sábado, 14 de marzo de 2015

El camino. Miguel Delibes

Una obra maestra que me ha costado catar en los primeros compases  pero cuya digestión ha sido regalo para los sentidos.



Título: El camino.

Autor: Miguel Delibes.

Editorial: Destino.

Año: 1950. Edición de 1996.

Páginas: 272 páginas. 

Género: Narrativa española.

ISBN: 9788423342303





Sinopsis:

Daniel el Mochuelo intuye a sus once años que su camino está en la aldea, junto a sus amigos, sus gentes y sus pájaros. Pero su padre quiere que vaya a la ciudad a estudiar el Bachillerato. A lo largo de la noche que precede a la partida, Daniel, insomne, con un nudo en la garganta, evocará las correrías con sus amigos -Roque el Moñigo y Germán el Tiñoso- a través de los campos, descubriendo el cielo y la tierra, y revivirá las andanzas de la gente sencilla de la aldea. La simpatía humana con que esa mirada infantil nos introduce en el pueblo, haciéndonos conocer toda una impresionante galería de tipos, y la fuerza con que, a través de rasgos frecuentemente caricaturescos, se nos presentan siempre netos y vivos, son los grandes aciertos de esta novela. El camino es, por su amalgama de nitidez realista, humor sutil, nostalgia contenida e irisación poética, no sólo una de las mejores novelas de Miguel Delibes , sino también, como señalara la crítica, una de las obras maestras de la narrativa contemporánea.





Autor: 

Miguel Delibes Setién (Valladolid, 1920-2010)  miembro de la Real Academia española  desde 1975 hasta su muerte, ocupando la silla "e". Licenciado en Comercio, comenzó su carrera como columnista y posterior periodista  de El Norte de Castilla, periódico que llegó a dirigir, para pasar de forma gradual a dedicarse enteramente a la novela.
Gran conocedor de la fauna y flora de su entorno geográfico, apasionado de la caza  y del mundo rural, supo plasmar en sus obras todo lo relativo a Castilla y a la caza.
Se trata de una de las primeras figuras de la literatura española posterior a la guerra civil, por lo cual fue reconocido con multitud de galardones; pero su influencia va aún más allá, ya que varias de sus obras han sido adaptadas al teatro o se han llevado al cine.
La muerte de su mujer en 1974 le marcó profundamente y en 1998 padeció un cáncer de colon, del que nunca llegó a recuperarse completamente, lo que detuvo casi por completo su carrera literaria y le llevó a la apatía y prácticamente al ostracismo hasta su muerte en 2010.

Su obra es extensa y en su haber cuenta con más de treinta libros, ensayos, obras de teatro, etc pero valga como muestra los siguientes ejemplos: La sombra del ciprés el alargada, Diario de un emigrante, Las ratas, El disputado voto del señor Cayo, Los Santos inocentes,…

Impresiones:

Ciertos libros parece que llevan en las estanterías de casa incluso antes de que llegáramos, pueden estar ocupando un lugar preferente entre los demás, visible como faro que recuerda la cercanía de la costa y que como marinos añoramos un día con poner pie en sus páginas. Otras veces, las más, se vislumbran como verdaderos tesoros que resisten al tiempo y van camuflándose con el entorno, formando parte de él, resistiendo entre novedades y libros más jóvenes, esperando miradas y caricias de visitantes que un día sepan descubrirlos entre los demás y les retomen de nuevo al valor que poseen.

El camino ha sido para mí un reto, un ejercicio de autoconciencia que me ha obligado a plantearme muchos aspectos de la literatura. Debo reconocer que la valoración dada por la crítica me ha podido todos estos años y hace unos meses se dio la oportunidad de enfrentarme a mis viejos fantasmas y corrí a la estantería para rescatarlo.  Cuál fue mi sorpresa cuando devoraba sus páginas, si, habéis leído bien devoraba porque si algo tiene este libro es que Delibes escribe con un estilo en el que sus historias fluyen y casi sin darnos cuenta vamos pasando sus hojas y sus historias van pasando delante nuestra como si de una película se tratara. Retomando mis anteriores palabras avanzaba con la lectura pero el sentimiento era de angustia porque me parecía una historia simple, normal  de las que puedes descubrir en muchos libros y que no me decía nada y yo me obligaba a encontrar algo que no terminaba de descubrir y mi pregunta era, dónde está la obra de arte, que había visto la gente que yo no conseguía ver en este libro.

