lunes, 2 de marzo de 2015

12

Tras las huellas de la fauna iberica. Victor J. Hernández - Eduardo Rodríguez


Tras varios caminos de Santiago, numerosas rutas, escalar diversas montañas de menor categoría, alguna de ellas en condiciones climáticas muy desventajosas y tener la naturaleza como un medio para disfrutar de la vida y aprender, he llegado a la conclusión de que me faltaba en mis estanterías un libro como este para qeu tuvieran un poco más de valor.


Título: Tras las huellas de la fauna ibérica.

Autor: Victor J. Hernández

Ilustraciones: Eduardo Rodríguez

Editorial: Tundra

Año: 2014.

Páginas: 96 páginas.

Género: Naturaleza.
ISBN: 9788494311222
Precio: 20 euros



Sinopsis: 

Un apasionante viaje de descubrimiento de la fauna salvaje ibérica, a través de la cuidada selección de las mejores pinturas e ilustraciones naturalistas de Eduardo Rodríguez Marín y los relatos de vivencias reales, extraídos de los cuadernos de campo, de Víctor J. Hernández, en busca de las joyas de nuestra fauna por las indómitas soledades de los bosques, montañas, costas, desiertos y humedales ibéricos.

Sinopsis facilitada por la editorial.




Autores:


Victor J. Hernández  (La Vall d´Uixó). Naturalista, escritor y divulgador científico y ambiental, es autor de una treintena de libros y otras publicaciones, incluyendo la coautoría de tres enciclopedias. Comprenderemos mucho mejor su obra si se sabe de él que es Técnico especialista en seguimiento y gestión de fauna salvaje y en paisajismo y restauración ambiental. Cuenta en su haber con numerosos galardones relacionados con sus iniciativas de investigación y conservación de la Naturaleza y por su labor de divulgación para salvar la naturaleza, la difusión y su sensibilización.

Eduardo Rodríguez  (Leganés) ilustrador y pintor todoterreno de formaciónautodidacta. Trabaja
habitualmente como ilustrador freelance, compaginándolo como profesor de dibujo. En su faceta de artista de la Naturaleza, además de trabajar con Tundra Ediciones desde los orígenes ha colaborado con distintos centros de recuperación de especies y naturalistas.



Impresiones:

Hay libros que uno escoge el lugar donde leerlos y este es uno de ellos, de los que invitan a buscar un rincón acorde a los sentimientos que le despiertan su temática.

Mis perros juegan a perseguirse, mientras yo aprovecho para disfrutar del tibio sol que despunta en estas fechas  sentado en un banco del parque. Con las primeras páginas, el primer sentimiento me viene a la cabeza, envidia sana hacia el autor porque en sus palabras uno vislumbra la pasión, no es difícil intuir que su afición llevada hasta el extremo, le procura vivencias que busca y que consiguen salir del interior para describir  donde unos no ven nada, otros como Victor Hernández, ven vida.

Esto me recuerda aquel proverbio ruso que citaba “Hay quienes pasean por el bosque y sólo ven leña para quemar”.


Con movimientos lentos, casi inconscientes, me acurruco en el banco y mi primera acción es agazaparme agarrado al libro y del mismo modo que el autor, observar mimetizado con el paisaje a los animales. Ya desde mi posición de lector privilegiado, me dispongo a vista de pájaro  unas veces o desde pie de página a ser testigo directo de las historias que otros han vivido en lugares privilegiados y cotidianos, para que yo pueda sentirlas como propias mientras dure su lectura.

Tras la mirada de un lobo en su portada, que a veces parece real, encontramos un libro ameno, en forma de diario de un naturalista, con un diseño brutal,  ideal para amantes de la naturaleza, que sientan y vean  como pequeños milagros cada escena que nos describe su autor, acompañadas con los dibujos detallistas de Eduardo Rodríguez nacidos de su milagrosa pluma. Creo que este libro no sería lo mismo sin los dibujos de Eduardo acompañando a las palabras de Victor, pero son estas palabras las que dan mayor vida a los dibujos de  ilustrador por lo tanto la simbiosis perfecta.

La crítica en pequeñas dosis,  enseñar mientras nos aconsejan de una forma sutil y casi descuidada, momentos para la comicidad y la risa circunstancial con un toque cariñoso del protagonista que sabe que hay momentos que merece la pena guardarlos en clichés con una sonrisa burlona, y que cunden más que una mala experiencia.

Reflexionando y mirando un poco atrás en su lectura le doy mayor importancia a la forma que tiene Victor Hernández en transmitirnos momentos que duran un segundo y que para captarlos el ha necesitado horas y horas de paciencia y que en unas líneas condensan puro sentimiento para nuestro disfrute e imaginación, por ello es altamente recomendable para gente que no tiene tiempo para vivir ciertas imágenes de la naturaleza pero que sabe volar con su imaginación y las pinceladas del autor y los dibujos de Eduardo como ayuda referencial a cualquier lugar, en espera que su contenido nos haga recapacitar y nos enseñe cuanto nos perdemos con no mirar con los ojos adecuados.

Personalmente me ha devuelto a lugares remotos donde mis pasos eran mis únicos compañeros en un camino que me enseño a conocerme un poco mejor.  A un café con migas tras una jornada con mi padre contando apenas ocho o nueve año , donde ejercía de cicerone de la naturaleza y donde me enseñaba como coger sin dañar la naturaleza espárragos, tagarninas, erizos llenos de castañas y un largo etcétera.

No puedo dejar sin mencionar el poder de la imaginación en las palabras del autor, impactante en muchos de sus relatos, igual de impactante como debe ser escuchar en plena naturaleza el aullido en vivo del lobo. Por eso recomiendo dejarse llevar por sus escenas y dibujos y tras cada descubrimiento puntos suspensivos que den paso a nuestra imaginación como lectores.

Como conclusión, un relato que pone todo un broche final, que sabe enternecer a quien lo lee y que nos abre los ojos y nos recuerda que la vida es todo lo que pasa a nuestro alrededor y que sólo debemos saber mirar mejor para disfrutarla.

12 comentarios:

  1. Me gustó mucho este libro y como tu dices destaco la pasión del autor en su trabajo. Me encantaron las ilustraciones!
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Ays, quiero este libro...
    Besotes!!

    ResponderEliminar
  3. A pesar de todas las opiniones positivas que he visto es un libro con el que no me animo
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Parece un libro estupendo, pero no creo que lo elija como lectura en el futuro... beso!

    ResponderEliminar
  5. He disfrutado, y disfrutaré, un montón con este libro.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Yo lo quieroooooooooooo!!! Desde que leí la primera reseña estoy enamorada de él ;) Un beso!

    ResponderEliminar
  7. Este libro merece muchísimo la pena. Lo disfruté un montón. Besos.

    ResponderEliminar
  8. Parece un libro para disfrutar con él.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Lo quiero, la edición es preciosa
    besos

    ResponderEliminar
  10. No me convence como lectura única pero sí para ir leyendo con calma
    Besos

    ResponderEliminar
  11. No me importaría leerlo. Veo que os está gustando bastante a todos :)

    Bs.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Quien soy

SEVILLA, ANDALUCIA
Un lector errante, con mil aficiones entre las que un buen libro es un refugio perfecto para devorar en el camino de la vida. Si quieres comentarme algo: elcapifer@gmail.com

Sigo a

Entradas popula.

Archivo