viernes, 24 de marzo de 2017

10

Encuentro con Silvia Nanclares sobre su libro Quién quiere ser madre.



Unas horas antes de la presentación de su libro Quién quiere ser madre, Silvia Nanclares tuvo la amabilidad de compartir parte de su tiempo conmigo  para hablar de su novela, una obra prácticamente autobiográfica  y que narra la experiencia de una mujer que intenta ser madre a una edad donde todos piensan que ya se ha llegado al límite de lo permitido por la naturaleza.

Algo nervioso por hablar de un tema en algunos casos delicado, la voz de Silvia me  hechizó (yo recetaría su calidez como fármaco natural en momentos de ansiedad o como bien de interés mundial)  y obró en mí como bálsamo de confianza y familiaridad y me vi hablando con una mujer sobre niños, embarazos, literatura y lo que era un encuentro con cuestionario de preguntas por delante se convirtió en confesiones, impresiones sobre su libro, sobre la vida y la necesidad de aprovechar el tiempo porque como bien dice ella “ahora es nuestro momento”.


Este es un libro que sirve para comprender mucho mejor a las personas en su búsqueda por crear vida. 



Sinopsis
Dicen que detrás de toda mujer sin hijos hay una historia.
¿También detrás de las que los tienen la hay?
Justo antes de cumplir los cuarenta años, Silvia se enamora y poco después pierde a su padre. Es entonces cuando decide quedarse embarazada. Siente que la vida le debe otra vida.
Esta valiente novela autobiográfica va desgranando los hitos iniciáticos que atraviesa toda mujer cuyo deseo de embarazo se ve frustrado mes a mes: la urgencia biológica, la incertidumbre, el fantasma de la infertilidad, las reacciones de los seres queridos, el sexo mecánico, el desgaste de la pareja, los miedos y la reproducción asistida como horizonte. Pero no olvida lo bueno: el amor, la familia, los amigos y la pasión.
Quién quiere ser madre es la historia de un deseo, del ahora y del nunca, de decisiones y renuncias, de un profundo aprendizaje sobre la propia existencia. Una novela íntima sobre lo que ocurre cuando nuestros sueños nos retan: nadie sabe lo que viene después porque los acontecimientos se suceden sin pedirnos permiso y es ahí donde se puede crecer con fuerza y sin drama



Libros en el petate: Para los que no te conocemos. ¿Quién es Silvia Nanclares?

Silvia Nanclares: (Risas) Que buena pregunta. Silvia Nanclares es una mujer de alrededor de cuarenta años que se dedica a escribir pero que vive del periodismo cultural y que justamente antes de cumplir los cuarenta años pierde a su padres, se queda embarazada y como la escritura es su forma de vida pues decide contar todo esto en un libro. Estoy contando parte de la sinopsis de la novela como como coincide con quien yo soy pues aprovechamos).

L.P: Este libro es autobiografía.

S.N: Si, es una novela autobiográfica.

L.P: Cuanto hay de tu vida real en el libro.

S.N: Digamos que los dos procesos vitales importantes que se cuentan como son el duelo y el deseo de quedarme embarazada son cien por cien reales. Pero para contar eso de una manera digamos novelada y que tenga interés, algo de intriga y sus conflictos he metido situaciones y personajes que no existen en la realidad como por ejemplo mis tres amigas con las que quedo como grupito. Yo no tengo esas tres amigas sino que en esos tres personajes he volcado anécdotas de mis amigas. Tampoco  trabajo en la redacción de un periódico pero en ese espacio me daba pie para contar una serie de cosas que me venían bien para la novela. Digamos que la esencia es completamente real o verdadera y los escenarios y personajes que pululan por la novela no todos son reales.

L.P: Te ha costado escribirla al ser autobiográfica y tratar algunos temas en ciertos casos duros.

S.N: La verdad es que no, al revés, me ha ayudado en ciertos momentos en los que estaba escribiendo, sobre todo en la parte del duelo, para hacer exorcismo de cosas y con el tema del embarazo sí que me ha costado a veces comunicar situaciones que al pasarme en  tiempo real me costaba coger distancia.
Yo ya llevaba tiempo haciendo escritura autobiográfica y ya tenía algo de entrenamiento.

L.P: Tú tienes experiencia en escribir relatos pero esta es tu primera novela. Cómo has visto el salto.

