nuevo.
 

viernes, 22 de julio de 2016

7

Encuentro con Flavia Company sobre su libro Haru.





Prisas, una enfermedad no catalogada dentro del sistema sanitario de este país pero que está muy presente dentro de nosotros y de nuestra vida. Eso es lo que yo tenía cuando llegué al hotel dispuesto para cumplir con mi cita con Flavia Company sobre su libro Haru, una autentica preciosidad por dentro y por fuera y con una sinopsis muy significativa “Después de leer la historia de Haru, leerás tu vida de otra manera”, corta pero directa para que pedir más sobre todo cuando es sincera o al menos amenaza con serlo, otra cosas es que uno quiera cambiar o sea de esos que resisten ante todo lo que trae aires de renovación que amenaza con limpiar las ideas preconcebidas y no explicadas ni razonadas.

Como os decía andaba con esas prisas cuando conocí a Flavia Company y mi mundo se paró, o más bien fue más conscientes de todo lo que me rodeaba, la luz que inundaba el patio andaluz donde conversábamos, el canto de los pájaros, sus palabras todo ello ajeno a mi hasta que sin saberlo ella me fue convenciendo que existían.

Complicado no sentirte atrapado por Flavia, con su acento argentino gastado por años en España que aún resiste a perder el recuerdo del acento, por sus palabras que suenan a convencimiento y a verdad en su boca acompañado de una mirada franca y directa, tanto que uno convierte la conversación en un cara a cara por no perder el duelo.

Mis preguntas se convirtieron en sus respuestas pero a la vez en mis dudas internas y en un serio propósito de leer su libro una segunda vez porque dejó claro que su libro es especial, yo ya lo creía antes de toparme cara a cara con ella pero salí convencido que disfrutar con él sin prejuicios ni juicios, desnudo para captar con cada historia mis propias enseñanzas y comprensiones sobre ellas.
El tiempo es juez y dicto que todo tiene un final y el compartido con Flavia llegaba a su fin con todo el dolor de mi corazón puesto que sin ella pretenderlo estaba obrando un cambio en mi forma de ver ciertas cosas y yo quería seguir reinventándome.

Vuelvo a casa esta vez sin prisas con la experiencia de haber conocido a una mujer muy interesante y de que bajo el brazo llevo un libro que cuenta una historia entrañable de la que uno puede sacar muchas enseñanzas sin que te obligue a ser sino a comprender.


La entrevista a continuación y sólo por lo que uno puede aprender de sus palabras ya merece la pena mostrar un poco de curiosidad.

Quien soy

SEVILLA, ANDALUCIA
Un lector errante, con mil aficiones entre las que un buen libro es un refugio perfecto para devorar en el camino de la vida. Si quieres comentarme algo: elcapifer@gmail.com

Sigo a

Entradas popula.

Archivo