Creo que he necesitado realizar mi camino particular a lo largo del libro, para con el avance en la lectura y sumando personajes, vivencias para ir madurando y comenzar a tener sensaciones, esas que son al fin y al cabo las que las historias que leemos nos producen y las que hacen que luego tengamos una opinión sobre ellos. He pensado mucho mi reseña, quería ser sincero y no catalogar de obra maestra, una lectura para que no me tachen de incomprendido cuando no pensaba eso. Me ha costado llegar a Delibes, su narración en la que pasa de todo pero no ocurre nada, sus guiños rurales, sus reiteraciones que a mí me sacaban de quicio y sus motes machacones una vez y otra vez, me hicieron plantearme alguna que otra vez tirar la toalla y retomar la lectura en otra ocasión que tal vez tuviera mente y ojos más predispuestos a disfrutar. 

Afortunadamente no hizo falta, Delibes ha sabido ganarme a escondidas, sin que yo me diera cuenta que en un proceso invisible en un primer tramo de su obra fuera sembrando lo que al final fuera una explosión de sensaciones, como de repente surgieron en mi numerosas ideas, comencé a recapacitar en qué mundo vivimos, de que sociedad venimos, como nos afecta, y como decía en aquella letra de Presuntos Implicados“y como hemos cambiado”.

Tarde un poco, pero al final vi en mi a un Daniel el Mochuelo, siendo la primera generación de mi familia que tenia estudios universitarios,  como en mi entorno infantil la gente no tenía nombres, sólo motes, y como los primeros camaradas de juegos infantiles eran personas que no nos podían faltar. La ciudad como un mundo lejano, donde todo eran palabras mayores y como cada día traía la posibilidad de asombrarnos con algo nuevo. Miguel Delibres con los mimbres más simples va formando un final de novela apoteósico donde el sentido de la vida será un poco la razón de ser, y en la que cada uno podrá sacar las conclusiones que quiera según su forma de pensar, del mismo modo que sus personajes hacen con el amor, el honor, la religión, etc.

El camino es como ese faro que mencionaba antes, una luz que debes dejar que te guíe, pero como pasa con los cuadros, alejarte un poco para contemplar y disfrutar del conjunto, ya que de cerca tiene tanto contenido y tanto mensaje que no podrás verlo hasta que no lo valores en su conjunto.

27 comentarios:

  1. Adoro esta novela. La leí con 14 años como lectura obligatoria en el instituto y me enamoré de ella y de la obra de Delibes en general. La he releído muchas veces y me sigue encandilando como el primer dia. Besos

    ResponderEliminar
  2. Magnífica lectura, nosotros las recomendamos a los niños en el ies, me encantan las aventuras del Mochuelo y Daniel, es de esos libros (coincidiendo con el comentario anterior) para releer.

    ResponderEliminar
  3. Esta novela recuerdo que la tuve que leer en el instituto... Pero la recuerdo como si fuera ayer. Me encantó!!!! Me apasionó y creo que fue, junto con El Jarama las dos únicas novelas que recuerdo gratamente! Gracias por traerme a mi mente tantos estupendos recuerdos! Un beso!

    ResponderEliminar
  4. Leí "El camino" durante la carrera (hice filología española) y no me llegó. A lo mejor es la hora de releerlo, sobre todo porque ahora conozco mejor la realidad en la que se basa.
    saludos

    ResponderEliminar
  5. Leí El camino como lectura obligatoria en 1º BUP y me encantó!! La verdad es que tuv mucha suerte ese año (y una profesora con muy buen gusto literario también), porque descubrí grandes obras y autores. Hace tiempo que no leo algo de Delibes.
    Me ha encantado leer tu reseña, me lo ha recordado y eso siempre es grato. Besos.

    ResponderEliminar
  6. Uys, éste libro me da una pereza... No sé, siempre lo he visto en casa, con una pinta de serio y profundo que me tira para atrás, porque creo que no lo voy a entender. Por lo que dices es un libro que te deja con un poso muy bueno, pero de momento, lo descarto. 1beso!

    ResponderEliminar
  7. Me ha gustado mucho tu reseña, aunque de momento no me atrevo y eso que esta por casa de mi madre, besotes

    ResponderEliminar
  8. Una de mis novelas favoritas. Disfruté la primera vez que la leí, y la segunda, y la tercera... Qué grande Delibes!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  9. Delibes me gusta mucho, pero hace tiempo que lo tengo un poco olvidado. Quizás es el momento de volver a releer El Camino. Estupenda reseña. Gracias.