S.N: Esto si me ha costado más. Toda la parte técnica de la novela, el largo aliento de soportar una estructura, componer  una trama y darle intriga. Una novela es la champion league y aunque hacer un relato es difícil, estar doscientas páginas manteniendo el interés no es fácil.

L.P: Mientras leía una frase de tu libro esta me ha hecho pensar que la crisis de los cuarenta no es un mito.

S.N: No, para mí no lo es. A mí me coincidieron tres zambombazos personales muy fuertes y para mí no ha sido un mito y para las mujeres mucho menos.

L.P: De una forma velada, en tu novela esa edad de los cuarenta es significativa.

S.N: Si. Para mí es un antes y un después y creo que para mucha gente porque en este mundo donde vivimos en el que se sobrevalora tanto la juventud y se deja de ser joven oficialmente a los cuarenta  todo el mundo te recuerda que tienes esa edad (aunque los cuarenta son los nuevos treinta y tú te sientas estupenda de la muerte). Ir a fiestas y sentirte la más vieja del lugar, cosas como perder a tu padre o ver la decadencia de tu cuerpo son las cosas que ocurren mucho a esta edad y pasan factura tanto a hombres como a mujeres aunque pienso que a estas últimas más porque nosotros tenemos el añadido del reloj biológico.

L.P: Tu libro me llamó la atención desde el primer momento y hablo en sentido literal con la cita de Marina Garcés que hay nada más comenzar. "Que no somos finitos cuando morimos, sino cuando nos sentimos impotentes y arrastrados por la inercia de lo que no queremos vivir". Esta cita es ley de vida y ves cómo la gente no lo cumple. Por qué cuesta tanto trabajo.

S.N: Vivir de una manera autentica. Yo creo que vivimos con la ficción de que vamos a estar aquí eternamente y eso es algo que con la muerte de mi padre me sacudió mucho. Yo vivía con esa losa de la juventud alargada pensando que lo que no hiciera hoy ya lo haría mañana y llega la muerte o temas como el de la infertilidad que son temas relacionados con el ahora o nunca y te das cuenta que vivimos con los estímulos de esta vida nuestra contemporánea que nos tiene desconectados de lo que es la vida real, muy corta y muy rápida.

L.P: La elegiste tú.

S.N: Si, sí.

L.P: Eso me lleva a pensar en todo lo que se queja la gente de sus cosas pero que no hacen nada por cambiarlas.

S.N: Totalmente, por qué no cambiar. Marina Garcés tiene una noción muy bonita de lo que ella llama "las cárceles de lo posible". Vivimos con la creencia de que solo podemos hacer o ser una serie de cosas y a veces hay que atreverse.

L.P: Algo genial que he encontrado en tu libro es estar leyendo sobre un tema y que de pronto ese tema te haga reflexionar sobre otro al que tus pensamientos te han llevado leyendo esa parte.

S.N: Me alegra escuchar eso y que lo hayas interpretado de esa forma tan bonita.

L.P: Al leer "Quién quiere ser madre" surge la pregunta. Quieren las mujeres ser madres.

S.N: Yo quiero ser madre y creo que muchas mujeres de mi edad, mayores o más jóvenes quieren ser madres pero a veces es un deseo que no se puede expresar porque parece que está mal visto. Si tienes cuarenta porque eres mayor y se te va a pasar el arroz. Si se lo dices a un hombre parece que lo quieres cazar y retener. Existen una serie de tabús y de miedos que hacen que las mujeres no nos atrevamos a decirlo claramente pero hay muchas mujeres que quieren ser madres.

L.P: Pero saben por qué quieren ser madres.

S.N: No, también hay mucha irracionalidad en el deseo de ser madre o de ser padre. Es una de las cosas yo creo que más difíciles de explicar, por qué queremos ser padres o madres. Esa pregunta es algo que también quería abordar en el libro. Todo el mundo te pregunta por qué no quieres ser madre pero nadie por qué lo quieres ser. Yo me sorprendí cuando yo me lo pregunté a mi misma, Me quedé en blanco y no lo sabía argumentar, sin embargo sabía que quería. Es un impulso que viene de muy dentro, ancestral.

L.P: Hace poco hubo cierto revuelo debido a unas declaraciones de la periodista Samanta Villar hablando sobre  la pérdida de calidad en la vida siendo madre. Por qué esa constante en reivindicar que un niño es una carga.

