miércoles, 2 de mayo de 2018

Encuentro con María Frisa sobre Cuídate de mí.





Feliz y despampanante nos encontramos a María Frisa. Imagino que el éxito de su nuevo libro Cuídate de mí y la sensación de haber parido a un “hijo” que llevaba gestándose tantos años y ver que  su resultado está siendo arrebatador (en mi modesta mi opinión solo se merece que le ocurran grandes éxitos) propicia la alegría y satisfacción que irradia haciendo promoción.



Conocí a María hace unos años y guardaba un grato recuerdo de nuestra anterior conversación por lo que acudí a charlar con ella sabiendo que iba a pasar un buen rato, como así fue finalmente. Me he encontrado a una María Frisa deseando saber la opinión de sus lectores, ver si los mensajes que lleva implícita su novela han calado, han hecho reflexionar al lector y les ha dejado pensando. Quiere conocer que sensación deja su final y no me extraña porque es de los mejores que he leído en algún tiempo.

Un libro que os reseñé aquí y del que María nos cuenta sus intenciones, ciertos secretos y las claves para poder finalizar su trabajo. Hablar con ella es fácil, no se esconde, responde a cualquier pregunta aunque sea delicada y si tiene que recalcar algo lo mete en la conversación aunque no le hayan dado pie a contestar eso mismo. Pero llega un momento que el juego de preguntas y respuestas se convierte en una charla distendida donde tienen cabida cualquier tema porque María habla mucho pero también escucha tanto o más.

Esta es María Frisa, la creadora de uno de los libros con los que más me he reído en mi historia de lector, capaz de ponerse seria y hacer una novela negra en la que no deje títere con cabeza dentro de una trama genial. con un final aún mucho mejor.


Libros en el petate: Me ha sorprendido más por tu trayectoria que por tu capacidad es ver a
maría Frisa en un género como el de la novela negra.

María Frisa: Yo en realidad siempre fui una autora de libros para adultos, de hecho esta no es mi primera novela negra, yo en mi pasado ya escribí una novela de este tipo y soy una gran lectora de novela negra y todo surgió cuando hace ocho años se me ocurrió una historia y un final (lo demás creo que lo he cambiado todo en esta obra) y estaba tan segura de ellas dos y no la he abandonado durante todo ese tiempo porque estaba segura que era una historia que tenía que escribir.

L.P: Ya me había comentado tú por las redes sociales que era un trabajo de ocho años. Se puede decir una vez leído el libro que lo bueno se hace esperar, pero por qué ocho años.

M.F: Ocho años porque a pesar de tener la historia, en ese tiempo me he escrito diez libros de “75 consejos”, dos de la otra saga, La madre de Pavlito (risa). He tardado ese tiempo porque en la historia había algo que no me cuajaba y hasta que no conocí a profesionales que trabajaban en la Unidad de Violencia de Género, antes no me gustaban las policías como me habían quedado, las veía muy arquetipo y como psicóloga para escribir un personaje tengo que ver las motivaciones y creo que todos tenemos ciertos prejuicios de como tienen que ser las mujeres policías y cuando conocí a estas dos personas, de repente lo vi todo tan claro que tuve incluso que reescribir las primeras cien páginas de la novela.

“La literatura o el arte para mí son de esas cosas de las que no sales indemne porque te hacen reflexionar y replantearte muchas cosas y si no es que no es arte”

L.P: Zaragoza en tu libro tiene un papel protagonista, podría hacerse un book tour.

M.F: (Risas) Sí, aunque mejor que me hagan una película de la novela. Yo como lectora de novela negra estoy un poco casada de que casi todas ocurran siempre en Madrid y Barcelona. Mi novela es una novela de denuncia social y para que sea realista tiene que desarrollarse en Zaragoza porque es la ciudad donde vivo y es donde sé en qué lugar están todos los escenarios donde ocurren todas las escenas. Yo quería que la ciudad fuera también protagonista y quería transmitir el calor de Zaragoza, una atmósfera cargada que viene muy bien para una novela que es un poco desasosegante.

L.P: Lo has conseguido puedo dar fe de ello.

