viernes, 22 de julio de 2016

7

Encuentro con Flavia Company sobre su libro Haru.





Prisas, una enfermedad no catalogada dentro del sistema sanitario de este país pero que está muy presente dentro de nosotros y de nuestra vida. Eso es lo que yo tenía cuando llegué al hotel dispuesto para cumplir con mi cita con Flavia Company sobre su libro Haru, una autentica preciosidad por dentro y por fuera y con una sinopsis muy significativa “Después de leer la historia de Haru, leerás tu vida de otra manera”, corta pero directa para que pedir más sobre todo cuando es sincera o al menos amenaza con serlo, otra cosas es que uno quiera cambiar o sea de esos que resisten ante todo lo que trae aires de renovación que amenaza con limpiar las ideas preconcebidas y no explicadas ni razonadas.

Como os decía andaba con esas prisas cuando conocí a Flavia Company y mi mundo se paró, o más bien fue más conscientes de todo lo que me rodeaba, la luz que inundaba el patio andaluz donde conversábamos, el canto de los pájaros, sus palabras todo ello ajeno a mi hasta que sin saberlo ella me fue convenciendo que existían.

Complicado no sentirte atrapado por Flavia, con su acento argentino gastado por años en España que aún resiste a perder el recuerdo del acento, por sus palabras que suenan a convencimiento y a verdad en su boca acompañado de una mirada franca y directa, tanto que uno convierte la conversación en un cara a cara por no perder el duelo.

Mis preguntas se convirtieron en sus respuestas pero a la vez en mis dudas internas y en un serio propósito de leer su libro una segunda vez porque dejó claro que su libro es especial, yo ya lo creía antes de toparme cara a cara con ella pero salí convencido que disfrutar con él sin prejuicios ni juicios, desnudo para captar con cada historia mis propias enseñanzas y comprensiones sobre ellas.
El tiempo es juez y dicto que todo tiene un final y el compartido con Flavia llegaba a su fin con todo el dolor de mi corazón puesto que sin ella pretenderlo estaba obrando un cambio en mi forma de ver ciertas cosas y yo quería seguir reinventándome.

Vuelvo a casa esta vez sin prisas con la experiencia de haber conocido a una mujer muy interesante y de que bajo el brazo llevo un libro que cuenta una historia entrañable de la que uno puede sacar muchas enseñanzas sin que te obligue a ser sino a comprender.


La entrevista a continuación y sólo por lo que uno puede aprender de sus palabras ya merece la pena mostrar un poco de curiosidad.

Quien soy

SEVILLA, ANDALUCIA
Un lector errante, con mil aficiones entre las que un buen libro es un refugio perfecto para devorar en el camino de la vida. Si quieres comentarme algo: elcapifer@gmail.com

Sigo a

Entradas popula.

Archivo