S.N: Yo alucino mucho con esa última tendencia. Por un lado se intenta romper con la idea de maternidad idealizada pero por otro parece que se ha puesto de moda cargar contra los hijos. Creo que tener un hijo es algo que se debe pensar mucho y no meterse a ciegas porque es una inercia social muy fuerte y el que menos y el que más tiene información de primera mano de lo que es tener un hijo o experiencias de convivir con amigos con hijos.

L.P: Lo digo porque es típica la frase en reuniones de amigos cuando algún hijo da mucha guerra y la madre o el padre dicen a los asistentes "no tengáis un hijo".

S.N: Fíjate que curioso que siempre lo dicen quienes tienen hijos.

L.P: Es como una reivindicación oculta de sufridores.

L.P: Volviendo a tu novela, está escrita como una tragicomedia.

S.N; Si totalmente. Voluntariamente quise meterle cierto humor y también cierta dosis de seriedad porque si al final no tienes ese niño puede conllevar una curación que es necesaria  debido a la frustración que eso conllevaría. El humor es deliberado y muy buscado para darle un poco de aire a la cuestión porque si no esto es un drama que nos puede. Somos muy lorquianos hablando de infertilidad, por eso aunque la cosa merece seriedad, si nos reímos un día no pasa nada.

L.P: Es lo que hablábamos antes, en este tema se tiende en ciertos momentos a potenciar lo dramático.

S.N: La gente en el fondo está encantada con sus niños, creo que casi todo es postureo a la hora de dramatizar.

L.P: La presencia femenina en tu libro gana por goleada pero me ha resultado curioso que menciones a Erika Irusta, pedagoga de la menstruación con la que tuve el placer de hablar sobre su libro hace unos meses sobre la insensibilidad de muchos hombre ante estos temas y no hablar de ellos con sus parejas. Por eso libros como los vuestros se agradecen porque hacen pensar al hombre sobre ciertas cuestiones que parecen estar vetadas. Entiendo que tú no cierras la puerta al hombre a Quién quiere ser madre.

S.N: Al contrario, mi libro es una invitación a los hombres y me gustaría que los buenos lectores me hicieran comentarios y opiniones.

L.P: En tu libro constantemente se habla de bienvenidas y despedidas y en medio estamos nosotros. Entre unas y otras, tal vez nos falte un poco pensar en nosotros mismos no crees.

S.N: Puede ser, no lo había pensado pero es una reflexión bonita y quizás tengamos que tener un poco más de conciencia de que estamos ahí y este es nuestro momento.

L.P Tu libro puede tomarse como un libro de viajes.

S.N: Si, un viaje personal, emocional en un tiempo muy fundamental en una persona y como un ritual en un momento que supone es un cambio importante. Al menos yo he vivido así esa época, no sé si habré logrado transmitirlo.

L.P: Es un relato del recorrido de una persona que se ve envuelta en todo un proceso como es el camino para la búsqueda de un hijo.

S.N: Una odisea llego a decir en algún momento y como se estructura en un calendario y el tiempo en ese sentido está muy marcado.

L.P: Hablando de tu experiencia. Cómo has visto ese mundo.

S.N: Te refieres al de la reproducción asistida. Pues como lo cuento, muy impresionante, comercializado e industrializado y a la vez muy avanzado tecnológicamente porque gracias a él es posible que yo pueda tener hijos. Es como una ambivalencia, por un lado agradeces que exista y por otro piensas que todo está en manos de las empresas, privatizado y muy ambivalente porque lo necesitas y a la vez lo rechazas.

L.P: En algunos momentos ese mundo parece una locura. Esa búsqueda puede llegar a ser una vorágine de situaciones.

S.N: Es muy loco, hasta que no entras no te das cuenta de la cantidad de recovecos que tiene y de todo lo que hay que aprender. Es como un supermercado  con cantidad de productos y tú eliges el que más te convenga. Es impresionante y escalofriante pero te alegras de que exista porque lo necesitas ya que sin ello estarías desahuciada.

L.P: Hay un papel que es el de la madre, un personaje muy curioso porque no pierde nunca la calma y puede parecer que en su época, aun no existiendo los adelantos de hoy el hecho de parir era más sencillo.

S.N: En este sentido sí. En aquella época casi no tenían otra opción salvo casarse, quedarse embarazada con 22 años y luego tener hijos. Parece paradójico esa situación y ese era otro de los propósitos del libro, contar ese salto generacional de los dos mundo, el mío y el que tuvo mi madre.