M.F: Es que además Zaragoza es también una de las ciudades con la tasa de criminalidad más baja de toda España y yo quería transmitir la idea de que una historia como esta puede pasar hasta en Zaragoza, una ciudad con esa particularidad. A parte Zaragoza tiene el tópico de que es una ciudad muy fea y yo he querido desmentir eso y mostrar una ciudad que no sólo es el Pilar, una ciudad de palacios renacentistas,  que si Palafox se hubiera rendido y los franceses no la hubieran destruido, era una ciudad que se le denominaba la Florencia de las cien torres españolas.

L.P: Te puedo confirmar que quien no conozca Zaragoza con tu libro le va a picar el gusanillo.

M.F: Me alegro.

L.P: Hablamos de Lara y Berta, las dos protagonistas son reales.

M.F: Las dos protagonistas son ficción, yo conocí a dos mujeres policías, las únicas con las que he hablado y yo me sentaba con ellas y les pedía que me contarán un día de su vida y que me explicaran cosas que yo no terminaba de situar en la novela. Yo lo que quería ver es que hace un policía real en su día a día. Por lo que no cuajaba la novela es porque yo no terminaba de darle verisimilitud a la vida de sus protagonistas. De ellas he conseguido un montón de detalles curiosos y reales que anclan la novela a la realidad. Tengo que reconocer que las dos policías que conocí para documentarme, no se parecen en nada a mis protagonistas.

L.P: Para mí, son dos personajes brutales tanto en plano personal como en el laboral y familiar. He reflexionado mucho sobre esas mujeres que llegan del trabajo y tiene que ser madres y enfrentarse a una vida donde no hay tiempo para la relajación.

M.F: Es verdad, en la comisaría de policía de Zaragoza si eres mujer y quieres tener un hijo pasas a poder tener un horario de oficina de 8 a 15 horas pero es que hay mujeres que no quieren renunciar a su trabajo en la calle. Yo creo que con ciertos casos que ocurren como los desahucios, tenemos una imagen de los policías algo negativa  pero yo he visto un aspecto de los policías muy entregados con su trabajo que es de admiración.

L.P: Hablábamos de esos personajes brutales pero la trama tiene una carga reflexiva enorme. Qué te ha costado más trabajo, los personajes o la trama.

M.F: Los personajes seguro. De la trama lo que ha costado es buscar cómo llegar al lector y que ellos fueran intentando anticiparse a la trama y hacerles pensar en la resolución.

L.P: Medrano en tu libro es un policía que escribe novelas policiacas. Hoy en día el lector está a la que salta con cualquier error de documentación. Cómo ha sido tu labor de documentación. Te ha sorprendido la labor de la policía.

M.F: Totalmente, el teléfono que lleva Berta en el libro, lo lleva en la vida real una policía y esa labor de apoyo a las familias y de implicación emocional con las victimas me pareció brutal. Sé que no todos los policías son así y en el libro también he querido poner alguna pincelada del policía vago que dice que tal o cual labor no van en sueldo y que si se puede ir una hora antes lo hace. Mis policías yo si quería que fueran policías implicados porque los hay y son por lo que hay que romper una lanza.

L.P: Leyendo tu novela, otro de los aspectos que hay muchos, que me han hecho reflexionar y hacerte esta pregunta. Crees que falta conciencia social, que la gente solo se mueve a golpe de noticias o de efectos sensacionalistas.

M.F: Yo creo que nos movemos a golpe de egoísmo, que solo nos movemos si creemos que algo nos puede afectar a nosotros y de no ser así no nos movemos. Estoy convencida que como sociedad somos muy egoístas y pensamos que la violencia domestica son cosas que ocurren en otras familias, en otros barrios y que nunca nos va a salpicar.

“Estoy convencida que como sociedad somos muy egoístas y pensamos que la violencia domestica son cosas que ocurren en otras familias, en otros barrios y que nunca nos va a salpicar”

L.P: En tu libro llegué un momento en que perdí la cuenta de la cantidad de críticas a diversos aspectos de la sociedad que contiene Cuídate de mí.

