martes, 22 de noviembre de 2016

11

Encuentro con Ramon Gener sobre su libro El amor te hará inmortal.

La vida está llena de pequeños detalles que son los que nos hacen disfrutar de ella menciona Ramon Gener a lo largo de nuestra conversación. Charlar con él es una de esos pequeños momentos de la vida que uno disfrutará siempre porque es de esos instantes que perduran eternos en el recuerdo.

Para los que no lo conozcan, Ramon Gener nos ha acercado desde la pequeña pantalla al mundo de la música a lo largo de cinco años. Una persona que contagia ilusión y  hace que hablar con él se convierta en disfrute, que los minutos parezcan segundos y que al  marcharte  salgas contagiado de una positividad y una felicidad desbordante. Ojo, no vende humo, ni es un gurú que predican la autoayuda, simplemente es una persona que te habla de cosas cotidianas y con ellas trasmite verdades absolutas.  Habla de música y de historia, de mitología, de personas y con estos temas uno lee entre líneas que sin amor no somos nada, que la música lo es todo y que hay un detalle muy simple y pequeño pero que encierra el secreto de la vida y es estar vivo.


Me reitero, no crean que es una charla de autoayuda, es un hombre que habla de sentimientos plasmados en un libro y lo transmite con un discurso peculiar y sencillo. Ramón suma en lugar de restar y deja claro que su propósito al escribir este  libro no era más que mantener vivo el recuerdo de su padre y que los demás pudiéramos encontrar en sus historias musicales mantener vivo el recuerdo de algún ser querido.

«Mi padre murió dos veces. La primera, una mañana soleada en la que el Alzheimer nubló su mente y me olvidó. La segunda, tres días antes de Navidad, cuando, convertido en el Bolero de Ravel, dejó de respirar.
»Aislado del mundo entre sentimientos de culpa y alivio, no podía dejar de llorar y soñar con él. Perdido en su enorme ausencia, busqué una explicación a todas las emociones que me abrumaban en las vidas de otros hombres y mujeres que habían pasado por lo mismo que yo. Emprendí un viaje por el espacio y el tiempo para encontrar respuestas. Volé hasta el cuchitril en el que Verdi compuso Nabucco; estuve en la brumosa estación de tren en la que Clara Schumann se despidió para siempre de Johannes Brahms; asistí a la noche mágica en la que Joaquín Rodrigo dio vida al Concierto de Aranjuez... Y recordé la tarde de primavera en la que mi padre llegó a casa con tres pequeños cipreses. Ellos me descubrieron el camino de regreso a la vida. Ellos me ayudaron a evitar que mi padre muriese por tercera vez. Ellos me enseñaron que solo el amor puede hacernos inmortales.»
El gran director de orquesta italiano Riccardo Muti, preguntado en cierta ocasión por el verdadero misterio que encerraba su trabajo, respondió que la suya le parecía una de las profesiones más complejas del mundo, pues para extraer los sentimientos que se encuentran ocultos en una partitura había que seguir un camino muy largo, el que lleva hasta el alma de los músicos que van a interpretarla.
Cuando perdió a su padre, Ramon Gener necesitó recorrer ese camino en busca de los sentimientos que inspiraron a los más grandes artistas de la historia. El resultado de su viaje es este libro, lleno de fantasía y verdad, en el que asistimos al ocaso inevitable de la mayor diva de su época, Maria Callas; descubrimos cómo del inalcanzable deseo de Hector Berlioz nace la Sinfonía Fantástica y velamos junto a Farinelli el cuerpo de su hermano, el hombre que le convirtió en el castrado más grande la historia, pero que, al mismo tiempo, le arrebató la vida.
Una máquina del tiempo emocional en la que la historia de la música y la literatura se representan ante nosotros para despertar nuestras ganas de vivir y celebrar la memoria como manifestación máxima del amor.

Quien soy

SEVILLA, ANDALUCIA
Un lector errante, con mil aficiones entre las que un buen libro es un refugio perfecto para devorar en el camino de la vida. Si quieres comentarme algo: elcapifer@gmail.com

Sigo a

Entradas popula.

Archivo