    ResponderEliminar
  10. Yo lo leí en la universidad y lo cierto es que no hallé a la obra maestra. Es verdad que quizá no tenía la madurez necesaria para enfrentarme a este camino, no sé cómo sería si lo releyera hoy en día, pero me ha picado la curiosidad.
    Una muy bonita reseña, enhorabuena.
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Me alegro que pese a tus reticencias iniciales, finalmente te haya gustado mucho. No diré eso de "te lo dije" :P

    ResponderEliminar
  12. Lo leí hace muchos años, siendo muy joven y la verdad es que me pasó como a Mara, me gustó, pero no encontré lo que parece que es.
    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Qué casualidad estoy con él ahora mismo, casi acabándolo. Un saludo

    ResponderEliminar
  14. Igual que a la mayoría de los que han comentado, a mi también me tocó afrontar su lectura en los tiempos del instituto. En esa época, quizás porque uno se revelaba contra todo lo impuesto, el pobre Delibes pasó por mi vida con más pena que gloria. Lo volví a leer años más tarde, con un espíritu menos convulso, hubo una reconciliación sincera entre los dos, ese era el momento, no otro. Uno no lee el “mismo libro ” con diecisiete años que con treinta y cuatro, por poner un caso. A Delibes hay que leerle con calma y, en la medida de lo posible, con la mente descontaminada de alguno de los males de nuestro tiempo, por ejemplo la inmediatez en todo. Pretendemos que la obra se adapte a nuestra manera de ser y estar, aquí y ahora. Pero lo bonito es aceptar la "invitación" del libro, meterte en él, ser tú el que te adaptes a su propuesta. En cualquier caso, cuando no te gusta un libro, se cierran sus páginas y a correr a por otro. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hago tus palabras mías Paco, aunque por llevarte la contraria a mi me impusieron en el instituto a Borges, Benedetti y los hice mios jejeje.

      Eliminar
  15. Los libros llegan cuando tienen que llegar, no antes ni después. A veces las lecturas obligatorias coinciden con nuestro momento, pero la mayoría de las veces... no.
    Delibes es un imprescindible, y este libro en concreto también. Me ha gustado la forma en que Delibes se ha hecho contigo, qué bien que lo hayas sabido apreciar.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Hola me alegro que hayas disfrutado tanto con la historia, yo lo he hecho con tu reseña, es cierto que hay historias que deben encontrar su momento, y algunas simplemente pueden que no sean para determinados lectores. Espero que tu siguiente libro olvidado te resulte tan gratificante como este.

    ResponderEliminar
  17. Se lo leyó mi chica el año pasado o el otro y le resultó soporífero. Celebro que a ti te haya gustado.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. No lo he leído todavía, y tengo que hacerlo, que también me fio de Marina y sé que es un libro muy especial para ella. Un besote!

    ResponderEliminar
  19. Lo leí cuando era estudiante y, la verdad, tengo ganas de releerlo pues las relecturas que hago de las historias que caté en la adolescencia son siempre toda una sorpresa.
    A veces resulta complicado sumergirse en novelas que vienen precedidas de mucho renombre, pero la paciencia Y el tesón lector suele regalarnos finalmente una bonita experiencia.
    Un besin

    ResponderEliminar
  20. Es una auténtica maravilla. Yo lo disfruté en época estudiantil y me encantó. Ya te he dicho que aún recuerdo escenas con total nitidez. Besos.

    ResponderEliminar
  21. Magnífica novela, Fesaro. Don Miguel es uno de mis autores fetiche y sus libros son una gozada para el lector. Me encanta el personaje de Daniel El Mochuelo. Un abrazo, Paco.

    ResponderEliminar
  22. Adoro este libro, es muy especial... tengo muy buenos recuerdos de él. Un saludo.

    ResponderEliminar
  23. Una reseña fantástica, a mi me gustaría leer Los santos inocentes, lo tengo hace mucho a la espera, Delibes es un grande.
    Besos

    ResponderEliminar
  24. Lo leí hace unos años y me encantó, me marcó. Quiero leer Los santos inocentes pero quiero encontrarle su momento
    Besos

    ResponderEliminar
  25. Recuerdo que leí esta novela en el 2002, como parte de una asignatura de la carrera. Me encantó la historia. Tengo claro que en algún momento volveré a reencontrarme con el Mochuelo. ¡Un saludo!

    ResponderEliminar

Comentarios

Forman la familia

Leyendo

Próxima reseña

Contacta conmigo

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Pasaron por aquí

Sorteo 2º aniversario


Hasta el 17 Diciembre

Sorteo Libérate leyendo


Hasta el 15 Diciembre

Sorteo Internacional


Hasta el 5 Noviembre

Sorteo 1º aniversario

Hasta el 8 Junio

Macrosorteo Sant Jordi

Hasta el 7 de Mayo

Sorteo Déjame leer en paz

Hasta el 24 Junio

Sorteo Libros

Hasta el 30 Junio

Reto Sabuesos 2017


/ 4 words. 17% done!

Reto Libros olvidados 2017


1/ words. 17% done!

Reto Genérico 2017


28 / 40 words. 17% done!

Reto 25 españoles 2017


35 / 25 words. 17% done!

Reto 50 libros 2017


41/ 50 words. 17% done!

Reto Leemos en digital 2017


17 / 12 words. 17% done!

Reto de la A a la Z 2017


14 / 29 words. 17% done!