M.F: Creo que hay tantas cosas que habría que cambiar o mejorar que a raíz del linchamiento que sufrí en las redes sociales que me hice más escéptica respecto al genero humano. Estamos entrando en una serie de sensacionalismos o de juicios paralelos que no son reales y no existe el silencio sobre casi nada y sobre cualquier cosa que pase tienes que ir corriendo a dar tu opinión.

L.P: Entonces el personaje de Santos Robles, a parte del papel que tiene dentro de la novela  lo has introducido en ella a raíz de todo lo que te pasó a ti en aquel linchamiento en las redes sociales.

M.F: Toda la subtrama del ciberacoso a Berta eso fue a raíz de lo que me ocurrió a mí. Da mucha rabia que alguien que te critica por un trabajo que ha costado tanto tiempo de realización y que ha provocado unas consecuencias tan negativas, semanas después de jacte que no ha leído ese libro que además está pidiendo que retiren.

L.P: Tras leer Cuídate de mí uno llega a cuestionárselo todo. Me das la razón en esta afirmación.

M.F: Totalmente, yo quería hacer este libro para esto, un libro que te haga reflexionar de un montón de cosas y del que no salgas indemne. No es que yo haya querido tocar ciertos temas, es que mientras iba construyendo la historia iban surgiendo por sí solos aunque seguro que me he dejado cosas en el tintero.

L.P: Hay una pregunta que se hace uno de los personajes en el libro y que hablando en este caso de novela negra, pienso que el lector no se llega a formular en muchas de las ocasiones. Hablo cuando la policía  está mirando la foto del hijo haciendo la primera comunión en una escena inocente  y se pregunta qué error cometió desde esa foto al momento de su muerte, en que se se equivocó.

M.F: Es una imagen que yo visualice, que salto tan grande de una imagen de un niño guapo vestido de comunión a la otra calcinado y acusado de violación. Pensar en ese momento de su vida en el que entre tantos caminos que uno toma en la vida, el momento en que eligió mal y le llevo a esas consecuencias.

L.P: Por eso te digo, tu libro me ha hecho ponerme en la piel del malo y pensar que le lleva a tener ese comportamiento.

M.F: Yo quería reflejar en mi novela que la línea entre víctima y culpable a veces es muy fina y muchas veces los verdugos en realidad son víctimas.

L.P: María ha sido un placer charlar contigo nuevamente y hacerlo de un libro tan bueno como este.

M.F: El placer ha sido mio y me ha encantado saber tus opiniones sobre la novela. 

5 comentarios:

  1. Qué pedazo de entrevista! Me ha encantado conocer un poquito más a María Frisa. Es encantadora. Y su novela, muy pero que muy recomendable.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  2. Super interesante, creo que aún me apetece más leer esta historia. Me da la sensación de que la disfrutaría muchísimo, la he fichado en eBiblio así que en cuanto pueda la leo ;)

    Besitos

    ResponderEliminar
  3. Tenía algunas dudas con este libro pero me las has hecho desaparecer :D

    ResponderEliminar
  4. Ay me apetece muchísimo leer esta novela, cuando salió no me atraía pero las opiniones que he leído son buenísimas y me han hecho quererla jeje
    Un beso!

    ResponderEliminar
  5. No he leido aún a María , aunque su libro esta en casa. Una entrevista super completa. Besos

    ResponderEliminar

Comentarios

Forman la familia

Leyendo

Próxima reseña

Contacta conmigo

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Pasaron por aquí

Sorteo El búho entre libros

Hasta el 24 Mayo

Sorteo De lector a lector

Hasta el 10 Mayo

Sorteo En tus libros me colé

Hasta el 18 Mayo

Sorteo Déjame leer en paz

Hasta el 24 Junio

Sorteo Libros

Hasta el 30 Junio

Reto Sabuesos 2017


/ 4 words. 17% done!

Reto Libros olvidados 2017


1/ words. 17% done!

Reto Genérico 2017


28 / 40 words. 17% done!

Reto 25 españoles 2017


35 / 25 words. 17% done!

Reto 50 libros 2018


1/ 50 words. 17% done!

Reto Leemos en digital 2017


17 / 12 words. 17% done!

Reto de la A a la Z 2017


14 / 29 words. 17% done!