L.P: Qué sensación crees que podría producir tu novela en esos padres y madres.

S.N: Puede haber una radiografía que no les guste mucho, por ejemplo en el tema de la crisis, de cómo nos han educado porque mi madre una de las cosas que me dice es que se nos ha ido de las manos y que ya vamos un poco tarde a pesar de apoyarme a tope.

L.P: Creo que hoy en día tal y como están las cosas no es tan tarde.

S.N: Si pero mi madre con 42 años ya tenía una hija de 17 años. Todo esto puede venir porque en algunos casos un niño se ha convertido en la última Coca Cola del desierto y puede que esa sea el motivo de que en ciertos casos se proteja con mucho celo a los niños. Hoy en día se habla de niñas de 16 años cuando antes con esa edad ya casi eran adolescentes.

L.P: Un placer conocerte Silvia y disfrutar de tu libro.

S.N: Gracias a ti, me ha encantado la entrevista.

La autora: 

Silvia Nanclares (Madrid, 1975) es licenciada en Dramaturgia por la Real Escuela de Arte Dramático. Desde el ámbito de la escritura desarrolla proyectos teatrales, audiovisuales, literarios y de formación artística. Ha intervenido en la creación de contenidos para diferentes centros culturales, así como en investigaciones colectivas como #bookcamping. Desde 2012 colabora con eldiario.es y Periódico Diagonal con piezas de periodismo narrativo. Es guionista y locutora en el espacio radiofónico Carne Cruda. Actualmente forma parte de Pandora Mirabilia-Género y Comunicación, donde participa en proyectos como Un cuento propio. Es autora de los álbumes ilustrados infantiles La siesta y Al final, en colaboración con Miguel Brieva, y del libro de narrativa breve El Sur, instrucciones de uso. También ha publicado relatos en Revista Eñe, Sibila y Quimera. Quién quiere ser madre es su primera novela.


10 comentarios:

  1. Muchas gracias por esta entrevista tan comoleta que nos ha acercado un poquito más a esta autora. Besos

    ResponderEliminar
  2. Uuufff, tengo un nudo en la garganta y estoy a punto de llorar. Su historia es la mía, quizás con la salvedad de mis continuas pérdidas, pero me he sentido muy identificada, la reproducción asistida es una vorágine por la que no me apetece volver a pasar, la frustración que produce quererte y no poder es brutal, que la gente no te entienda también. Tengo que leer ese libro, pero antes tengo que recuperarme un poco. Tengo una duda, ¿ha conseguido ser madre? Me han encantado tus preguntas, que ya por sí solas dan para una interesante reflexión. Gracias.

    ResponderEliminar
  3. Querer y no poder (quería poner)

    ResponderEliminar
  4. Pues me ha encantado leer esta entrevista, se tocan tantos temas que ya se me ha olvidado todo lo que quería comentar aquí, pero me parece muy valiente haber escrito una novela con tantos toques autobiográficos y que, al final, refleja lo que muchas mujeres pueden llegar a experimentar.
    Yo soy joven (26 años) o eso me dicen jaja, y aunque no esté cerca de los 40 entiendo esa crisis que pueda surgir en una madre que quiera tener hijos a esa edad...yo que no tengo trabajo y que me toca seguir formándome me veo abocada a esa situación y realmente es frustrante y agobia.

    Me parece una novela muy interesante, si puedo la leeré seguro.

    Besitos

    ResponderEliminar
  5. Me estremeció mucho el encuentro con la autora...

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias por traernos la entrevista, me ha parecido muy interesante, besotes

    ResponderEliminar
  7. Una entrevista super completa e interesante. El libro no me llama mucho, ahora mismo no me apetece leer algo tan duro
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Lo tengo, lo tengo.
    El encuentro y la entrevista geniales, y gracias por compartirlo
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Lo tengo!
    vendré a leerte cuando lea el libro, prefiero leer la entrevista después.
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Aunque me ha gustado la entrevista, no sé si leeré este libro. Lo de "yo recetaría su calidez como fármaco natural en momentos de ansiedad o como bien de interés mundial"...no se puede tener más arte. Fan. Un besazo.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Quien soy

SEVILLA, ANDALUCIA
Un lector errante, con mil aficiones entre las que un buen libro es un refugio perfecto para devorar en el camino de la vida. Si quieres comentarme algo: elcapifer@gmail.com

Sigo a

Entradas popula.

Archivo