lunes, 26 de enero de 2015

21

Mi bloguero invisible



Se ha hecho esperar, como casi todo lo bueno, pero puedo decir que la espera ha merecido la pena tras la finalización de las fechas navideñas, cargadas de buenos momentos, muchos compromisos, citas y eventos que convierten nuestras agendas en auténticos tetris donde encajar horarios es pura suerte.

Han corrido buenos tiempos para correos, se ve que han tenido trabajo estas fechas festivas y eso lo digo porque he comprobado que mi bloguera invisible envió su regalo el 28 de Diciembre y esté me ha llegado a casa el pasado día 16 de Enero. Para no deteriorar mucho este 2015 que acabamos de estrenar me lo tomaré con filosofía y diré que bien está, lo que bien acaba y más aún con una sorpresa tan buena como la que ha llegado a mi casa.


Os presento a mi bloguera invisible, desde tierras del norte para este humilde bloguero del sur, una bloguera de grato recuerdo por otras actividades literarias anteriores es Angela  Anduriña 


Con manos temblorosas abrí el paquete y otro muy festivo y con corazones de goma Eva anunciaba que había que seguir esperando un poco más hasta adivinar mi regalo. Un último esfuerzo aguantando las ganas por descubrir la sorpresa y de repente aparece tras el envoltorio una portada, una zapatilla deportiva contra un árbol, su título en letras de color llamativo “13 días”. Me viene la sonrisa a la cara y pienso “me encanta, he sido un suertudo” y me ha llegado uno de esos libros que pasan alguna vez por delante de ti y su portada te persigue siempre mientras no realices el sortilegio de leerlo.  

Luego vinieron los detalles secundarios que hacen que el detalle adquiera tintes de autentico lujo, material de papelería para señalar momentos mágicos en las lecturas y un montón de separadores de diversos títulos y de gran valor para coleccionistas y que me gustan tanto que no se cual usar con mis actuales lecturas.

Sé que ha sido un bloguero no exento de cierta  polémica pero aún no conozco eventos de esta magnitud que salgan perfectos, somos muchos y cada uno de su padre y de su madre y acertar muchas veces en los gustos y en elegir algo que guste a todo el mundo es complicado. Por eso me gustaría dar las gracias a la organización por tener una tarea ardua y bastante complicada, a los participantes porque en el fondo somos nosotros los que hacemos posible que en algunas casas haya chispas de felicidad como ha habido en la mía gracias a Ángela. Por cierto pedirle perdón por la tardanza en colgar la entrega pero la gripe me atrapó la semana pasada y no me ha dejado libertad para escribir, leer y hacer vida normal.

Sólo una frase, has hecho muy feliz a este bloguero que te escribe. Hasta la próxima y nos vamos viendo por las redes.

Quien soy

SEVILLA, ANDALUCIA
Un lector errante, con mil aficiones entre las que un buen libro es un refugio perfecto para devorar en el camino de la vida. Si quieres comentarme algo: elcapifer@gmail.com

Sigo a

Entradas popula.

Archivo